Profesora Mónica Fernández “Una vez que entrás en el terreno de la discapacidad no querés salir más”

Lo afirmó Mónica Fernández, profesora de educación física, arbitra y jueza paraolímpica de natación y acompañante terapéutica, quien lleva más de 14 años trabajando con la educación especial.

Cada 9 de agosto se celebra el día del Maestro de Educación Especial en recuerdo de la fecha de creación de la Rama Técnica de Educación Especial, que en la actualidad es una Modalidad, según la Ley de Educación. Es la modalidad del Sistema Educativo destinada a asegurar el derecho a la educación de las personas con discapacidades. A todo esto, Fernández, contó en La Mañana del Centro: "Yo llevo 32 años ejerciendo el profesorado de educación física y en mayo de 2020 ya me jubilé y en plena pandemia. En la educación especial me sumé allá por el año 2006 en la escuela número 502, era todo un desafío realmente para mí porque en la carrera del profesorado no te capacitan tanto como para trabajar en especial así que era entrar y encontrarse con algo que no sabía si iba a poder afrontar porque no es tan sencillo. Luego, cuando ya te acostumbras a esto no querés salir más, pero comenzar en discapacidad no es nada fácil. En este lugar estuve 3 años y medios, después estuve 1 año sin ir a alguna escuela de estas características. Tiempo más tarde se creó la escuela 503, que se separó de las 502, en ella quedaron los chicos intelectuales. Tuve la suerte de comenzar en 2011 como profesora de este lugar. Las docentes y auxiliares se fueron repartiendo así que conocía a muchas. Estuve hasta ese año ahí. También he trabajado en ATIADIM como guardavidas y soy hace 3 años coordinadora de la colonia de la Municipalidad de Chivilcoy. Una vez que entrás en el terreno de la discapacidad es como que no queres salir más porque las sensaciones son distintas".

Además, dijo a Radio del Centro que: “Yo tengo alumnos amigos que los adoro, como a todos, pero con algunos otros tengo más afinidad, me mandan mensajes, nos encontramos en la calle, son divinos. Se logra un afecto enorme y te hacen ver la vida de otra manera, de que uno se hace problemas por cosas que son insignificantes cuando por ahí ellos con las discapacidades que tienen, consiguen logros y le ponen todas las energías, le ponen todo. Me cuesta mucho quedarme en casa y sin ellos".

Por último, señaló: "Para mí en las escuelas todos eran compañeros, desde los auxiliares hasta los docentes, no hay diferencias. Siempre con una gran cordialidad, tengo los mejores recuerdos de todos porque la pasamos bárbaro. Ojalá pueda seguir, porque que esté jubilada no quiere decir que deje de trabajar, quien me conoce sabe que siempre voy a seguir haciendo algo y si es en esta rama mejor. Por ahora tengo pilas para continuar, aunque hay que entender que hay que dejarle el lugar a los más jóvenes".

Buscar por tags
No hay tags aún.