Sebastián Di Pardo “Todavía no caigo por todo lo que pasé, siento que estoy dentro de una película”

Él es otro de los argentinos por el mundo, otro de los tantos chivilcoyanos que estaban trabajando o de paso por otros países. Se trata, en esta ocasión, de Sebastián Di Pardo, un músico que se encontraba en La India y que hace muy poco llegó a Chivilcoy: “Estoy de regreso por fin, llegué el viernes por la madrugada a Argentina. Fue una gran mezcla de emociones todo lo que me fue pasando. Tuvimos que pasar 3 días arriba de un bus para llegar a una ciudad en donde se tomaba el vuelo. Este bus no tenía siquiera baño por cuestión de sanidad porque nadie iba a limpiarlo y era riesgoso por posibles contagios y tampoco había comida. Fue difícil llegar en serio, en las estaciones de servicios, donde cargamos combustible, no había para comprar como por ejemplo estamos acostumbrados nosotros. Todos los locales estaban cerrados y cuando bajamos para ir al baño no nos dejaban pasar porque éramos extranjeros y creían que nosotros le podíamos llevar el virus”.

En el año 1999 pasó un ciclón denominado Fani y en este 2020 cuando él estaba allí llego otro llamado Amphan que dejó centenares de muertes: “Cuando llegamos a Delhi nos enteramos que había un ciclón a punto, de magnitud 10 que es mucho y no sabíamos si nuestro avión iba a llegar, menos imaginamos salir. Ese último día fue terrible no sabíamos que iba a pasar. Cuando el ciclón tocó tierra bajó la magnitud que traía y no siguió avanzando tierra adentro como creían. El avión pudo salir muchas horas después y pasamos turbulencias intensas, más de lo normal, dije me salvé de la pandemia y de esto también", reveló Di Pardo.

Sobre su pasar en aquel país le contó a La Mañana Del Centro: “Estaba en la India desde fines de noviembre por trabajo, tenía contrato con la banda en la que toco, y hacíamos eventos. El contrato terminó y cuando estábamos por volver comenzó lo de la pandemia. Yo adelanté el vuelo 2 semanas e igual me lo cancelaron. Fue tremendo lo del ciclón, no podíamos creer lo que vivimos, pasamos de estar encerrados en un departamento a todo esto. Fue duro y agradecemos a la embajada y al Gobierno argentino que tuvieron la posibilidad de armar el vuelo y facilitó el regreso de muchos argentinos. Nunca nos soltaron la mano, estuvieron presentes desde el primer momento y al igual teníamos mucha incertidumbre. Siempre fueron muy atentos", afirmó.

Sobre las sensaciones generadas por la llegada dijo: “Todavía no caigo, siento que estoy adentro de una película, fueron 5 días de estar con barbijos, solamente sacarlo para tomar agua o comer, después, 24 horas del día lo llevaba puesto. Era mirarte a la cara con la otra gente y no poderlo creer, ver una ciudad vacía, vallada y con policías haciendo controles. Cuando llegamos a los aeropuertos, muchos controles, con gente que nos tomaron datos y llenamos muchas planillas. Era toda una película y recién ahora estoy cayendo que estoy en Argentina". Ya pudo llegar a Chivilcoy: "Me encuentro aislado en una quinta en la ciudad, en las afueras, realizando el aislamiento obligatorio por 15 días. Me están realizando controles de la fiebre cada 2 días, hay una aplicación del gobierno que he llenado y en Chivilcoy informé que he arribado y están al tanto de todo", resaltó. Y agregó: "Aterrizamos en Ezeiza, desde ahí, tuve que conseguir un remis que está habilitado ya que tiene todas las reglas de sanidad, un auto dividido con un acrílico en donde no tenés contacto con el chofer, manteniendo una distancia. Al ingresar se me pidió todos los datos y yo estaba autorizado por los permisos del gobierno", sentenció el joven de Chivilcoy que ya está de regreso cumpliendo el protocolo de aislamiento determinado.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: