René Gallardo “Ni siquiera una semana pudimos jugar porque de los cinco días en un par tuvimos mucha

La Pelota a Paleta fue una de las disciplinas que volvió a Chivilcoy con la Fase 5 pero se fue ante el retorno de la Fase 4 a partir de algunos casos positivos de Covid-19 confirmados en nuestra ciudad.

La posibilidad de agarrar la paleta y ponerse al frontón parece más lejana aún ante el surgimiento de más positivos en las últimas horas.

A este respecto, René Gallardo, el canchero del trinquete de Racing Club dijo a ‘La Mañana del Centro’: “Logramos retomar solamente una semana, la anterior que estuvimos en fase 5. No obstante, ni siquiera una semana pudimos jugar porque de los cinco días únicamente fueron dos con actividad en nuestro trinquete ya que un par de días tuvimos mucha humedad y no se pudo jugar; estamos paralizados de la misma manera que sucede con el padel y otros deportes”. .

“La pelota a paleta se juega en un espacio de 300 metros cuadrados, somos cuatro personas dentro de la cancha y con la distancia adecuada, como exige el protocolo e incluso distribuidos, pero son disposiciones que debemos acatar”, señaló.

Asimismo, Gallardo lamentó: “Con la aparición de casos ahora lógicamente que la disciplina tendrá que volver a esperar”.

“Por la misma situación atraviesan lógicamente todas las ciudades vecinas que tienen pelota a paleta e incluso en algunas ciudades donde llegaron a Fase 5 no los dejaron jugar tampoco, fueron muy estrictos al respecto los intendentes”, consignó Gallardo.

E indicó: “La paleta se juega en un lugar muy grande e incluso también podría jugarse en una cancha abierta que de hecho dentro del Partido tenemos la de San Sebastián porque luego de trinquete únicamente tenemos la del Club Racing”.

“Son disposiciones que lógicamente acatamos y respetamos mucho más con la aparición de casos tal como está sucediendo”, afirmó, y puntualizó: “Tenemos que cuidarnos y respetar las normas porque no tenemos otra manera de frenar el virus caso contrario nos sucederá lo mismo que le sucede a países vecinos”.

“Los pelotaris cuando se enteraron de la habilitación rápidamente se comunicaron conmigo con la intención de querer jugar. Realmente quien la practica lleva en el alma esta disciplina”, exclamó.

En tal sentido, esbozó: “El lunes cuando nos autorizaron fue feriado pero no me dieron las horas para que pudieran jugar todos realmente”.

“Arrancamos a las 13 y hasta las 20 pasó la mayoría de los pelotaris por la cancha. El martes solamente pudimos dar un turno y luego paramos por la humedad, el miércoles de la semana pasada tampoco jugamos por la humedad reinante. El jueves y viernes sí se pudieron dar turnos y el fin de semana se cortó todo nuevamente”, esgrimió Gallardo.

A continuación, espetó: “La forma de jugar cambió absolutamente tal como sucederá todo en la vida de aquí en adelante”.

“Empezamos a dar turnos a partir de las 17 y hasta las 20 pero algunas personas pudieron acomodarse bastante bien, quienes no están trabajando por supuesto”, mencionó, y acotó: “pero se le complicó mucho a las personas que en este momento desempeñan sus tareas en el campo regresando por la tardecita a la ciudad y jugaban por la noche, pero en la última semana no pudieron hacerlo”.

“Igualmente a partir de esta pandemia ahora todos nos podemos arreglar y a las 18 estamos todos adentro, más en esta época invernal, cuando antes a las 21 muchos ni habíamos hecho los mandados. Toda nuestra forma de vida cambiará y se aplicará a las diferentes franjas etarias”, reflexionó.

Además, consideró: “La gente tiene miedo de contagiarse y como es una enfermedad de personas asintomáticas, porque puedo tener el virus pero no sufrirlo, puedo estar bien pero sin embargo ser transmisor así contagiar al resto. La gente siente temor”.

“De hecho, estuve dialogando con algunos amigos que se dedican al rubro gastronómico, pudieron abrir la semana anterior y tuvieron muy poca ocupación de mesas debido a que las personas no salieron cuando contaron con esa posibilidad de salir a cenar afuera”, remarcó Gallardo.

Acto seguido, sostuvo: “En la pelota a paleta pasa lo mismo, se acercaron las personas a jugar pero tuvieron que hacerlo con el barbijo colocado y es un problema realmente debido a que algunas personas no pueden respirar con normalidad teniéndolo colocado y haciendo una actividad física. Hay que cambiar el barbijo por la transpiración, no es fácil adecuarse a practicar la disciplina de esa manera”.

“Además de cambiarlos la parte deportiva también nos sucedió lo mismo con la social y laboral”, aseveró Gallardo.

Por último, expuso: “Estuve en contacto con la hija del propietario de la fábrica de paletas y me contaba acerca de la complicación de Capital Federal con el virus, muchísimas personas infectadas”.

“Tienen la fábrica cerrada pero al tener stock despachan paletas al interior, por eso no concurren a trabajar porque de hecho ni pueden salir a la calle por el temor a contagiarse, cambió todo”, cerró Gallardo.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: