Cristian Zuchini “Nos encontramos con el fenómeno que la mayoría de las personas están intentando ar

El ingeniero agrónomo del INTA Chivilcoy, Cristian Zuchini, habló acerca de las huertas urbanas, una alternativa en crecimiento con respecto a generar huertas en espacios más reducidos.

Una superficie menor ya no es un impedimento para tener una huerta, de hacerse las cosas bien.

En principio, el especialista manifestó: “Todos los años sucedía que las personas concurrían a buscar semillas para una huerta de importancia de 30, 40 o 50 metros cuadrados”.

“Este año nos encontramos con el fenómeno que la mayoría de las personas, aprovechando la época de cuarentena, están intentando armar huertas dentro de sus domicilios sin gran extensión de tierra y es posible hacerlo”, señaló Zuchini.

Seguidamente, expresó: “Estamos entregando las semillas para otoño – invierno teniendo en cuenta que para esta temporada hay ciertas especies que están mejor ubicadas por el frío y las horas de luz”.

“El tomate, ajíes y todo lo relacionado con frutos son de la época primavera – verano porque encararla actualmente no es muy viable porque precisará de muchos requerimientos sin poder recolectar sus frutos”, explicó.

A este respecto, esgrimió: “Actualmente ofrecemos a las personas, que desean hacer las huertas, todas las variedades con hojas asimismo zanahoria, remolacha o rabanito e incluso alguna con legumbre; son menos exigentes con respecto a las temperaturas y no precisan que el día dure mucho para que puedan germinar”.

“Se arma un paquete de variedades que pueden ser utilizadas y tendrán éxito, no así sembrando otra clase de plantas con frutos cuyos requerimientos son mayores”, agregó.

A continuación, subrayó: “Para tener éxito en las semillas es necesario no cometer errores al momento de la siembra. Cuando se siembran las semillas hay que cuidar algunos aspectos”.

“Las semillas de diferentes variedades tienen distintos tipos de requerimientos, algunas duran uno o dos años perdiendo luego poder germinativo y otras que pueden durar muchísimo tiempo”, espetó.

Además, recomendó: “Al momento de realizar una huerta el conocimiento de la semilla a implantar es muy importante, tampoco cometer errores al momento de la siembra y tener los requerimientos mínimos de temperatura, exposición a la luz, que se precisa para que la planta salga”.

“Otro tema a tener en cuenta es el tamaño de la semilla. Un error común es trabajar todas las semillas de la misma forma cuando cada una tiene un tamaño y debe respetarse al momento de sembrarla”, advirtió.

En tal sentido, precisó: “Las equivocaciones en la profundidad de siembra siempre están, pero muchas veces sucede porque se colocan con una profundidad excesiva y gran carga de tierra encima provocando que la plántula no tenga la fuerza necesaria para poder emerger”.

“Una regla común y fundamental en la huerta es no colocar mayor cantidad de tierra que el doble del tamaño de la semilla”, puntualizó.

“Al momento de plantearse la huerta domiciliaria es muy importante tener una muy buena planificación, sabiendo qué variedades se desean plantar, qué se pretende hacer, el espacio y elementos disponibles, la calidad de agua, el suelo si está o no compactado”, resaltó.

Y añadió: “Además, la cantidad de materia orgánica, si pueden conseguir alguna perlita para agregarle al suelo o algún desperdicio de aserraderos, las semillas y qué se consumirá para no ocupar recursos, espacio y tiempo en aquellas que no están incluidas en la dieta cotidiana”.

“La prolijidad es primordial en la huerta, identificar bien el cajón y suelo de las semillas, delimitarlo, colocar un cartel con la especie cultivada, cuál fue el momento de siembra para tener un control en relación a qué sucederá en ese espacio”, mencionó, y acotó: “cómo será la planta que crecerá, con qué nos encontraremos para tener noción de que otros movimientos diarios se llevarán a cabo como un trasplante, pasarlo a una maceta más grande, si debe removerse alrededor de la planta que va naciendo o la cantidad de riesgo que se le incorpora a ese espacio para que crezca”.

“Una vez elegidas las especies hay que evaluar el comportamiento, muchas de ellas tendrán raíces pequeñas y mayor cantidad de hojas, por lo tanto sabemos que podemos sembrar en un lugar con un gran perfil de suelo como una maceta o un cajón”, esbozó.

No obstante, aclaró: “hay otras especies como una zanahoria o remolacha que requiere tener mayor cantidad de espacio en el suelo, tierra mucho más liviana. No podremos plantar en una maceta y habrá que buscar otro tipo de espacio”.

“También tenemos las habas que requieren enredarse y un lugar donde desarrollarse o una arveja cuya dimensión será equivalente a una planta de soja”, finalizó.

Buscar por tags
No hay tags aún.