Daniel Barrales “Hace años que estoy viendo por ejemplo que no tenemos un torneo de pre mini. Si no

En el repaso de su carrera deportiva dentro del basquetbol, Daniel ‘Chino’ Barrales recordó su retiro del basquetbol de manera profesional y sus inicios como entrenador en la disciplina hasta llegar a la actualidad. Después de dirigir varios clubes de nuestra ciudad y Asociación, el año anterior estuvo trabajando como DT en Atenas de La Plata.

También Barrales se ocupó de la actualidad de los clubes chivilcoyanos, haciendo hincapié en las categorías formativas.

Director Técnico

“Jugué dos temporadas en Neuquén y cuando volví estaba cansado pero no del básquet sino de todas las luchas externas que uno tenía. De muy chico tuve la suerte o el gusto de ser capitán, siempre me comprometí mucho con los grupos, con los compañeros, con los proyectos, con las ideas de juego. Me cansó el tema dirigencial, llegó un momento en el que dije no puedo seguir así, era mucho sacrificio, cuando ya tenés familia no es que el problema es tuyo sino que es un tema que acarrea a todo el ámbito familiar.

Un día me levanté y dije no juego más. Realmente podría haber jugado seis años más, lo lamento porque no dejé cuando debería haber dejado de jugar, dejé por una cuestión extra deportiva. Estaba muy saturado, situaciones insostenibles, muchas desilusiones con compañeros, muchas veces te jugás por una persona y te falla. Fue en junio de 1993, tenía representante, me decía que tenía chances pero dije que no jugaba más.

Un día charlando con Aldo (Marchesini), que tenía un kiosco en el club Gimnasia, me dice ¿por qué no te ponés a dirigir? Le dije que no sabía aunque como jugador al ser el equipo subvencionado por el gobierno, nos mandaban a una escuela o a otro club a dar charlas y entrenamientos con los chicos. En julio del 93 empecé en Racing, con escuela y pre mini, al año siguiente estuve con pre mini y mini y así fuimos con el paso de los años dirigiendo categorías superiores.

Uno a veces como que no se quiere convencer de que es el día a día, no podemos estar proyectando nada porque todo lo que hablás hoy dentro de tres meses cambia, nuestro país es así.

Trabajé tres años y medio en Racing, fui a San Lorenzo donde estuve cuatro años. Arrancás con un proyecto y después se viene todo abajo, se derrumba de un día para el otro. Volví a Racing, estuve 13 años, ahí fue distinto porque el club estaba destruido deportivamente y me dieron la potestad para que hiciera con la disciplina lo que yo quisiera. Entonces, pude empezar de cero, cuando llegué tenía tres pre mini y el cuarto era Alejo que había ido conmigo de San Lorenzo. La remamos desde abajo, con la colaboración de los padres, muchos chicos, pintamos la cancha. Mi mano derecha, que siempre fue Mariano Mansilla, que desde muy chico lo dirigí, hemos hecho muchas cosas.

Estando en Racing, Colón me fue a buscar tres veces pero no me quería desvincular de lo que era Racing. En un momento, le propuse que Racing, utilizara a Racing como si fuera una filial. Dejaba todo organizado en Racing porque Colón quería jugar cosas importantes entonces, trabajar con los chicos de Racing y los talentos cuando llegaban a juveniles fueran a jugar a Colón que era el que iba a jugar algo diferente.

No lo pudimos hacer y yo estoy convencido que si querés jugar algo diferente de lo que es el torneo local con la primera, tiene que ser aparte de lo que es la escuela de básquet. Y acá cometemos siempre el error que con la escuela de básquet queremos jugar la NBA, mezclamos las cosas. Creo que la primera como es Racing hoy en día, tiene que ser el espejo, nutrir y utilizar eso para que la escuela de básquet desborde de chicos. Pero acá en Chivilcoy no pasa eso. ¿Cómo puede ser que tengas un equipo como tiene hoy Racing que hace dos años que ya viene jugando, primero con el record histórico en el federal y después dos temporadas muy buenas en la Liga Argentina, y el club no desborde de chicos?.

Es algo increíble, yo llegué a tener 160 chicos, sin tener una primera como ahora. ¿Cómo puede ser que no utilices el recurso para nutrir al club? Hay algo que estamos haciendo mal. Realmente me llena de tristeza. Racing tendría que tener 200 chicos y si quiere tener más chicos no los puede tener porque no tiene la infraestructura para tenerlos entonces, esos chicos van a ir a Colón, a San Lorenzo, a Argentino.

Hace años que estoy viendo por ejemplo que no tenemos un torneo de pre mini. Si no fomentás la base de la pirámide es muy difícil. Esto no es de ahora, es de hace muchos años, estamos matando el básquet.

Todos los clubes tendrían que tener no menos de 50 chicos en escuelita, ¿qué podemos pretender?

Algo que siempre recuerdo que me decía Joly es ‘mirá que Alejito crece, mirá que los chicos crecen’. Hoy te das cuenta que es así, cada vez más difícil porque también tenemos el problema de que los chicos se van a estudiar.

Además no supimos proteger a nuestros jugadores, como Tomás Spano, Lucas Arn y terminas trayendo jugadores de afuera que son la mitad de lo que son los nuestros y lo pagas el doble. Si realmente querés hacer un proyecto, aposta y si tenés un talento en tu ciudad aposta y valoralo. Me molesta ver que tenés un jugador como Matías Morera que no lo ves jugar y tenés un equipo en la segunda división del país y no lo podes ver jugando acá. Lo tuvimos a Lucas Arn un año y no lo protegimos.

No pasa solo acá, todos los equipos reclutan. Nosotros el año pasado jugamos la final del torneo local de La Plata y los cinco titulares de Gimnasia eran reclutados.

Hoy que Racing tenga a Alejo Barrales y a Santiago Barrales como jugadores importantes del equipo no pasa en todos lados”.

Por último “es importante el proyecto de Racing teniendo a Alejo, Santiago, Fernando Rivera, que son un espejo muy importante para los chicos, trabajando con ellos”.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: