Avril Paglieri “Cuando arranqué fue un sufrimiento pero de a poco fui progresando, este año esperaba

Se llama Avril Paglieri, es oriunda de la ciudad de Mercedes, juega al Handball en la categoría Cadetes del Club Atlético Independiente.

Su posición en la cancha es extremo por derecha, aunque la ausencia de una arquera natural también provocó que ocupara el puesto en algún que otro partido.

En confinamiento sigue entrenando esperando poder retomar los entrenamientos de forma presencial y asimismo también poder volver a practicar el deporte que tanto le gusta.

La mayoría de sus amigas juegan mucho al vóley, una disciplina que en Mercedes se practica bastante y es más conocida en la ciudad. De su grupo de amigas, es la única que se dedica de lleno al handball.

“Me encuentro entrenando y hasta ahora vengo sobrellevando la cuarentena bastante bien, aunque de a poco me empiezo a impacientar cada vez más porque parece que esta situación no va terminar pronto”, dijo Avril a ‘Finta y Adentro’.

Preguntada por el arco, Paglieri comentó: “Me gusta atajar de vez en cuando, principalmente si el equipo me necesita porque no hay arquera, puedo cubrir esa vacante pero fueron pocas las veces que atajé”.

“Desde que ingresé al club siempre jugué de extremo, en alguna oportunidad me cambiaron de posición si era necesario o los entrenadores consideraban era mejor para el equipo pero casi siempre juego por el extremo”, señaló la jugadora.

Posteriormente, nos contó su historia en el deporte: “Empecé a jugar en Mercedes hace algunos años pero siempre tuve esa intención de querer algo más dentro de la disciplina”.

“En Mercedes sabía que no había un buen nivel de handball y pretendía mejorar en este deporte. Por lo tanto, mi profesor de Mercedes (‘Leo’ González) se puso en contacto con ‘Nacho’ (Fedato) así se produjo mi llegada a Independiente”, narró.

A este respecto, Avril esgrimió: “En Mercedes el handball es escolar principalmente y en mujeres los partidos son amistosos en relación a los varones quienes tienen un mayor nivel en relación a la rama femenina, en cambio, con Independiente puedo jugar los torneos de ASAMBAL, provinciales y nacionales incluso”.

Acerca de la situación de Mercedes con el aislamiento, Paglieri manifestó: “Como no llegamos aún a la Fase 5, estoy confinada en mi casa. Desconozco si se podrá salir a correr o a andar en bicicleta, como sucede en Chivilcoy, así que todas mis actividades transcurren dentro de mi casa”.

“Al principio cuando empecé a entrenar sola y tenía que enviar el video me costó arrancar, aunque cuando comenzamos a utilizar la Plataforma Zoom para practicar todas conectadas empecé a entrenar con normalidad”, consignó la mercedina.

E indicó: “Me gusta más entrenar con esta nueva modalidad porque poder escuchar y que nos corrijan aquello que podamos estar haciendo mal se puede llevar mucho mejor un entrenamiento”.

“Actualmente con mis compañeras de equipo o amigas nos mantenemos en contacto a través de Instagram principalmente, una red social que sirve para acortar mucho las distancias”, mencionó Paglieri.

“Realmente me molesta bastante el hecho de no estar teniendo mucha actividad pero por otro lado tampoco quiero hacerla, en este momento, para no incumplir con el aislamiento”, remarcó, aunque añadió: “No obstante, súper extraño jugar muchos partidos como venía sucediendo hasta el año anterior o el simple hecho de realizar actividad física”.

“Con la escuela me estoy desenvolviendo muy bien, en mi curso los profesores son muy tranquilos y no nos están sobrecargando de actividades como sí se que sucede en otros colegios u otros cursos”, expuso Avril en relación a estudiar desde casa.

Además, reconoció: “Si bien me resulta muy cómodo hacer las cosas desde mi casa, pero siempre se extraña la escuela por el hecho del cara a cara con mis compañeros”.

“Me costó mucho al principio adaptarme al juego que tiene Independiente y aún me falta aprender muchísimo al respecto”, afirmó volviendo al handball.

En tal sentido, espetó: “Cuando arranqué fue un sufrimiento pero de a poco fui progresando y por eso este año esperaba mucho el poder jugar para ir aprendiendo mucho más todavía”.

“Una de las cosas más complicadas para poner en práctica fue la rapidez del juego. En las primeras clases eran cruces, contra cruces sin poder asimilar esa rapidez en mi cabeza”, exclamó.

Asimismo, sostuvo: “Noté la diferencia pero como observaba partidos, al gustarme mucho el deporte, no me parecía raro como ya lo tenía visto; después lo más dificultoso fue hacerlo pero de a poco fui agarrándole cada vez más la mano aunque debo continuar aprendiendo”.

“Nos está faltando hoy la movilidad de piernas, únicamente las estoy ejercitando para entrenar porque no puedo salir a hacer ninguna actividad aeróbica fuera de mi domicilio”, remarcó, y consideró: “Es uno de los aspectos en los que más voy a tener que hacer hincapié cuando regresen los entrenamientos presenciales conjuntamente con la parte táctica”.

“En esta cuarentena dentro de mi casa hice un poco de todo: empecé con la cocina y luego aprendí a coser, algo que siempre quise aunque no me había sentado a hacerlo hasta ahora”, relató en relación a sus pasatiempos.

A continuación, enfatizó: “Lo que más quiero es poder ir a visitar a mis amigas que las extraño muchísimo porque hace bastante ya que no las veo y lógicamente que también deseo mucho el poder volver a jugar al handball”.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: