Fabián Barrales “Tuve la suerte de jugar a nivel profesional pero llegó un momento en el que a una c

El actual entrenador, Fabián Barrales recordó sus inicios en el basquetbol como jugador. Empezó a jugar en Colón para pasar luego a Independiente de Avellaneda, siguió en Unión Progresista de Villa Angela, posteriormente retornó a nuestra ciudad para actuar en Colón, Racing Club y Gimnasia y Esgrima aunque con un paso previo por la Liga de Junín con el CEF de Chacabuco.

Primeramente, Fabián Barrales comentó como se encuentra atravesando el aislamiento dispuesto a partir de la pandemia del Covid-19: “Estamos bien, tratando de pasarla como todos, acatando las órdenes, haciendo todo lo que el gobierno y el comité de sanidad nos pide. Intentando que pase lo antes posible esto y ver cómo se retoma la actividad”.

“Nos vino bárbaro que desde el programa de deportes del canal se recreara la historia del básquet, me vi en un partido y hacía muchísimos años que no me veía. A uno lo pone bien recordar esas viejas épocas, gloriosa época de Colón y la verdad que me puso muy contento”, exclamó Barrales.

A continuación, rememoró su inicio en la disciplina como jugador: “Comenzamos los dos en Colón (mi hermano Daniel y yo), nos descubrieron los hermanos Barca porque nosotros íbamos a la colonia de vacaciones del camping del club y jugábamos al fútbol. Ahí, como siempre, los hermanos Barca que andaban por todos lados, nos reclutaron y nos llevaron a jugar al básquet”.

“Si bien fue mi pasión el básquet siempre se lo tomó mucho más profesionalmente el ‘Chino’ (Daniel Barrales). Más allá de que tuve la suerte de jugar a nivel profesional pero llegó un momento en el que a una corta edad priorice más la familia y mi ciudad, yo soy muy de Chivilcoy y las amistades. Decidí quedarme acá”, señaló.

“Primero fui a Independiente de Avellaneda, agarré justo el inicio de la Liga Nacional que fue en el año 1985. Tuve la posibilidad de jugar la clasificación a la B y después, de la mano de Aldo (Marchesini) jugué la B y la A en Unión Progresista de Villa Ángela”, mencionó, y agregó: “Un club bien de barrio, al tiempo se hizo un estadio nuevo pero era un club que tenía una cancha como la de Colón vieja, con el bar y una cancha de fútbol”.

“Luego, dado a que había gente muy importante, con buen poder adquisitivo y por supuesto, gracias a los resultados fueron tomando más amplitud, hicieron un estadio nuevo con piso de parquet flotante. Todo tuvo que ver con del empuje del equipo, las ganas que les daba Aldo (Marchesini) a los dirigentes y a que nuestro torneo fue impecable”, esgrimió Barrales.

E indicó: “Aparte la gente, como toda la gente de provincia, fue espectacular. Si bien al principio la pasamos no tan bien porque por ejemplo, yo llegué con 19 años y le saqué la titularidad al base de allá y Ricardo ‘Guri’ Giaccone le saca la titularidad a un pívot que era de Villa Ángela. Así que, los primeros partidos se nos hicieron bravos. Después, con el correr del tiempo, que empezaron a ver que me tiraba de cabeza, que esto y que lo otro, a los pocos meses ya éramos unos chaqueños más”.

“Ricardo (Giaccone) terminó siendo uno de los capitanes y goleador del equipo. Yo, me caracterizaba más allá de lo técnico, por la intensidad y la actitud. Me fui en el año 88 y es el día de hoy que tengo contacto con la gente de ahí, me invitan a ir y eso a uno lo reconforta mucho”, dijo, y añadió: “Cuando me vuelvo de Villa Ángela muchas ganas de seguir jugando no tenía. Empecé a trabajar en Gimnasia como entrenador y después nos vamos a jugar a Colón con Raúl Hipólito hasta el año 1991, que fue nuestro ascenso”.

“En Racing estuve antes de la época de Centeno, cuando ascendimos a la B que después jugaron la B con Aldo (Marchesini). Después, me fui a jugar dos años la liga de Junín al C.E.F de Chacabuco. En ese momento el torneo local de Junín era impresionante”, manifestó.

Por último, consignó: “Al volver decidí quedarme en Chivilcoy, no moverme más, me dediqué a la dirección técnica y estando en Gimnasia tuve una lesión fea, me saqué la cadera del lugar y ya con unos cuantos años. Ahí, decidí darle más prioridad al trabajo que a jugar”.

Buscar por tags
No hay tags aún.