Carlos Bonino: “Un corralón bien armado no se queda únicamente en lo grueso"

Corralón El Futuro abrió sus puertas en el año 1983 y lleva 38 años de una ininterrumpida vida comercial en la avenida Calixto Calderón al 250.

Es una empresa dedicada a la comercialización de materiales para la construcción, gruesos y de terminación en Chivilcoy y la zona que se dedica también al asesoramiento conjuntamente con la venta.

Entrevistamos en Radio del Centro a Carlos Bonino, propietario del corralón que en principios nos relató acerca de la historia del comercio.

“Hace unos cuantos años que estamos en el rubro, una actividad que inició mi papá en el año 1983 y seguimos adelante, trabajando, creciendo”, mencionó, y agregó: “Mi padre siempre estuvo ligado a la construcción, en sus inicios con el ladrillo, él tenía su fábrica con anexo y así empezó con todo lo relacionado a materiales para la construcción”.

“Fueron años donde se fue creciendo, pudo ir avanzando y progresando para construir un lindo comercio”, comentó Bonino.

Asimismo, expresó: “Mi papá falleció en el año 2001, difícil para el país pero igualmente pudimos arrancar de nuevo, siempre a partir del trabajo y contento por llegar a cumplir 38 años de vida comercial, estando vigentes y ser una opción en Chivilcoy, al momento de construir la gente nos tiene en cuenta que es algo lindo y uno de los objetivos que tuve en todo momento”.

“En estos últimos años se pudo continuar creciendo amén de todo aquello que viene pasando a raíz de la pandemia, de vivir en un país que es muy dinámico donde las cosas van cambiando sobre la marcha que hace muy difícil proyectar a largo plazo”, consignó, y añadió: “teniendo que adaptarnos a las distintas situaciones para ir reinventándonos para seguir llegando a la gente”.

Seguidamente, Bonino explicó: “El corralón cuenta con amplia variedad de artículos no solamente lo que es grueso como la arena, la piedra y el cemento; un corralón bien armado no se queda únicamente en lo grueso sino que tiene una amplia variedad de artículos y de complementos que abarcan toda la parte básica pero también todo lo relacionado a revestimiento, terminación, cerámica, pisos, baños. Son muchos artículos a las que se agregan modelos más innovadores, terminaciones nuevas”.

“El hierro continúa siendo uno de los problemas, hay en faltante y quizás no está la entrega que pretendemos o la disponibilidad”, dijo el comerciante, aunque planteó: “nos ocurrió con la mayoría de los productos durante la pandemia porque las fábricas al reducir su personal no estuvieron produciendo a un cien por ciento. Al tener menos gente en las fábricas y por otro lado más demanda provoca que el faltante de un determinado producto sea mayor”.

“En mi caso lo que quiero es vender pero tengo que ser responsable en relación a no hacerlo si no cuento con la mercadería. No especulo ni nada porque si más vendo es mejor para mí pero si no tengo la mercadería digo la verdad”, afirmó Bonino.

En tal sentido, subrayó: “Otro de los aspectos preocupantes pasa por el aumento de precios que aumentaron y siguen aumentando e impacta en el comercio porque al no haber dinero para consumir la cadena se termina frenando”.

“Cuando se decreta el aislamiento, tuvimos que cerrar aunque luego fue uno de los primeros rubros en abrir sus puertas con un arranque lento pero después terminó teniendo una cierta explosión el año anterior”, manifestó, y esgrimió: “Se está construyendo, varias personas decidieron volcarse al ladrillo porque es una de las inversiones más seguras y además es lo que se puede ir realizando tanto quienes pretenden hacerse una vivienda o agrandarse la casa, una obra que realiza de a poco y en algún momento llegará al final”.

“Una de las inversiones más seguras es el ladrillo porque quizás comprar directamente una propiedad puede ser más complejo el tema”, consideró, e indicó que, “Muchas personas el año anterior terminaron invirtiendo su ahorro en ladrillos ante la imposibilidad de poder gastar dinero en otra cosa, así que lo volcó a su comodidad, a su bienestar y fue lo que ocurrió”.

No obstante, advirtió que, “esos ahorros se fueron y al no existir una generación de ahorro nuevo es cuando se ve la merma en la construcción”.

Bonino remarcó que, “El comercio, la industria, precisan que se generen las condiciones para poder producir, trabajar; nadie pretende que les regale nada sino que brinden las herramientas necesarias, que no nos maten con impuestos injustos, pero si todo el tiempo se cambian las reglas del juego y se tiran manotazos de ahogado siempre castigando a los mismos es cuando aparece el desanimo, por eso no avanza el país en la medida que debería hacerlo”.

Volviendo a su rubro, resaltó: “El ramo de la construcción involucra a muchísimos oficios, mano de obra directa e indirecta porque no solamente trabaja el albañil sino el peón de albañil, el plomero, el herrero, el ferretero; es muy amplio aquello que abarca y todo el trabajo que brinda la construcción”.

“Invito a la gente a acercarse, consultar, si están por arrancar una obra nueva, si quiere algún presupuesto, evacuar las inquietudes que se le presenten, si quiere ver y preguntar, estamos dispuestos a recibirlos, asesorarlos y reciban toda la información necesaria para que puedan arrancar la obra”, culminó.








Buscar por tags
No hay tags aún.