Carlos Mosso: “No observé en el presupuesto nacional que estuviera el fondo aprobado”



Ante la noticia que en este año 2022 se adjudicó a la empresa CPC la obra del tramo de la Ruta Nacional Nº 5, entre Mercedes y Suipacha, por 3.902 millones de pesos. De acuerdo a información oficial en un tramo de 20 kilómetros sobre la Ruta Nacional 5 entre Mercedes y Suipacha se invertirán cerca de 4 mil millones de pesos, con un plazo de ejecución de 36 meses.

En Radio del Centro, para tener más detalles decidimos consultar a Carlos Mosso, concejal de Juntos por el Cambio en Mercedes y además integrante de Usuarios Viales que desde hace varios años se preocupa y ocupa para que concrete la obra.

En principio, Mosso explicó acerca de los contratos: “La ley de la participación público privada que se había votado y aprobado desde 2015 quedó sin efecto porque el gobierno actual entendía no era positivo para nuestro país.

Desechó esa ley y negoció contratos vigentes con las distintas rutas nacionales para no ingresar en un conflicto legal porque cuando se termina un contrato, por distintos motivos, alguien siempre sale perjudicado: el estado o el privado. En este caso, acordaron.

Los contratos vigentes se cayeron y corredores viales se conformó con dos ministerios o directorios estatales: el 51 por ciento del Ministerio de Transporte y el 49 por ciento de Vialidad Nacional, haciéndose cargo de los corredores viales nacionales en su mayoría”.

En cuanto a los peajes, dijo: “Los peajes ahora son potestad y recauda el estado nacional. Todo aquello que pagamos en peajes no va más a entes privados sino que ingresa a arcas del estado aunque no solamente la recaudación sino también los empleados.

Ocurre que lo recaudado por el estado nacional alcanza para hacerse cargo de recursos humanos, algún bacheo, remarcación, reparación y cambio de guarda raid”.

En cuanto a la licitación y adjudicación, señaló: “Nuevamente se vuelven a abrir licitaciones públicas por obras que también paga el estado en relación a autovías, autopistas o nuevas rutas.

En ese orden, la licitación que se abrió y se adjudicó a la nueva empresa de la Ruta Nacional Nº 5 para convertirla en autopista en 20 kilómetros fue ganada por la empresa privada de Cristóbal López por un monto de 4 mil millones de pesos.

El gobierno actual beneficia a un privado que se había quedado con fondos públicos en una millonada de pesos merced a apoderarse del impuesto a los combustibles y un montón de negociados más. Ya salido de la cárcel fue beneficiado con esta obra, de muchas más que vendrán seguramente”.

Seguidamente, aclaró: “Los 20 kilómetros adjudicados no arrancarán donde termina la autopista en Mercedes sino que habrá 8 kilómetros sin efectos y son aquellos que a los mercedinos más nos interesan porque incluyen dos puentes en altura de ingreso y egreso a la ciudad pero ese proyecto no se terminó, no se adjudicó ni se licitó y la autopista adjudicada abarca del kilómetro 104 al 124.

Por lo tanto, si en 36 meses esta autopista se termina la tendremos desde Capital a Mercedes, volvemos a la ruta actual y después a partir de autopista hasta antes de ingresar a Chivilcoy”.

Preguntado por los tiempos de obra, Mosso esgrimió: “El proyecto anterior, que seguramente es el mismo de ahora con algunas pequeñas modificaciones, hacía mención a una exigencia a la empresa concesionaria China que en 4 años tenía que terminar toda la obra hasta Santa Rosa (La Pampa) con las variantes incluidas.

El tiempo me parece ahora que es muy extenso en relación a aquello que estábamos acostumbrados. Aunque mi interrogante pasa por saber si se hará, es lo primero que me interesa conocer amén de los tiempos.

El principal movimiento de suelo ya prácticamente se encuentra realizado, existe un corrimiento de alumbrado muy importante entre Mercedes y Suipacha, los contratos por expropiación que se hacen a todos los frentistas también están hechos pero falta que se paguen, la parte más lenta se llevó a cabo y por tal motivo, me parece muy excesivo que en 36 meses hagan 20 kilómetros de autopista cuando incluso ya estaban comenzadas las obras de desmonte y alcantarillado”.

Acerca de los fondos para realizar los trabajos, Mosso remarcó: “En el presupuesto 2022 no observé ninguna partida referida a este tema y por lo tanto, se está observando en las localidades oficialistas, como la nuestra, que llega una tremenda cantidad de obras y lo comparo con el Chivilcoy de Randazzo.

Por supuesto tenemos que aprovechar, pero cuando averiguamos ese dinero no figura en el presupuesto sino que sale de los recursos del tesoro nacional e intendentes que no son oficialistas no reciben. Las reglas no son claras, no se hace lo que debería, la coparticipación llega a cuenta gotas, los 135 municipios no reciben aquello que les corresponde.

En relación a la ruta en ningún momento observé en el presupuesto nacional que ya estuviera el fondo aprobado y viene atado a los recursos del tesoro nacional, así que veremos de dónde sacan el dinero para que dentro de 36 meses, situación que dudo muchísimo y ojalá me equivoque, hagan la obra”.

Sobre las variantes, Mosso espetó: “En Suipacha, Chivilcoy, Alberti y Santa Rosa, el proyecto de la gestión anterior incluía variantes y debía hacerse en 4 años, los chinos venían avanzando muy bien en los aspectos administrativos que son los más lentos, todo quedó trunco y hoy me resulta excesivo 36 meses de 20 kilómetros de autopista cuando es una línea prácticamente recta donde no hay que sortear ninguna otra localidad en el medio.

Realmente desconocemos qué sucederá con los 8 kilómetros del ingreso a Mercedes y también del acceso a Chivilcoy, es toda una incógnita.

Muchos vecinos de Chivilcoy pretendían que la traza de hoy sea la autopista de mañana pero es difícil porque éstas tienen reglamentaciones, medidas, precauciones con la seguridad y no son las normativas de la traza actual de la ciudad. Es inminente y positivo que se haga una variante para brindar seguridad a una mayor transitabilidad y esa ruta en desuso se convertirá en una linda avenida, una preocupación de los comerciantes de Chivilcoy, porque los negocios estarán mucho mejor y seguros al sacar de la traza de la ciudad a quienes no les interesa ingresar a Chivilcoy”.

En cuanto a la necesidad de las obras, Mosso planteó: “Hay que tener en cuenta no solamente el viajar cómodo y rápido sino también la seguridad vial. En los años de pandemia, a partir del confinamiento, el tránsito se redujo a un 20 o 30 por ciento y no padecíamos las estadísticas de siniestros viales con heridos, en el peor de los casos con muertes.

Cuando la pandemia empezó a relajarse y el tránsito volvió a subir comenzamos nuevamente a tener siniestros viales con consecuencias fatales. Las autovías apuntan a reducir el índice de siniestralidad y mortalidad”.


Buscar por tags
No hay tags aún.