Dr. Héctor Berzel “El monóxido de carbono es un gas que no se ve, ni se huele y se produce por la ma

El Dr. Héctor Berzel, toxicólogo del hospital Gutiérrez, alertó sobre la peligrosidad del monóxido de carbono y de los síntomas similares a algunas patologías, como la gripe.

Es por esto, que recomiendan ventilar las habitaciones y recurrir a un gasista matriculado, una vez al año, para que revise las instalaciones del domicilio.

Muchas personas acuden a los hospitales con nauseas, dolores de cabeza y somnolencia creyendo que están engripados o que tiene alguna dificultad alimenticia, cuando en realidad tienen un cuadro de intoxicación por monóxido de carbono.

Los profesionales de la salud sostienen que no se percibe ya que es inodoro y que se pueden realizan tratamientos para revertir la situación.

En diálogo con ‘La Mañana del Centro’, Dr. Héctor Berzel en principio manifestó: “Todos los años tenemos intoxicación por monóxido de carbono pero este año estamos con un poco más de temor teniendo en cuenta que la gente se quedará más en sus casas”.

“Mi previsión, no soy un especialista infectólogo, pero basándome en aquello que dicen los profesionales destacados en la especialidad de mi hospital y es que la situación con el COVID todavía no terminó”, advirtió el profesional.

A este respecto, señaló: “No quiero ser tremendista pero es un virus nuevo que no conocemos, no sabemos cómo se reaccionará; se hicieron y se hacen las cosas bien en la ciudad de Buenos Aires pero igualmente hay diferentes hechos que continúan sucediéndose al desconocerse las distintas formas en la que va actuando este virus”.

“Por lo tanto, el aislamiento continúa, las personas deben permanecer más tiempo en sus hogares, empieza el frío y calefaccionar es importante pero más importante es no morirse o quedar con secuelas”, afirmó.

Asimismo, esgrimió: “El monóxido de carbono es un gas incoloro, inoloro, no se ve ni se huele y se produce por la mala combustión de gas o cualquier producto que se utilice para calefaccionar”.

“Hay que dividir a las personas que tienen acceso a la calefacción por gas y otras que no lo tienen. Las personas que no tienen acceso al gas natural utilizan braceros o cualquier otro medio que puede quemar tanto carbón como maderas o cualquier otra cosa”, consignó.

E indicó: “Tanto los braceros como la salamandra es donde más monóxido de carbono se produce, por lo tanto recomiendo que se pongan toda la ropa que tienen encima es preferible a una muerte por monóxido de carbono, aunque produce también otros inconvenientes amén de un desenlace fatal”.

“Las otras fuentes que provocan monóxido de carbono puede ser un calefón que queme mal o con la salida que permite difumine el gas se encuentre tapada por un nido de palomas o no fue bien limpiada anualmente”, explicó.

En tal sentido, precisó: “También estufas tanto de tiro balanceado como aquellas que no son e incluso es más común que produzcan intoxicación por monóxido, asimismo las de tiro balanceado que no estén bien cuidadas para que su ventilación sea la correspondiente”.

“Son las fuentes más comunes que producen monóxido de carbono”, puntualizó, no obstante, añadió: “personas que tienen un buen nivel económico consideran que una caldera que calefacciona agua no produce monóxido de carbono cuando en realidad sí lo produce porque aquello que calienta el agua se encuentra generalmente abajo y como el gas va hacia arriba, si la caldera quema mal producirá monóxido de carbono hacia arriba”.

“Asimismo dejar el automóvil en invierno calentando en el garaje con alguna persona dentro que puede llegar a hacer una intoxicación por monóxido de carbono”, remarcó.

A continuación, el toxicólogo sostuvo: “Los síntomas para detectar el monóxido de carbono son el dolor de cabeza que pulsa, tanto en la frente como en la parte posterior de la cabeza, que no cede con cualquier medicación que además puede estar acompañado por mareos, pérdida de conocimiento con nauseas y vómitos, muchas veces es confundida con una intoxicación alimentaria”.

“Rápidamente hay que abrir las ventanas, llamar a algún servicio médico. Si se encuentra a alguna persona desmayada no hay que atenderla sino abrir las ventanas y posteriormente llamar a emergencias”, enfatizó Berzel.

Además, precisó: “Hay tratamientos que habitualmente son con oxigeno al cien por cien, algunos pacientes requieren cámara hiperbárica rígida de dos o tres atmosferas”.

“Esta intoxicación suele suceder mucho en gente de bajos recursos y me preocupa mucho esta situación porque las personas están dentro de sus domicilios, comenzó el frío así que seguramente tengamos que atravesar por esta clase de episodios todo el tiempo”, espetó.

Dicha intoxicación puede prevenirse y evitar las muertes que se producen todos los años. Que hacer:

1- controlar los aparatos de calefacción y calefones todos los años por gasista matriculado

2- no instalar calefones en el baño

3- mantener siempre alguna ventilación abierta (ventana o ventiluz).

4- NUNCA USAR BRASEROS. Es preferible abrigarse con mas ropa incluso para dormir

5- Ante síntomas como cefalea (dolor de cabeza) nauseas, vómitos, desmayos, ventilar y hacer inmediatamente una consulta médica todos los expuestos.

Buscar por tags
No hay tags aún.