Germán ‘Chespirito’ Basualdo “Las ventas años atrás venían muy flojas aunque ahora están repuntando

El 3 de septiembre se celebra el “Día del Ferretero” en la República Argentina. Por tal motivo, desde La Campaña entrevistamos en esta oportunidad a Germán ‘Chespirito’ Basualdo que es propietario de una Ferretería Industrial.

La razón social tiene como denominación ‘Oxigeno Chespirito’ y nos explica el porqué del nombre de su comercio.

“Oxigeno es porque vendo gases industriales y junto a Jorge Luppo somos los únicos dos que dispensamos en Chivilcoy, tanto lo que sea oxigeno para corte y además las maquinas de soldar llevan un gas especial que lo cargamos nosotros también”.

Tiene 14 años en el rubro y recuerda que… “En el año 2006 decidimos independizarnos (él y su señora) e iniciar con la ferretería que en los comienzos no es lo que tenemos hoy”.

“Fuimos despacio animándonos a incorporar cada vez más herramientas y también escuchando aquello que la clientela nos solicitaba”, señaló, e indicó: “El inicio fue duro, capitalizar cuesta mucho y el bolsillo limita”.

Consultado en relación a cómo toma el Día del Ferretero, Basualdo mencionó que en principio es un día más “aunque lógicamente contento de poder festejarlo trabajando”, exclamó.

A este respecto, remarcó: “Afortunadamente podemos tener trabajo que es muy importante y para destacar realmente porque veníamos de una crisis industrial y comercial muy fuerte, años donde no se vendía nada pero ahora está levantándose el tema ventas”.

Al referirse a la actualidad, Basualdo consignó: “Si bien el tiempo pasa rápido, el inicio fue duro pero actualmente nos encontramos bien armados”.

“Agradecer a la clientela que tenemos y a la familia porque es un negocio familiar. En ocasiones debemos restar ese tiempo a la familia para atender el negocio”, valoró.

-Un rubro esencial…

-Tuvimos el privilegio de poder trabajar desde el primer día que se declaró el aislamiento social, preventivo y obligatorio, cuando actualmente hay personas que no pueden hoy abrir sus negocios.

Lógicamente que mantenemos las puertas de nuestro comercio abierto con todos los protocolos que amerita este contexto que estamos atravesando con la utilización de barbijo, alcohol en gel y teniendo mucho cuidado porque recibimos toda la mercadería proveniente de los depósitos ferreteros del AMBA.

-¿Qué es una ferretería industrial?

-Se trata de una ferretería más derivada a maquinas industriales pesadas, para la construcción o herrería pesada. Son máquinas de alta exigencia.

Somos cuatro o cinco las ferreterías industriales en Chivilcoy que estamos más identificados a los productos más técnicos.

-¿Qué clase de maquinas?

-Tenemos la cortadora de hormigón que es algo industrial que no es habitual encontrar en una ferretería de barrio; asimismo algún demoledor de pared, alguna maquina hormigonera de volteo de 400 litros que no es común observarla en una casa donde se haga la reparación de una vereda sino algo a gran escala donde hagan un piso de hormigón con mucha cantidad de metros.

También contamos con soldadoras industriales que utilizan las empresas y llevan adaptados los electrodos especiales que son para materiales específicos como acero inoxidable, nielsen, aluminio.

Tampoco se puede tener todo porque los catálogos son muy altos actualmente aunque vamos trayendo por encargue, pero muchos artículos los tenemos disponibles en stock.

-¿Qué clientela tienen?

-Tenemos público muy variado. Contamos con la persona hogareña que viene a buscar la cinta de persiana que también la tenemos y si bien no es nuestro fuerte tenemos algunas cosas para el hogar como el rollo de manguera, media sombra, escoba barre hoja hasta la hormigonera de volteo y cortadora de hormigón que ya son para trabajos más específicos.

-¿Cómo está el rubro en pandemia?

-La pandemia le da un toque especial a todos los rubros y el nuestro no es la excepción. No obstante, las ventas años atrás venían muy flojas aunque ahora están repuntando bastante. Pese a la pandemia, las personas se están animando a hacer una reparación en la casa, la construcción empuja mucho y se nota que los corralones se encuentran trabajando más arrastrando todos los rubros que involucra.

-¿Los primeros meses de pandemia vendieron más cosas para el hogar?

-Los primeros dos o tres meses de la pandemia vendimos más pintura en los primeros 60 días del aislamiento que en todo el verano. Las personas se quedaron verdaderamente en sus domicilios, empezaron a pintar, a reparar y lógicamente movió mucho nuestra economía.

Muchas personas buscaron una buena excusa para quedarse en sus casas y entretenerse, amén de trabajar.

-¿La construcción movió vuestro rubro?

-Pude hablar con amigos que tengo en corralones y como la construcción levantó mucho en estos meses, arrastró a la ferretería también. Se nota mucho el movimiento de la construcción que mueve pintura, electricidad, ferretería, herrería.

-¿Asesoramiento y venta?

-Me gusta mucho asesorar al cliente amén que nos compre o no, para que se lleve el producto o la herramienta que le hace falta.

En mi caso no es cuestión de vender únicamente sino interactuar con el cliente para conocer qué uso le dará. Tenemos herramientas para el hobby, profesionales e industriales, conociendo qué uso le dará trato de aconsejarlo de la mejor manera posible para que le sirva.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: