Lic. Gisela Butti “Al tener proteínas de alto valor biológico, la carne nos aporta todos los aminoác

La Licenciada en Nutrición, Gisela Butti, de Atención Primaria de la Salud, recomendó en ‘INTA en la Radio’ el consumo de carnes principalmente blancas y un par de veces a la semana aunque afirmó “nunca fritas”.

“La carne, como habitualmente sucede con otros alimentos, tiene sus beneficios y sus perjuicios”, dijo Butti, y explicó: “Las carnes se dividen más en rojas y en blancas, habitualmente recomendamos más las carnes blancas porque contienen menos porcentajes de grasas y de colesterol a misma cantidad en porción. Cada cien gramos contiene menos colesterol y grasas”.

“Tanto la blanca como la roja tienen muy buena calidad de proteínas, son de alto valor biológico y son muy buena fuente de hierro previniendo la anemia”, exclamó Butti, y agregó: “asimismo aportan otros nutrientes como potasio, fosforo, zinc más todas las vitaminas del complejo B”.

“Es un alimento bastante completo, pero no por eso corresponde que el consumo cárnico sea muy abundante”, advirtió.

Y sugirió: “La porción es de 120 o 150 gramos por día y con una variedad de carnes entre rojas y blancas. Las rojas deben consumirse entre una o dos veces por semana”.

“Al tener proteínas de alto valor biológico significa que tienen todos los aminoácidos esenciales que el cuerpo necesita”, puntualizó la licenciada.

A este respecto, precisó: “Se denominan esenciales porque no los podemos obtener de otra manera, nuestro cuerpo no los produce y la única forma de obtenerles es a través de nuestros alimentos donde la carne es uno de ellos que nos ayudan un montón”.

“La mejor forma de consumir la carne es de forma seca, es decir al horno, a la plancha, a la parrilla, parrigas, hervida pero no frito”, subrayó.

Asimismo, expresó: “Se recomienda que estén bien cocidas, el buen manejo durante la cocción de las carnes, no mezclar las tablas, cuchillos u otros utensilios que utilizamos para las carnes con el resto de los alimentos que tengamos en la cocina, hay que tener esa clase cuidados”.

“En relación a carnes blancas se puede recurrir al pescado o pollo. En nuestra ciudad no es tan común pero el conejo tiene una carne muy magra y contiene muy poca grasa”, consignó Butti.

E indicó: “La carne de pavo también es muy recomendable, una comida no tan frecuente en Argentina con respecto a otros países del mundo, sería como el pollo nuestro”.

“Las alternativas para la alimentación están, ocurre que a veces puede escaparse desde el punto de vista económico y de la posibilidad porque no en cualquier carnicería se consigue carne de conejo o pavo; aún queriendo o pudiendo económicamente no las conseguimos con facilidad”, remarcó, y añadió: “No obstante, podemos conseguir las más comunes como aves, pescado, así ir variando el menú”.

“Agarrando los libros se recomienda tres veces por semana pescado, después pollo, conejo, pavo pero indicen la disponibilidad y el factor económico”, espetó.

Por último, especificó: “Las milanesas, hamburguesas, albóndigas, empanadas pueden comerse sin inconvenientes, pero no fritas, con un consumo adecuado de aceite y acompañado en la medida de lo posible con verduras: una buena ensalada, unas verduras hervidas al vapor”.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: