‘Cacho’ Direnzo: “La colección siempre va creciendo, nos regalan algo y comenzamos a buscar más”



Cada 7 de enero, se celebra el Día del Coleccionista en Argentina. Una fecha en la que se reconoce el sacrificio de los aficionados al reto que supone recopilar y almacenar objetos para aumentar sus colecciones y su pasión por ellas.

Por tal motivo, dialogamos con Juan Carlos ‘Cacho’ Direnzo uno de los referentes del coleccionismo en Chivilcoy y presidente de la Asociación Civil de Coleccionistas de nuestra ciudad.

‘Cacho’ tuvo la posibilidad de exponer el año anterior para el aniversario de la ciudad en Almafuerte Usina Cultural y también de ser anfitrión en ‘La Noche de los Museos’.

En relación a la ‘Noche de los Museos’, exclamó: “contento porque estoy en lo que me gusta, disfrutamos una noche espectacular por el tiempo y por la cantidad de gente que se acercó que es incalculable. Estoy muy pero muy contento. Ya a las ocho de la noche había gente y no paró de entrar y salir gente. Lo más importante es que se pudo volver a abrir las puertas del museo al público porque todo lo que uno trabaja en el año es para después mostrar las cosas nuevas que va consiguiendo, siempre agrandando un poco todo esto que es la vida mía”.

“Especial porque utilicé parte de la casa que en otro momento no uso, hay un sector que está siempre armado así y otro a la derecha que también. Lo único que no está armado siempre es la parte donde estaban todas las armas que lo preparé especial porque si no quedaba todo muy junto y no había lugar para la circulación. La idea es que la gente pueda observar, si observan todo con detenimiento tienen para un buen rato.

Estuvo todo parado, al no poder salir y tener contacto con la gente se consiguió muy poco. Tuve la suerte antes de la pandemia de conseguir el sable peruano. Hace unos días atrás conseguí un webley y un revolver británico, modelo 44, en muy buen estado, impresionante cómo está. Se abrió la pandemia y empezaron a aparecer algunas cosas.

La colección arranca con postales, después compro un fusil que siempre cuento que salí a comprar un par de zapatillas y volví con el fusil. De ahí empecé a coleccionar armar. Lo que pasa es que en ese momento coleccionar armas era un hobbie muy caro, había que volver a coleccionar cosas que estaban al alcance de mi economía. Cuando hacemos un poco de recursos y podemos comprar algo importante lo hacemos.

Hay muchas cosas que se encuentran en la basura, hay un cuadro de Leontina Poch que estaba tirado en un conteiner, hay por lo menos un 70 por ciento de cosas que me regalan, eso también ayuda mucho. La gente ve que acá las cosas se conservan, están bien guardadas, bien limpias, acomodadas y se animan a donar.

Ya no me queda más lugar, todo lo que están en exposición en lo que vendría a ser el garaje lo tengo en el vestíbulo de mi casa, o sea que si no fuera por mi mujer sería imposible. Si no es por la familia es imposible tener algo así.

Empezamos con la Usina Cultural y luego se empezó a mover. Esperamos que este año podamos hacer algunas muestras todos los coleccionistas juntos.

La colección siempre va creciendo, nos regalan algo y comenzamos a buscar más. Por ejemplo, una colección de botellas de grep la empecé hace seis o siete meses, tenía tres, después cuatro y como iba a algunos lugares que había antes las hacía pasar de largo porque no quería entrar en otra más pero con el asunto de la pandemia las empezamos también a coleccionar.

Hay muchas cosas de 1880, 1860 pero lo más antiguo es de la literatura un libro de exorcismo que es de 1760. Después, fusiles de 1700 y algo que se cargaban por la boca, una daga española que es de la época de la colonia.

Cosas importantes últimamente no hemos conseguido pero puse en marcha las vitrolas que las tenía un poco derrumbadas, que no tenía tiempo y con esto de la pandemia las puse en funcionamiento, me llevó tiempo ponerlas en funcionamiento. Por otro lado, recuperamos una placa de Molinos Martelleti que la recuperamos, estaba para fundición, cuando revisan la encuentran, nos avisan y la recuperamos. Esta hecha por Rossi uno de los medallistas más conocidos en el país”.



Museo del Cacho

Museo del Cacho es un espacio de historia y pasión por lo que uno hace. Cada pieza que vas a ver y encontrar en este lugar es única, no solo por lo que significa, sino por lo que se transita para llegar a ella.

Juan Antonio “Cacho” Direnzo, nació un 22 de mayo de 1944. Tercer hijo varón de 8 hermanos. Hijo de Ángel y Ángela. Casado hace 51 años con Mercedes.

Curso sus estudios primarios en la Escuela N°2.

Presidente fundador de “Coleccionistas Chivilcoyanos Sociedad Civil” desde el 25/11/2017.

Su historia en el coleccionismo se inicia cuando debido a problemas económicos se ve obligado a abandonar el colegio, para comenzar a trabajar para ayudar a su familia. En sus momentos libres, Cacho, descubre postales que había en su hogar y comienza a formar una colección que hoy cuenta con más de 10.000 ejemplares, que van del año 1890 a 1940.

A sus 14 años comienza su verdadera pasión, ya con varias postales en su haber. Inicia a reunir armas antiguas y es ahí que tratando de recabar información sobre cada pieza que compra, le regalan o donan donde descubre un valor superior en su camino que la pieza en sí misma.

En su museo además de armas y postales que fueron el puntapié de este romance eterno con las cosas, podemos hallar cámaras fotográficas, objetos y documentos históricos de nuestra ciudad, foto, literatura, herramientas, elementos de peluquería, acopio de encendedores añejos, gran antología y objetos de valor histórico.

La pasión con la que Cacho da origen a la formación de una reseña se transforma en motivación racional cuando vincula directamente el proceso que hará que destine esos tesoros para formar parte del patrimonio histórico de nuestra ciudad.

Cacho abre las puertas de su espacio mágico a todo aquel que quiera descubrir, conocer y disfrutar parte de la historia que nos rodea y que él con tanta labor y cariño lleva a cabo”.


Buscar por tags
No hay tags aún.