Handball “Realmente estoy contento de haber tomado la decisión, en muchos aspectos, de regresar a pr

Es extremo izquierdo de la Primera División del Handball del Club Atlético Independiente, se llama Iván Posik aunque muchos lo conocen más en la jerga deportiva como ‘el Gato’.

Un deportista que se destaca por sus manos tanto en el handball como el fútbol teniendo en cuenta que también atajó en la división mayor de varios clubes de la Liga Chivilcoyana.

A los once años comenzó a jugar al Handball, tiene el record de un mismo sábado ser campeón en Menores, Cadetes y Juveniles.

Luego de seis años defendiendo distintos arcos del fútbol chivilcoyano, decidió volver a practicar el otro deporte que tanto lo apasiona: el handball.

En principio, Iván Posik contó a ‘Finta y Adentro’ cómo está atravesando esta cuarentena: “Me encuentro entrenando de una manera bastante salteada, me está costando un poco moverme dentro de mi casa y además al estar acostumbrado a hacer deporte, la falta de espacio para correr y moverme realmente me complicó el acostumbramiento a esta nueva forma de practicar”.

“Se estuvo entrenando más la parte muscular, de fuerza y además del aspecto táctico también costará agarrar ritmo aeróbico en la vuelta”, consideró Posik.

A continuación se esperanzó: “Ojalá que este año podamos jugar un poco al handball”.

“Habíamos arrancando este 2020 con mucha energía, jugadores nuevos que se habían sumado, también agregándose más proyectos que había planteado ‘Nacho’ (Fedato) para el equipo con una pretemporada muy completa e intensa”, mencionó, y agregó: “De repente nos encontramos con esta situación de la cuarentena, pero las ganas no se pierden nunca de jugar al handball”.

“La verdad es que el handball siempre me llamaba e incitaba a volver cuando estaba atajando en distintos clubes de fútbol, me costó decidirme porque fueron seis años que estuve sin jugar al balonmano”, señaló el extremo.

E indicó: “Nacho (Fedato) todos los años me llamaba, pedía que me sume y el año anterior me convenció la propuesta que me hizo, decidí volcarme nuevamente al handball. Realmente estoy contento de haber tomado la decisión, en muchos aspectos, de regresar a practicar la disciplina”.

“Una vez retornado al deporte pude conocer la nueva familia que se había formado en el handball de Chivilcoy porque cualquier categoría y en cualquier momento del año siempre hay personas muy predispuestas a recibirte con los brazos abiertas y hacerte sentir cómodo todo el tiempo”, resaltó, y afirmó: “Una vez que ingresás empezás a hacer lo mismo con las demás personas”.

“Fue un comienzo de año diferente personalmente porque jamás había hecho tan bien una pretemporada y nunca me había sentido tan cómodo”, exclamó, y añadió: “estaba recuperando el nivel aeróbico, en la parte de fuerza y había finalizado 2019 con un rendimiento superior en relación al que había mostrando cuando retomé la disciplina”.

“Realmente me estaba sintiendo muy bien y de repente nos llegó esta emergencia con la cuarentena pero siento que algo bueno tiene surgir de este momento que estamos atravesando”, esbozó.

A continuación Posik y en relación a su vuelta al handball, consignó: “Me costó principalmente ubicarme en la cancha y además me encontré un handball mucho más dinámico, asimismo con mayor roce pero a su vez más pensado, con más táctica”.

“Además, me sumé a un equipo completamente renovado, un director técnico renovado con muchas más ideas frescas y proyectando grandes cosas a futuro; entendiendo que hay jugadores que formamos parte un proceso y otros que se consolidarán en los próximos años con la intención de llevar al handball de Chivilcoy a lo más alto”, subrayó Posik.

A este respecto, destacó: “El proyecto que tiene ‘Nacho’ (Fedato) en mente es justamente posicionar bien arriba al handball de Independiente y el que nos transmite a cada uno de nosotros”.

“Los jugadores jóvenes que se están sumando a la Primera División tienen un nivel impresionante y ninguno desentona por jugar con los mayores; al contrario, a veces me pasa a mí sentirme desencontrado jugando con ellos porque actúan a un ritmo que a veces se me hace difícil poder seguirlo por la energía y esas ganas de demostrar lo que saben asimismo vienen aprendiendo”, esgrimió.

Acto seguido, definió: “Nuestro juego se basa especialmente en una defensa fuerte y atenta al quite para intentar robarle la pelota al rival así salir de contra, pero en lo colectivo tenemos muchas jugadas para desplegar e intentamos plasmarlas buscando llegar al gol”.

“Ocurre que en ocasiones tenemos muchos altibajos emocionales durante todo el partido que nos influye bastante a veces en diferentes partidos que disputamos”, reconoció, aunque espetó: “lógicamente es una de las cuestiones que debemos ir mejorando con el transcurso del tiempo”.

Con vistas al futuro, sostuvo: “La idea es continuar fortaleciendo el tipo de juego del equipo y por supuesto, tratar de ganar el Súper 4 porque siempre tenemos esa espina clavada que pretendemos quitarnos, aunque el deporte siempre da revancha”.

“El handball se hace todo a pulmón y si no sentís la disciplina no la podés practicar. El handball genera un sentimiento de placer por jugarlo y obviamente el conformar una gran familia porque a la parte deportiva se le une muy fuertemente el aspecto social”, aseveró.

También Posik enfatizó: “Esa pasión se transmite por sí sola a otras generaciones, los jugadores y jugadoras que vienen de abajo van a jugar a cualquier ciudad o provincia que les toque, una muestra de compromiso y que el deporte les gusta mucho”.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: