Daniel Torlo “Tenemos que cuidarnos nosotros, el personal del restaurant y tenemos que cuidar a nues

El comerciante, Daniel Torlo de Racing Restó Bar, explicó cómo se están preparando para reabrir sus puertas y recibir a los comensales, asimismo la manera en la que se estarán manejando dentro de este contexto de cuarentena por la pandemia del Covid-19.

En principio, Torlo manifestó: “Realizamos la desinfección cien por ciento del local con cloro y alcohol; las mesas, sillas, vajilla. El personal tiene sus barbijos, máscaras, guantes, tuvimos una charla de capacitación nuestra sobre los puntos básicos para cuidarnos y cuidar al cliente”.

“Nos ajustamos al protocolo indicado, trataremos cumplirlo todo”, aseguró, aunque advirtió: “En el caso de los aparatos para medir la temperatura, tienen un costo muy importante desde los 10 hasta los 20 mil pesos, que no está al alcance de ninguno de los restaurantes”.

“Venimos haciendo delivery, la verdad que se trabaja un 4 o 5 por ciento de lo que se podía trabajar en un salón normal. No alcanza ni para los gastos, sólo para darles un poco de dinero a los chicos que también tienen sus necesidades”, consignó.

Seguidamente, señaló: “Se va a trabajar con un sistema de reservas que es muy complejo porque alguien llama y reserva para las 20 horas y en vez de llegar a horario llega a las 20:15. Vamos a tratar de hacerlo con reserva lo más prolijo que se pueda, aparte se trabaja con un 50 por ciento de las mesas. Si viene alguien sin reserva y tenemos mesa lo haremos ingresar”.

“Tenemos que tener un lapso para limpiar las mesas entre reserva y reserva así que se buscará que vengan de 20 a 21:30 por ejemplo y tener unos 15 minutos para la limpieza y hacer entrar al siguiente cliente”, puntualizó, y añadió: “Los horarios son de lunes a jueves de 09 a 20 y los viernes, sábados, domingos y feriados de 09 a 24 horas”.

“Tenemos que cuidarnos nosotros, el personal del restaurant y tenemos que cuidar a nuestros clientes y ellos también tienen que hacerlo. Deben venir con su tapaboca, pasar por el trapo con cloro cuando entran. Además, habrá un registro de persona con su edad, documento, dirección y teléfono”, subrayó, y deseó: “Ojalá que no pase nada, que sigamos todo para adelante y podamos trabajar. La verdad que fue muy duro”.

“Al reabrir tenemos que hacernos nuevamente de toda la mercadería y es muy costoso. Por eso, nos tenemos que cuidar y los clientes nos tienen que cuidar también porque cerrar de vuelta significaría que esa mercadería en la que invertimos se nos venza y es algo que no podría soportar ninguno de los que estamos en el rubro gastronómico”, sostuvo.

Por último, espetó: “Por nuestra cuenta, dividimos las mesas con acrílicos para que la gente se sienta más segura, es a criterio de cada restaurant y decidimos hacerlo así”.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: