Licenciada Gisela Butti “Es muy importante la alimentación en las mujeres embarazadas porque signifi

La licenciada en nutrición, Gisela Butti, además de atender su consultorio particular trabaja en Atención Primaria de la Salud (APS) y en el programa ‘INTA en la Radio’ se refirió a la alimentación en el embarazo.

“Es un tema que generalmente se toca poco al existir el mito que como la mujer está embarazada puede comer por dos, comer por tres, que disfrute y coma todo aquello que se le ocurra que no pasa nada, pero después pueden aparecer las consecuencias”, señaló Butti.

Seguidamente, enfatizó: “Es muy importante la alimentación en las mujeres embarazadas porque significará prevenir enfermedades tanto suyas como de su bebé también”.

“La alimentación debe ser completa y me refiero a todas las gráficas alimentarias que tenemos, dividiéndose la alimentación en cereales, frutas y verduras, en leche, yogures y quesos, carnes y huevos, aceites vegetales agregándose últimamente el agua también”, consignó Butti.

Asimismo, explicó: “No puedo decir lácteos y sus derivados porque involucraría a las cremas, manteca, etcétera y no es recomendable para las embarazadas”.

“Por lo tanto, en una alimentación completa cada grupo de alimentos tiene sus beneficios para una embarazada. No es necesario que los consuma a todos, todos los días, todo el día aunque si haya una variedad”, manifestó.

“El grupo de cereales y derivados aportan todo lo referido a hidratos de carbono, energías, vitamina B si son cereales integrales; vitamina y fibra si son integrales o legumbres”, dijo, y agregó: “Todo lo que es frutas o verduras serán la gran variedad de vitaminas y minerales aportando también hidratación”.

“La parte de leche, yogurt, queso siempre se recomienda que sea descremada, amén que la madre tenga sobrepeso o haya arrancado con sobrepeso el embarazo o no, principalmente por el cuidado de las grasas”, sugirió la licenciada.

Asimismo, esgrimió: “Cuando se trata de los lácteos enteros tienen más proporción de grasas y no son las saludables, por eso se recomienda el descremado en embarazas que aportan mucho calcio, fósforo y las proteínas de buena calidad”.

“El calcio es uno de los nutrientes muy importantes, ya que al bebé generalmente no le ocurre nada pero sí le sucede a la mamá después del parto porque existe una descalcificación muy importante y puede observarse en la dentadura, más la sensibilidad de sufrir alguna fractura”, puntualizó Butti.

E indicó: “Es importante que la madre tenga la rutina de consumir una o dos porciones de lácteos descremados por día así cubre los gramos diarios evitando la descalcificación”.

“Otro grupo importante en la alimentación de las mujeres embarazadas es la carne y huevos, son las fuentes de proteínas principales en el consumo diario de alimentos y tienen una gran fuente del hierro que se absorbe más fácilmente”, espetó.

“Generalmente las mujeres argentinas tienen un déficit de hierro, ni hablar cuando están embarazadas que se pone de manifiesto aún más”, remarcó, y añadió: “Por lo tanto, hay que hacer mucho hincapié e incluso se suele dar una implementación de hierro previa a cualquier análisis clínico con la intención de prevenir una anemia porque si la madre está anémica puede aparecer algún problema en el feto o un parto que se adelante”.

“También previene el hecho que pueda nacer el bebé con bajo peso, es muy importante que la madre esté bien en los niveles de hierro”, precisó.

En relación al consumo de carne, Butti recomendó: “tiene hierro absorbiéndose en mayor proporción pero que sea magra: sin grasas, ni fritos y sí en las versiones más saludables que son a la plancha, al horno, a la parrilla donde la carne esté bien cocida porque una cosa es agarrarse Escherichia-Coli sin estar embarazada y otra estando embarazada donde los riesgos se multiplican”.

“El otro grupo que está dentro de la alimentación completa para un embarazo son los aceites, frutas secas, semillas, la principal fuente de energía más la Vitamina ‘E’ y ácidos grasos esenciales”, esbozó, y sobre los ácidos grasos esenciales, resaltó: “éstos últimos pueden obtenerse únicamente a través de la alimentación aportando la prevención de riesgo cardiovascular, de alguna enfermedad circulatoria y cuando la mujer está embarazada ayudan a todo un desarrollo neurológico en el feto o bebé, son muy importantes en su consumo”.

“El aceite debe variarse no siempre el de girasol, maíz u oliva porque cada uno tiene sus características especiales, así puedan obtener todos los nutrientes y ácidos grasos esenciales”, sostuvo.

Además, expuso: “También es fundamental la hidratación porque cuesta mucho tener el hábito del consumo de agua y en una mujer embarazada es muy importante porque una deshidratación puede provocar algún desmayo, un golpe en la panza cuando puede evitarse sufrir un susto grande”.

“Cuando la mujer pasa a ser madre y esté amamantando también es muy importante la hidratación porque ayuda a la producción de leche”, especificó.

Por último, destacó: “Es muy importante indicar a las mujeres que no hagan dieta para bajar de peso mientras están embarazadas porque podría llegar a tener alguna complicación el feto o bebé, no es momento para descender de peso y sí comer saludable para tener un buen embarazado, así evitar enfermedades e inconvenientes durante la gestación”.

Buscar por tags
No hay tags aún.