Federico Díaz “Ser bombero es algo que uno lleva en la sangre y se nace con eso"

El 2 de junio se celebra el Día del Bombero Voluntario Argentino, por la creación de la Sociedad Italiana de Bomberos Voluntarios de La Boca en 1884, la más antigua del país. El cuerpo de bomberos se creó por un terrible incendio ocurrido en La Boca, en donde Tomás Liberti y su hijo se organizaron con un grupo de personas para combatir el fuego. Hablamos con uno de los referentes del cuartel de la localidad de Chivilcoy, Federico Gastón Díaz, quien dejó sus sensaciones al conmemorarse este día especial.

“En este tiempo, que fue muy difícil y complicado, fue distinto ya que en cada intervención nos tuvimos que cuidar mucho y cuidar al otro. Tuvimos que dejar unas cuantas costumbres de lado. Los actos que se venían realizando antes por el día del Bombero Voluntario no tienen nada que ver con el de esta parte que fue distinto y a la distancia. Hay que saberlo llevar", afirmó el oficial.

Todo ha cambiado y en algunos aspectos para bien: “Se disminuyeron mucho las salidas tanto de accidentes, incendios de viviendas y forestales que había muchos en esta época, así que todos los tipos de servicios han bajado. En la parte nuestra estamos muy tranquilos. Al principio éramos solo 8 personas que nos encontrábamos en el cuartel las 24 horas en el cual nosotros hacíamos la primera salida y si se necesitaban refuerzos se convocaban a una segunda dotación que venían 14 personas y si se complicaba mucho se acudía al resto del personal. Después, como se empezó a liberar, se quedaron 4 personas ahora que se convocan por guardia. Ante un toque de sirena va la mitad de la gente y la otra parte se queda en sus casas o alistada como refuerzos, pero si se necesita más personal se convoca a todos para prestar servicios".

Cada oficio es elegido y de forma muy personal y él explicó porque lo hizo: “Elegí ser bombero desde muy chico ya que vivía en el barrio Norte y en ese entonces veía a diferentes vecinos que salían para el cuartel cuando había toque de sirena y eso me entusiasmaba. He ido a probar al cuartel, entré a la brigada infantil, me gustó mucho. Entre medio de todo esto me fui porque empecé a jugar fútbol y al tiempo regresé y ahí arranqué con todo. Esto es algo que uno lleva en la sangre y nace con eso porque es algo que gusta desde pequeño"

"Hace 17 años que soy bombero y 21 años que estoy en la institución. El voluntariado hace que a la gente les atraiga mucho y además reconozcan lo que hacemos. Cuando decimos que somos bomberos nos agradecen por lo que uno hace. Desde este lugar, a veces, te quedas asombrado cuando pasa un servicio y te aplauden, es hermoso, pero te llama la atención, es muy lindo y la gente de Chivilcoy siempre nos abraza y nos agradece". Sobre aquel debut en la acción dijo: "La primera vez que salí como bombero, fue en un incendio de pastos, estuve a cargo del auxiliar López, él estaba a cargo de la dotación y yo era nuevo y fuimos a ese incendio. Yo estaba ansioso porque más allá de llegar preparado para subirnos e ir, se siente eso más que nerviosismo. Después al bombero nuevo siempre se lo cuida, se lo envía a un lugar seguro que sea para él, siempre se lo pone en un sector protegido y siempre lo hicieron conmigo. Pasando los años vas tomando otros puestos y ahí es donde más te vas haciendo".

Hay situaciones más complejas que otras: “Depende las circunstancias, un incendio forestal o de una vivienda o también un accidente pueden ser situaciones muy difíciles. Muchos creen que los accidentes son los peores porque se vive como una tragedia, pero a veces cuando a una familia se le destruye toda la casa y ves que no les quedó nada se provoca un lagrimón y eso a uno le genera cosas, aunque no haya víctimas fatales". Y aseguró: "Nosotros siempre tenemos que tener la fuerza para llevar a cabo todo eso y hacemos lo que nos toca y de la mejor manera posible, ponemos todo para salvar lo necesario. Hacemos todo con orgullo y la capacitación que tenemos", sentenció Díaz.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: