Matías Baltar “Con el Dedaloelite, con este tipo de tecnología, logramos bajar hasta 400 veces la vo

El ingeniero agrónomo, Matías Baltar, se ocupa de la parte de asesoramiento técnico y la promoción de la paleta con la que cuenta la empresa Red Surcos dedicada a la venta de productos fitosanitarios.

Explicó que la empresa se inició en el norte santafesino, se fue expandiendo hasta emigrar hacia el sur abarcando todo el país.

En la Provincia de Buenos Aires, Red Surcos puede encontrarse en sus tres sucursales: Chivilcoy, Trenque Lauquen y Tandil.

“Es una empresa de capitales puramente nacionales que viene desarrollando desde 2008 una tecnología que logra diferenciarse en el mercado con productos bastantes interesantes”, definió Baltar.

Seguidamente, esgrimió que la empresa: “Cuenta con dos laboratorios propios y se trata de mejorar la calidad en la formulación de los productos fitosanitarios para el agro argentino”.

“Chivilcoy es una zona estratégica que tratamos de abarcar también conjuntamente con las ciudades que rodean al partido, toda la zona productiva de la regional norte y oeste de la provincia de Buenos Aires”, puntualizó.

-¿Qué es la nanotecnología?

-La nanotecnología es una disciplina que lleva a la materia un tamaño de partícula muy chico, un millón de veces más pequeño que un milímetro. No inventamos esta tecnología sino que la incorporamos a los productos fitosanitarios.

Es una tecnología que se está utilizando, empresas la usan en la elaboración de alcohol en gel con nanopartículas de plata, el metal de la plata es una partícula muy dúctil y se puede llevar a ese tipo de escala. Llevándolo a ese tipo de escala, muy chico, permite que ese metal tenga una propiedad bactericida y la materia cambia las propiedades tanto físicas como químicas.

Con nanoparticulas también se están fabricando barbijos y en el tema de pinturas, la plata al llevarlo a un poder bactericida a nivel de escalas se están tratando varios hospitales a base de nanotecnología.

Es muy interesante las propiedades que se pueden adquirir con esta clase de tecnologías.

-¿Red Surcos cómo la implementa?

-Red Surcos forma parte de la Fundación Argentina de Nanotecnología y siempre participamos de los diferentes congresos, los productos o formulaciones de herbicidas que utilizamos en el campo permiten lograr otros atributos o beneficios consiguiendo que con las formulaciones se logre controlar una determinada maleza en el lote con menor cantidad de principios activos permitiendo que sean productos mucho más amigables y sustentables con el medio ambiente.

Así se evita tirar mucho ingrediente activo o herbicida al campo al lograr una mayor bioeficiencia, con menor cantidad de principio activo se obtienen los mismos resultados de control.

Si utilizamos un litro por hectárea al venir menos concentrado estamos tirando menor cantidad de principio activo al ambiente lográndose los mismos resultados, la misma eficiencia de control con un producto más amigable al medio ambiente. Asimismo con menor residuo y fitotoxicidad de utilizarse el producto arriba de un cultivo.

-¿Hay formulaciones 2, 4 que están prohibidas?

-La formulación, una molécula química, 2,4 Ester se encuentra prohibido por tener un alto poder agresivo, es muy volátil y deja muchos residuos en el medioambiente, por lo tanto las empresas viraron un poco a formulaciones más amigables y con menor volatibilidad.

-¿Qué sucede con el Dedaloelite?

-Con el Dedaloelite, con este tipo de tecnología, logramos bajar hasta 400 veces la volatilidad de las formulaciones. A su vez logramos reducir notablemente el olor, una propiedad que a la hora de manipular un bidón es mucho más agradable sin tener que andar luchando con ese tema.

-¿Hay una tendencia hacia los productos más amigables?

-Existe una tendencia en el mercado en relación a que todas las empresas se están volcando un poco a productos que sean más amigables con el ambiente y sustentable porque hay una demanda social que lo está exigiendo, por lo tanto las empresas realizan esta clase de productos con menor cantidad de tóxicos. Los productos fitosanitarios se están volcando a esa clase de nivel como la onda verde para que la ciudad pueda convivir con el campo.

-¿En qué consiste vuestra tarea actual?

-Actualmente en el marcado es muy difícil poder sacar una nueva molécula para ciertas malezas porque lleva muchos años y un costo bastante importante. Por lo tanto, trabajamos para poder mejorar esa formulación, hacerla más eficiente y a la hora de poder controlar una maleza tengamos una cierta eficacia.

-¿Lo principal para un buen control de malezas?

-Están apareciendo malezas resistentes como rama negra con cierta resistencia que inhiben a un encima como es la L, S; hay que respetar las dosis, es muy importante conocer la maleza porque pueden ser de hojas anchas o gramíneas sin saber cuál es.

Es clave distinguir y saber cuál es esa maleza para conocer qué principio debemos utilizar, asimismo las dosis a emplear resultando muy importante respetarlas para que esa resistencia no se siga fomentando.

La resistencia viene a base de una sobredosis de productos, utilizando siempre el mismo principio activo y grandes dosis permite que las malezas tengan la gran capacidad de seguir sobreviviendo e ir evolucionando a punto tal de semillar y después cuando pretendamos aplicar los mismos productos no la podremos controlar.

Es bueno que se logre una mejora en la formulación y actuar de esa manera para poder ser más eficiente de un control en el campo.

-¿Las principales complicaciones con las malezas?

-La problemática más complicada, principalmente en el invierno es la combinación cuando tenemos en nuestros lotes raigrás y rama negra. El raigrás es un inconveniente porque las alternativas de control se acotan y los cultivos de servicio nos ofrecen una alternativa para suprimir esta clase de malezas. Llegando a la primavera – verano la problemática principal pasa por el yuyo colorado que ya lo tenemos en todo el lote al esparcirse la semilla. Todas las gramíneas anuales estivales con ciertas resistencias que complican.

Buscar por tags
No hay tags aún.