‘Juani’ Rímola “Nos ha superado esta situación y es una pena para todo el equipo de trabajo, el clu

Los días siguen transcurriendo a lo largo de este año 2020 y la pandemia por el coronavirus sigue marchando a la par. No solo ha dejado saldos negativos en cuanto a la vida de muchas personas y a la salud de otras tantas, sino también, ha sido clave en lo económico y en cada uno de los negocios pequeños que venían luchando para permanecer hasta donde poder. Otro de los casos, que dijo "basta", fue el restocafé del club Gimnasia de Chivilcoy. La institución, necesitaba recibir un ingreso mayor por parte de los inquilinos y estos no pudieron soportar el momento. Hablamos con Juani Rímola, uno de los responsables de este lugar y nos explicó el porqué del cierre: "Esto tuvo que ver totalmente con esta pandemia. Tan solo en marzo pudimos arreglar con los empleados y con la institución que nos dio una gran mano para arrancar hasta donde llegamos. El club no pudo seguir sosteniendo el acuerdo que teníamos y nos vimos obligados a tomar la decisión de dar por finalizado nuestro ciclo aquí", aseguró Rímola.

Al hablar sobre la nueva modalidad a la que se tenían que adaptar, dijo: "Nosotros en todo este tiempo no teníamos delivery prácticamente, era muy poco o tan solo para algún cliente muy especial que nos llamaba. Cuando comenzó todo esto, cerramos las puertas directamente, a los 15 o 20 días nos juntamos con los empleados y nos dieron una mano ya que nosotros pensamos en ellos e hicimos un negocio para que puedan llevarse algo de dinero para poder vivir ellos. La realidad es que llegamos hasta ahora tirando todos juntos, como podíamos. Los gastos se hacían cada vez más importantes, teníamos cerrado y debíamos pagar los impuestos, como la luz, gas y otros tantos y no tuvimos otro remedio que juntarnos con la comisión directiva a la cual le planteamos la situación y la semana pasada llegaron a ofrecernos lo que necesitaban por mes y nosotros no podíamos cumplirles. De esa forma tomamos la decisión de dar un paso al costado y que llegue alguien que pueda ayudar al club en esta situación".

Esta última es la segunda oportunidad de abrir al público que tienen los sectores gastronómicos y él, contó su experiencia: "En la primera posibilidad que tuvimos de abrir, en la fase 5, lo hicimos, teníamos mucha expectativa y la verdad que fue errada la decisión de abrir porque nos pusimos en gastos muy importantes para cumplir con todo lo que nos requería ese momento. Adaptamos el local para los protocolos establecidos y para el cuidado de los ciudadanos y fue poca la respuesta del público porque decidió no salir y no han ido a nuestro restaurant. Era muy poca la caja diaria que se hacía y a la semana tuvimos que cerrar todo porque otra vez regresamos a fase 4. No sé qué seguirá de todo esto, vamos a poner a la venta todo lo que tenemos adentro del lugar, vamos a cumplir con todos los empleados, ya tenemos todo resuelto. Vamos a tratar de ayudar a los chicos que trabajaron con nosotros para que puedan conseguir otro empleo. El club no sé qué decisión tomará, si seguirá con este rubro o directamente hará un cambió. Aún no se sabe".

Además, Rímola, desde hace años, es propietario de una gráfica y detalló como funcionó en más de 130 días de pandemia: "El principio como todos, fue durísimo, tuve la suerte de que me habilitaron enseguida porque trabajé solo e hice ingresar a la gente de a una persona y fue más fácil de realizar. La verdad que no me puedo quejar, la vamos llevando y me permite salir de este momento y eso es muy importante".

Buscar por tags
No hay tags aún.