Mariana Miranda “La idea es seguir perdurando, ofrecer un buen producto y atendiendo muy bien al cli

Panadería del Pueblo de Chivilcoy se encuentra desde 1890 “junto a ustedes”. La tradicional panadería de nuestra ciudad está ubicada en la esquina de las calles General Paz y Alberdi donde atiende en este tiempo de pandemia de 9 a 19 horas. Son 130 años que tiene la panadería en tanto que razón social aunque son 13 (ya cumplidos) los que tiene al frente a Mariana Miranda y su marido quienes incursionaron en el rubro quedándose hasta la actualidad delante del comercio. “Comencé, junto a mi marido, a hacerme cargo de la panadería en julio de 2003, hace 17 años que estamos en el rubro”, recordó Mariana en Radio del Centro. En tal sentido, expresó: “No solamente que me hice cargo de la Panadería sino que además fue mi inicio como panadera, no tenía nada de experiencia, fue un desafío el que asumimos”. “Somos contados los panaderos que perduramos en el tiempo y después nos retiramos porque nos llega una fecha de vencimiento con la posibilidad que luego continúen los hijos con el legado”, señaló. Asimismo, puntualizó: “No fueron fáciles todos estos años, todos los días hay que reinventarse más con esta pandemia que nos encontramos atravesando”. “La idea es seguir perdurando, ofrecer un buen producto y atendiendo muy bien al cliente”, enfatizó. A continuación, expuso: “La vida social del panadero siempre fue muy poca porque nos levantamos a las 2, almorzás y te vas a dormir porque después hay que levantarse temprano para hacer el pan. En nuestro caso, toda la producción es matutina y descansamos en horario vespertino”. “Se ganan y se pierden muchas cosas en los diferentes rubros generalmente. En el nuestro lo que más ganamos son amigos que son clientes, profesionales, proveedores”, exclamó. A este respecto, sostuvo: “Buscamos tener siempre una misma línea de proveedores para no cambiar la calidad porque si bien hay diferentes precios no resignamos calidad por precio”. “Esa calidad lógicamente que se paga, pero que el cliente pueda disfrutar de una medialuna de salvado que sea rica, sabrosa y no quede el paladar áspero porque el producto que consumió no fue bueno es lo más importante”, subrayó. En relación a las diferentes etapas de la panadería, Mariana repasó: “Una panadería que abrió en el año 1890 ligada por muchos años a la familia Corropoli, hubo varios dueños más en el medio como Gnavi, Balbo (entre otros) hasta que comenzamos a alquilar en 2003 y nos quedamos al frente de la panadería”.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: