Fernando Jecke “No atender correctamente el aspecto sanitario del cultivo puede llegar a provocar se

La siembra de trigo continúa cubriendo cada vez más la superficie prevista para esta nueva campaña en curso. Uno de los aspectos importantes para obtener el resultado deseado pasa por el aspecto sanitario.

En tal sentido, entrevistamos desde Radio del Centro a un especialista en todo lo relacionado a enfermedades en trigo como es el ingeniero agrónomo, Fernando Jecke, de la agencia del INTA en San Antonio de Areco.

“Desde el INTA seguimos trabajando, las actividades de campo son realizadas con normalidad pero tenemos la atención al público cerrada”, dijo Jecke, y añadió: “Todos los informes que generamos a partir de los ensayos los distribuimos de forma on line, manejándonos a través de toda la tecnología que tenemos disponible”.

“Hay mucha información porque los productores están muy ávidos de obtenerla al tratarse de una problemática que crece año tras año como ocurre con las malezas que cada vez aparecen más inconvenientes asociado a mayor número de resistencias a los herbicidas”, comentó Jecke.

Seguidamente, señaló: “En el aspecto sanitario, los productores no pueden descuidarse demasiado porque no atender correctamente este aspecto del cultivo puede llegar a tener severas pérdidas de rendimiento”.

“Pronosticar enfermedades es bastante difícil pero en la campaña anterior cuando tuvimos un pico de precipitación en junio, hubo un incipiente ataque de enfermedades principalmente roya de la hoja en algunos cultivares susceptibles”, consignó, y agregó: “Aunque cuando el agua se cortó a partir de julio sucedió lo mismo con el avance de las enfermedades”.

“Las lluvias retomaron en octubre el año anterior y cuando volvieron las precipitaciones reaparecieron las enfermedades con una frecuencia bastante importante”, espetó.

Asimismo, el técnico mencionó: “Este año los pronósticos climáticos señalan que será un año neutro tirando a ‘Niña’”.

“Por los pocos días que estamos transitando de la temporada otoño – invierno parece que será una campaña seca y si falta agua para la gruesa podría llevar a vislumbrar que la presión de enfermedades sería baja, de la misma manera que sucedió la campaña anterior pero no hay que descuidarse tampoco”, esgrimió.

Además, puntualizó: “Para que se desarrolle la enfermedad está el famoso triángulo: el patógeno presente, el huésped (en este caso el cultivo de trigo) y las condiciones ambientales”.

“En general, el cultivo de trigo y el patógeno están casi siempre presentes pero si no están las condiciones ambientales dadas el patógeno no se desarrolla”, explicó, y añadió: “Por lo tanto, las condiciones ambientales es el factor más importante para que la enfermedad se desarrolle y adquiera cierta velocidad”,

“En un año ‘Niña’ como podría llegar a ser este 2020, el factor humedad podría estar por debajo de lo normal pero la temperatura puede llegar a ser un poco más alta llevando a acelerar el avance de las enfermedades, pero al tener poco agua las limitaría”, remarcó.

“La roja de la hoja está presente todos los años en la región triguera Argentina, es una enfermedad histórica”, manifestó Jecke, e indicó: “Hace alrededor de cuatro o cinco años apareció la roya amarilla, la aparición de nuevas razas generó una mayor presión de este tipo de roya. Nuevas razas que empezaron en Europa a mutar y llegaron hasta Sudamérica empezando a hacer estragos”.

“Otra roya que también afecta al trigo y hay que tenerla en cuenta es la roya del tallo, aunque precisa un poco más de calor para desarrollarse y aparece en nuestra zona un poco más tarde hacia final del ciclo del cultivo”, advirtió el especialista, y acotó: “más hacia el mes de noviembre o es un poco más importante en el norte del país donde las temperaturas suelen ser un poco más elevadas”.

“De todas maneras, el escenario sanitario del trigo no cambió demasiado durante las últimas tres o cuatro campañas, agregándose la aparición de septoria del nudo de la gluma sospechándose de la existencia de nuevas razas de este hongo que empezó a aparecer con fuerza cuando anteriormente no era una enfermedad importante en nuestra zona”, remarcó.

A continuación, Jecke enfatizó: “El aspecto varietal es muy importante. En general los productores tienden a sembrar muy pocas variedades y casi todas pertenecen al mismo origen genético, por lo tanto acarrea un problema importante para hacer frente a las enfermedades desde el punto de vista del productor”.

“Los productores cuando elijen una variedad para sembrar la elijen por potencial rendimiento; buscándose producción en primer orden, luego calidad y por último, viene el aspecto sanitario”, puntualizó Jecke, y especificó: “Al elegirse las variedades por rendimiento todos están sembrando las mismas y la genética disponible dando vueltas en la región pampeana es la misma”.

“Los patógenos encuentran pocos genes a los cuales enfrentarse y así pueden tener la puerta abierta para infectar a toda la región triguera teniendo más fácilmente la posibilidad de penetrar y diseminarse rápidamente por toda la región triguera”, alertó.

“Hay muchas maneras de controlar las enfermedades”, sostuvo Jecke, y recomendó: “es más sano para el medioambiente, sembrar una variedad de trigo que tenga un buen comportamiento ante las enfermedades. En general esas variedades de buen comportamiento sanitario no tienen tanto rendimiento. Es una práctica que al productor le cuesta adaptar”.

“El trigo recién se está sembrando por lo tanto no existe un ataque de mancha importante pero aquellos lotes que vienen de un rastrojo previo de trigo ya tienen ataque importante porque el inoculo estuvo sobreviviendo en ese mismo rastrojo de la campaña anterior”, puntualizó.

A este respecto, espetó: “Una de las prácticas recomendadas en el caso de la mancha amarilla es que el productor rote los lotes donde hará trigo por lo menos dos o tres años para disminuir un poco la enfermedad en el inicio del cultivo”.

“De la misma manera que es malo el monocultivo de soja, si lo rentable fuera el trigo también sería malo hacer monocultivo de trigo. Hay que tratar de ser lo más diversos posibles para no dar lugar a que los hongos sobrevivan y nos infectan los cultivos”, afirmó.

En tal sentido, esbozó: “Las manchas siempre aparecen aunque un poco más tarde dentro del ciclo del cultivo y no tener uno con una o dos hojas llenas de mancha que puede asustar bastante al productor”.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: