Batakis no tiene la estatura para un Ministerio de Economía a nivel nacional

La renuncia de Martín Guzmán, la designación y asunción de Silvina Batakis como nueva Ministra de Economía de nuestro país en el análisis del economista, Jorge Ingaramo.

Entrevistado en Radio del Centro, Ingaramo no es muy optimista en cuanto a la designación de Batakis para manejar una de las carteras más importantes y habla de una ruptura del Frente de Todos a partir del desembarco en el gobierno de la ex funcionaria provincial.

-¿Qué genera para el país el movimiento en Economía?

-Tenemos muchos cimbronazos y el primero para mí es político porque se quiebra definitivamente el Frente de Todos y ahora la ‘la tía que te reta’, como manifestó el hijo del ‘Chino’ Navarro, ahora será ‘la tía que manda’ y tendrá que hacerse cargo de lo que hizo porque obturó todas las salidas que se habían presentado como la de Massa, Alvarez Agis, Lavagna, Redrado y finalmente puso a Batakis.

-¿Cómo evalúa la llegada de Batakis a Economía?

-Batakis no tiene la estatura para un Ministerio de Economía a nivel nacional, realmente no puedo observarla en ese rol complejo de tener que articular con el Banco Central, AFIP y áreas económicas. Además, es reguladora, intervencionista, le gustan las retenciones.

-¿Considera que fue una decisión correcta?

-La Dra. (por Cristina Fernández) queda a cargo de todo porque le interviene prácticamente el gobierno a Fernández, pone a la Ministra de Economía que para mí no tiene la estatura de formación macroeconómica debido a que cuando era Ministra de Scioli el aspecto fiscal en la provincia es una cosa pero manejar el dólar, la macro, la tasa de interés, la relación con el Banco Central, la relación con el exterior, exportaciones e importaciones, un cepo cambiario, no es lo mismo que manejar las finanzas provinciales.

Debemos comprobar su desempeño pero entiendo que no fue una buena decisión ni romper el Frente de Todos ni perderlo a Massa como activo político porque había hecho unos cuantos acuerdos en la Cámara de Diputados que al gobierno nacional le sirvieron, entre otras cosas, para el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional e incluso había trabajado muy bien el tema del presupuesto hasta que Máximo (Kirchner) se lo rompió. Después había hecho un acuerdo con Ritondo e hicieron salir la Ley de la Construcción con beneficios impositivos para los que blanquean. No soy ‘massista’ ni lo quiero ser pero debo reconocer que su utilidad negociadora no era para desperdiciar y habría sido una figura de recambio en la Jefatura de Gabinete que prácticamente hoy no existe.

-¿Esperaba o lo sorprendió la renuncia de Guzmán?

-Reconozco que me sorprendió la renuncia de Guzmán porque el 16 de junio había reaccionado el gobierno nacional bastante fuerte después que el presidente regresara de Estados Unidos en relación a ajustar el precio del gasoil, cambio el corte del biodiesel, publicó en el boletín oficial el presupuesto por decreto de necesidad y urgencia, subió la tasa de interés del Banco Central, aceleró la tasa de devaluación de la economía, presentó el cuadro tarifario y la planilla que el usuario debe llenar para zafar o no del subsidio.

Después hubo dos eventos muy concretos en relación a cumplir la meta con el FMI de juntar 900 millones de dólares de reserva y metieron los dos cepos que sucedió la semana anterior, son ‘cochinadas’ que a veces se precisan para cumplir con la meta y salieron bien porque juntaron esa cantidad aunque cerrando todas las puertas de salida. También tenían que refinanciar 600 mil millones, la mitad prácticamente las compró el Banco Central en el mercado secundario y para ello tuvo que emitir subiendo el monto de las liliqs del Banco Central pero ya el miércoles se había calmado el mercado cambiario y se había refinanciado la deuda.

-¿Y qué lo pudo llevar a alejarse del gobierno?

-El jueves hubo una reunión, que obviamente desconocía, donde Guzmán seguramente le manifestó al Presidente que ésta la pasaron pero en septiembre vence un billón de pesos y que precisaba todo el poder en energía para poder eliminar o reducir los subsidios y una intervención más fuerte en el mercado central para manejar todo lo relacionado al control cambiario, que estimo Fernández se lo negó. Así que, terminó presentando la renuncia que ya tendría preparada en la computadora.

Además, cuando Guzmán escuchó que la doctora lo comparaba con Melconian diciendo que pensaban lo mismo en cuanto a que la inflación obedece al déficit fiscal, salió el Twitter del ex funcionario.

Realmente consideraba que teniendo en cuenta los resultados obtenidos, el Presidente iba a sostener más firmemente a Guzmán en el cargo.

-¿Y a partir de ahora qué puede pasar?

-Si van a reprogramar la meta con el Fondo hay que saber renegociarlo porque se pueden reformular las metas o directamente entrar a emitir para hacer otro plan platita más y que ‘explote todo’. La fórmula de Cristina ya la conocemos y lo dijo con todas las letras el sábado en cuanto a que el déficit fiscal no produce inflación, hay que emitir porque en Estados Unidos se emite, en la zona Euro también pero el problema está que el dinero que emite Argentina no lo quiere nadie. No tenemos dólares ni euros ni la maquinita para hacerlos.

A partir de ahora lo que debería hacer Batakis y el gobierno es lo mismo que Guzmán le solicitó a Fernández el jueves, que lo hagan o no y que hagan caso omiso al FMI ya es decisión de la Dra. La diferencia es que ahora debe hacerse cargo la Vicepresidenta y si sale mal, sale mal.

El dólar está atrasado porque se lo atrasó deliberadamente el año anterior para ganar las elecciones y quizás la Sra. Batakis es meramente una suerte de Remes Lenicov de 2001, viene hace la devaluación y se va; puede ocurrir como el ‘Fabregazo’ que durante el gobierno de Cristina en 2014, el entonces Presidente del Banco Central Juan Carlos Fabrega, una mañana nos levantamos y enteramos que el precio del dólar subió un 20 por ciento. Es muy difícil saber qué sucederá aunque es muy difícil que Batakis cuente con el apoyo del establishment económico que en junio se portó muy bien con Guzmán y la exportación declaró 3.815 millones de dólares porque no querían lío, pero ahora al lío se lo armaron.

-¿Tenemos una economía bimonetaria?

-Sí, por supuesto. Ocurre que es una economía bimonetaria basada en la ilegalidad y en la fuga de capitales. Los argentinos tienen guardado 8 veces la base monetaria en dólares billetes y ratifica que es bimonetaria. Hay dos opciones: seguir como hasta ahora que el dinero continúa guardado y los pobres siguen acampando en la avenida 9 de Julio o permitir el curso legal del dólar, pidiendo permiso a Estados Unidos, cambiando dos artículos del Código Civil y Comercial para que se empiecen a mover, si hay 250 mil millones guardados para legalizar la economía bimonetaria con un dólar libre flotando según el gusto y confianza en la política económica pudiendo hacerse transacciones en dólares y seguiríamos pagando el taxi en pesos, sería una economía bimometaria correcta.





Buscar por tags
No hay tags aún.