Santiago Barrales “Amén de ser un equipo joven estuvimos a la altura de las circunstancias peleando

Es ala pivote, chivilcoyano, se trata de Santiago Barrales, uno de los jóvenes talentos que tiene Racing Club de Chivilcoy en su equipo de Liga Argentina.

Arrancó jugando en gran nivel, tuvo que superar algunas lesiones que lo marginaron de las canchas, pero regresó en gran forma retomando la competencia en su mejor nivel y se fue convirtiendo en una pieza clave del equipo tanto en defensa como en ataque.

La Campaña diálogo con Santiago Barrales quien en principio hizo mención a la situación actual… “Una situación particular principalmente para el deportista en general y personas que viven haciendo actividades”, definió el basquetbolista.

Con respecto a la manera de sobrellevar este contexto, manifestó: “Estoy entrenando, realizando diferentes turnos y distintas rutinas tanto en la parte física como asimismo velocidad e incluso aeróbica mediante una variedad de trabajo en ocasiones consensuando con algunos profesores”.

“No obstante, estoy viviendo este momento con tranquilidad, sin volverme loco pese a la incertidumbre existente, pero seguir manteniéndome en actividad así tener la cabeza ocupada en otra cosa”, mencionó, y añadió: “Así no estar pendiente tanto de aquello que está ocurriendo con este virus porque la salud mental es muy importante también en este momento”.

“Veníamos con muchos partidos, viajes, ahora nos agarró este receso obligado pero tenemos que utilizarlo para calmar la cabeza, bajar las revoluciones y descansar bien que es parte importante de un entrenamiento que nunca se detuvo”, consignó Barrales.

E indicó: “Tratando de sacar la parte positiva de esta situación que esperamos pase rápido y sin dejar mayores complicaciones”.

“No podemos dejar de movernos porque de un momento a otro la disciplina puede volver a jugarse, tal como ocurrió en otros países aunque sin público. Tengo que estar preparado sin dejarme estar más en el deporte que días inactivos cuestan después semanas o meses ponerse bien de manera posterior”, subrayó.

-¿El parate los detuvo en el mejor momento del equipo?

-Este parate nos agarró en nuestro mejor momento, estábamos en pleno ascenso, logrando desplegar nuestro mejor juego y fortaleciendo cada vez más esa química de equipo dentro de la cancha sumado a un buen básquet tanto en la parte defensiva como ofensiva, obteniendo grandes resultados.

Demostramos que amén de ser un equipo joven estábamos a la altura de las circunstancias peleando de igual a igual a equipos con muchos nombres experimentados dentro de esa divisional.

Realmente esta situación nos detuvo en un momento óptimo de la competencia para el equipo y la amargura de tener esa incertidumbre en relación a no saber hasta dónde hubiésemos podidos llegar, igualmente satisfecho por el certamen que veníamos haciendo y la última imagen que dejamos en el torneo.

-Fueron superando distintos escollos…

-Nos sobrepusimos a diferentes situaciones que debimos atravesar con lesiones de jugadores importantes, afrontando varios partidos con un plantel corto pero todo a quien le tocó afrontar ese momento lo hizo muy bien, entendiendo el rol que el equipo le daba en ese momento.

El equipo supo como salir adelante, sortear los diferentes obstáculos que nos fue poniendo por delante la temporada como las bajas que sufrimos tanto de local como de visitante pero fuimos sacando adelante muchos de los partidos que disputamos.

-¿Se sintieron más asentados a la categoría?

-En esta segunda temporada de la Liga, presentamos un plantel absolutamente renovado con una base muy pequeña de equipos anteriores. No obstante, le encontramos la vuelta a la Liga Argentina; es uno de los certámenes más complicados porque los viajes son largos, varios partidos en pocos días, equipos con mucha experiencia y buenos extranjeros.

Sin embargo, enfrentamos de la mejor manera cada circunstancia a base de trabajo duro, compañerismo y fue aquello que permanentemente intentamos reflejar en un campeonato tan duro.

-¿El balance personal?

-Después de un proceso duro de lesiones y complicaciones físicas pude volver a agarrar ritmo, esa misma confianza del equipo me ayudó mucho de la misma manera que la depositada en mí de todo el cuerpo técnico, asimismo del club.

Una vez recuperado, agarré un ritmo de juego que me conformó. A nivel personal se vio todo la dedicación y esfuerzo que le puse al tiempo de recuperación, me alegró poder plasmarlo posteriormente y que le sirviera al equipo. Lógicamente que importa más lo colectivo pero los números individuales son el currículum para cada jugador y durante esta temporada lo pude reflejar en la cancha.

-¿Respetar los roles fue muy importante?

-Tuvimos jugadores claves dentro del equipo como Alejo Barrales y Joshua Morris que fueron nuestros pilares en ataque y en defensa.

El resto empujamos siempre desde atrás, apareciendo diversos goleadores en distintos partidos o un máximo rebotador diferente, hablando a las claras de lo que fue Racing en el torneo; un equipo que por momentos parecía corto y lo disimulaba muy bien sin cargar de responsabilidad a un solo jugador sino que todos íbamos juntos hacia delante también hacia atrás.

Con altísimos puntos individuales con rendimientos superlativos, pero muy bien acompañados por el resto de los integrantes del plantel.

-Un ejemplo que se puede de un torneo local llegar a un certamen profesional…

-Pese a mi edad a medida que pasan los años me doy cuenta cada vez más que el esfuerzo, el trabajo duro, el ir a entrenar sin peros ni excusas es la clave para estar actuando en la segunda categoría del basquetbol nacional.

Si bien el básquet a nivel local ahora se encuentra un poco vapuleado, no obstante, las metas a seguir de los chicos es concurrir todos los días a los entrenamientos, creyendo que se puede llegar a jugar en las mejores ligas del país.

Todos los jugadores de Chivilcoy que actualmente estamos jugando competencias profesionales comenzamos actuando en torneos locales, esforzándonos hasta cumplir esa meta que nos propusimos de ser profesionales y hacerlo a gran nivel, estar lográndolo es una satisfacción personal pero también le sirve a la ciudad para poner su básquet en la elite nacional del deporte.

-¿Objetivos a cumplir?

-Tengo cuestiones personales por cumplir, seguir escalando en los máximos niveles del básquet argentino. Ojalá el día de mañana pueda ser con Racing porque es el club de mis amores pero en la carrera del jugador de básquet está el adaptarse a las situaciones que van apareciendo, aceptar los nuevos retos que se plantean. Mi meta personal es poder llegar a jugar en el mejor nivel posible.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: