Dr. Ignacio Ledesma “El plasma es un tratamiento que tiene indicaciones precisas, no es para todo el

El jefe del Servicio de Hemoterapia del Hospital municipal, Dr. Ignacio Ledesma consideró importante explicar diversos puntos sobre el uso de plasma de pacientes convalecientes de Covid-19.

En este sentido, aseguró que “se ha generado una expectativa en la que caemos en un riesgo de que se considere que es el único tratamiento y la cura definitiva”.

Respecto de dicho tratamiento, explicó que “es un método que está en vía de experimentación. No está aprobado regularmente por la ANMAT, pero es un tratamiento con un alto potencial. Lo hemos usado en nuestro hospital y tenemos los recursos disponibles para nuestros pacientes”.

En tanto, consideró importante remarcar que “tiene indicaciones precisas, no es para todo el mundo. De hecho en algunos lugares están informando que existen algunas complicaciones en base a la infusión cuando están mal indicadas” y sostuvo: “Les pedimos por favor que confíen en el criterio de los médicos y en el esfuerzo que estamos haciendo”.

“Se trata de un tratamiento muy promisorio, viene demostrando muy buenos resultados parciales, pero todavía se encuentra en experimentación”, consignó.

En tal sentido, puntualizó: “Para su indicación hay criterios específicos: tanto de imágenes (radiografías, tomografías, resonancias, ecografías), laboratorio y parámetros de clínica y tiempo de evolución”.

“Está demostrado que es mucho más útil en estadíos iniciales y no después que pasó mucho tiempo de la infección”, subrayó Ledesma.

A continuación, mencionó con respecto al funcionamiento del plasma que “es la parte líquida del componente de la sangre que tiene una parte sólida y otra líquida, el plasma se separa de la sangre total”.

“Cuando se le extrae sangre a un paciente, se extrae la sangre entera y luego se separan todos sus componentes en glóbulos rojos, en plaquetas y en plasma que se utiliza para muchas cosas, con muy buena tolerancia y muy poco efecto adverso”, esgrimió.

“La teoría indica que el paciente recuperado hace anticuerpos contra la infección que están en el plasma, que es la parte líquida y le sería útil a la persona que lo necesita donde se le brindan anticuerpos de manera pasiva”, dijo, y agregó: “a diferencia de la vacuna que genera una inmunización activa porque produce los propios anticuerpos en los pacientes”.

“Tampoco hay criterios de edad, el recurso está disponible para el paciente que cumpla el criterio médico”, espetó, y sostuvo: “Pedimos a la comunidad que sea responsable porque el recurso es limitado. Si no hay indicación es un recurso que no se va a utilizar, porque de hecho puede traer efectos adversos”.

“Si no hay indicación de todo el equipo médico no se utilizará porque puede resultar peor el remedio que la enfermedad en algunos casos”, advirtió, y añadió: “De hecho, recibimos informes de algunos lugares donde no fue bien utilizado y trajo problemas a los pacientes”.

“Se necesitan tres dadores para un paciente, así que no tendríamos la cantidad de recuperados suficientes para aplicar plasma en todos los casos. A los pacientes se los selecciona puntualmente en base a laboratorio, imágenes y clínica”, esbozó Ledesma.

Con respecto a los donantes, el profesional remarcó: “ Esperamos después de la recuperación durante tres o cuatro semanas, que es el nivel más alto de los anticuerpos y se estudian, una vez que recibimos los resultados y si tienen un buen nivel de inmunoglobulinas (las que generan las defensas) se selecciona el dador para subir el plasma, así utilizarlo cuando es necesario”.

“Tenemos una buena concurrencia, todas las personas recuperadas son solidarias y tienen la inquietud de donar. Entre 16 y 65 años pueden ser donantes posteriormente a ser interrogados y testeo de sangre para confirmarlo”, concluyó.

Buscar por tags
No hay tags aún.