Micaela Román “Aportábamos solamente merienda, ahora notamos un agravamiento de la situación y en Ch

El intendente Guillermo Britos recibió este martes en su despacho a las representantes del Movimiento Evita y de Casa Pueblo, Micaela Román y Rocío Morales, respectivamente, para coordinar acciones de manera conjunta en los distintos barrios de la ciudad, en el contexto de la pandemia.

En relación a la reunión mantenida con el jefe comunal, la dirigente social comentó a ‘La Mañana del Centro’: “Estuvimos charlando al respecto y asimismo acerca de gestiones que se pueden generar a través del Movimiento Evita, una organización a nivel nacional, para coordinar con el intendente teniendo en cuenta que es la persona electa por la mayoría de los chivilcoyanos y las chivilcoyanas para conducir la ciudad”.

“Nos pareció muy bueno poder generar un diálogo con él, poniéndolo al tanto de la tarea que venimos desarrollando y estar comunicados de surgir alguna demanda o temática en común”, agregó Román.

Seguidamente, expresó: “Entregamos un protocolo sanitario local ante diferentes intervenciones que están realizando para controlar las entradas y las salidas de Chivilcoy entendiendo que podíamos ayudar ante determinadas fallas que estamos observando al momento de la intervención”.

“El protocolo principalmente está orientado al control de las entradas y de las salidas del distrito, cómo deberían accionar los proveedores, asimismo quienes reciben la mercadería, cómo descargarla, qué medidas llevar a cabo también ante esa descarga de alimentos”, explicó la referente del Movimiento Evita.

E indicó: “La Municipalidad ya viene haciéndolo pero lo aportamos porque si sirve para aportar algo más, el municipio puede tenerlo como información”.

“De hecho, en muchas ciudades de la cuarta sección la boca de descarga se encuentra afuera de los municipios y el comerciante concurre a buscar la mercadería para que los proveedores provenientes de zona de riesgo no ingresen a la ciudad”, consignó.

En relación a la tarea territorial que se encuentran desarrollando, Román manifestó: “Tenemos una unidad alimenticia en el SUM del Barrio Blanco y también se encuentra la UTEP, que está conformado por la CETEP, el MT rural y Patria Grande en lo local, que se encuentra en el Barrio Fo.Na.Vi”.

“La tarea que venimos realizando es desde hace mucho tiempo porque toda la población, y Chivilcoy no es ajeno, se encuentra impactada aún por una problemática económica muy grande de los últimos cuatro años de gestión macrista”, esgrimió.

Además, señaló: “Aportábamos solamente merienda, en tanto que, actualmente notamos un agravamiento de la situación; en Chivilcoy estamos asistiendo a más de 700 personas con viandas, un número que se incrementó con respecto a los últimos años contra 110 personas que asistíamos a partir de la merienda”.

“La pandemia vino a profundizar una crisis económica ya vigente y existente, muchos vecinos podían salir a trabajar anteriormente aunque ahora no porque se les cortó la changa, su trabajo era informal o pertenecía a sectores de la economía popular que perciben algún ingreso o derecho adquisitivo por parte del estado pero que ahora no alcanza”, sostuvo.

A continuación, subrayó: “Los alimentos aumentaron, se complejizó muchísimo más la situación pero a partir de las políticas del estado nacional a través de la implementación del IFE, de la tarjeta alimentaria son varias las personas que nos dicen poder llegar a fin de mes y satisfacer sus necesidades básicas”.

“Incluso pidiéndonos anotar a otros vecinos que más lo están necesitando, lazos de solidaridad que están dentro de nuestra población”, resaltó.

Acto seguido, Román puntualizó: “Las personas no concurren a buscar viandas porque les gusta ser asistidas sino porque la están precisando y merced a las políticas nacionales que se están aplicando actualmente no son más quienes deben acercarse a pedirlas”.

“Haciendo un balance integral son familias con cuatro integrantes, que les cuesta llegar a fin de mes y por eso concurren a buscar la vianda”, precisó.

También, mencionó: “Realizamos una encuesta socio económica a cada familia que entregamos la vianda para saber su situación porque claramente hay que pensar políticas públicas para el futuro porque no estaremos toda la vida repartiendo viandas”.

“La intención es que el vecino pueda satisfacer sus propias necesidades, conseguir un trabajo digno y no depender del estado para poder desarrollar su cotidianidad”, remató Román.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: