Estefanía Reati “Es muy importante al momento de consumir los alimentos proceder a una correcta desi

Garantizar la seguridad de los alimentos desde la producción al consumidor

Nuestra energía, salud y bienestar dependen de los alimentos. Cuáles son los procesos que garantizan que sean inocuos para los consumidores.

En un mundo globalizado como el que vivimos resulta esencial garantizar la seguridad de los alimentos en cada etapa de la cadena: desde la producción hasta la cosecha, en el procesamiento, el almacenamiento, la distribución; hasta la preparación y el consumo.

Cuando un alimento no presenta o tiene niveles aceptables y seguros de elementos que implican un riesgo para la salud de los consumidores, se dice que es inocuo. Bacterias, virus o residuos de pesticidas, son algunos de los ejemplos de estos elementos dañinos, que no percibimos a simple vista y pueden ser causantes de enfermedades.

Según estimaciones de las Naciones Unidas, al año se producen 600 millones de casos de enfermedades transmitidas por alimentos, principalmente en poblaciones vulnerables y marginadas, y cerca de tres millones de personas en todo el mundo mueren cada año por enfermedades transmitidas por el agua y los alimentos.

Naciones Unidas plantea que la seguridad alimentaria es clave para lograr varios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), como la erradicación del hambre, la prevención de enfermedades transmitidas por los alimentos, la producción y el consumo responsables, y la cooperación internacional necesaria para garantizar la inocuidad.

“La aplicación de las Buenas Prácticas Agropecuarias (BPAs) tiende a garantizar la inocuidad de los alimentos desde la producción hasta la cosecha, haciendo foco en la protección de la salud humana, la higiene y el medio ambiente”, introduce la Ing. Agr. Estefanía Reati, Gerenta Técnica y Cofundadora de Síntesis Biológica, empresa dedicada al desarrollo y producción de bioinsumos.

“Estas implican una serie de principios, normas y recomendaciones técnicas orientados a fortalecer la sostenibilidad del sistema agroalimentario. A través de un manejo técnico integrado, utilización de productos no tóxicos o disminución de fitosanitarios, se puede lograr una producción de calidad y económicamente rentable”, agrega a ‘La Mañana del Centro’.

Seguidamente, expresó: “La inocuidad está presente en una amplia cadena, desde la producción primaria del alimento donde están involucrados los productores y todas las acciones que puedan llevar a la producción de los mismos”.

“Asimismo involucra a todas las cadenas de almacenamiento, de transporte y finalmente el trato que le brindemos a los alimentos en nuestros hogares antes de consumirlo”, esgrimió la ingeniera, y añadió: “Es bastante amplio el tema y diversas las acciones que pueden tomarse, de la misma manera que las personas involucradas”.

“Hay distintas clases de enfermedades, las principales que suelen darse son generalmente las gastroenteritis o gastrointestinales por algunas bacterias u hongos, tanto en frutas y verduras; la salmonella que se transmite a través de los huevos o la Escherichia coli en las carnes”, advirtió Reati.

A este respecto, recomendó: “Es muy importante al momento de consumir los alimentos proceder a una correcta desinfección de los mismos, no mezclar los utensilios cuando se utiliza carne cruda con las frutas y verduras”.

“Son distintas acciones muy simples que pueden tenerse en cuenta y evitan muchísimas enfermedades al año”, espetó.

Reati puntualizó que, “Independientemente del Covid-19, muy presente en este momento, es muy importante la higiene de las frutas y de las verduras porque todo lo relacionado a hongos y bacterias van en los alimentos y pueden generarnos problemas gastrointestinales principalmente”.

“La inocuidad no solamente de microorganismos sino también de algún material inerte que también puede generar algún daño y hay que tener mucho cuidado al respecto”, exclamó.

En tal sentido, subrayó: “En el tema propiamente de frutas y verduras es fundamental la desinfección con un poco de vinagre o unas gotas de lavandina, mojar las verduras y después poder consumirlas. Son hábitos que debemos incorporar amén del virus actual y hacerlo continuamente”.

“Otro tema de inocuidad es que los alimentos sean libres de fitotóxicos y no tengan ninguna clase de traza”, consignó.

E indicó: “Las buenas prácticas están muy incorporadas en la parte hortícola como asimismo frutas y verduras, entre ellas, disminuir el uso de agroquímicos y fitosanitarios como insecticidas o fungicidas”.

“Está la opción de utilizar bioinsumos o productos biológicos que no son tóxicos, no generan ningún tipo de residualidad y actúan combatiendo insectos, hongos como asimismo funcionan como fertilizantes promoviendo el crecimiento de la mismas”, especificó Reati, y resaltó: “Es una opción muy interesante teniendo mucho auge en este momento tanto en la producción de frutas y verduras como asimismo en la producción de granos”.

“Los bioinsumos son productos naturales que pueden ser a base de micro o macro organismos, algunos a base de extractos vegetales, aminoácidos, son biológicos y sin ninguna clase de toxicidad”, explicó la ingeniera agrónoma.

Además, remarcó: “Por distintos mecanismos generan un estímulo en la planta tanto en el crecimiento, en la sanidad e incluso algunos actúan combatiendo insectos o plagas en los cultivos”.

“Son productos que se utilizan de forma preventiva, la idea es poder complementarlos con todo el resto de la tecnología y de esta manera lograr bajar la incidencia del uso de fitosanitarios para cuidar en mayor medida el ambiente y la producción sea más sostenible”, concluyó.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: