Carolina Amena: "Existe una mirada diferente incluida a la psicomotricidad de humanizarnos"

El Centro de Danza Creativa y Psicomotricidad municipal, está ubicado en la calle Almafuerte 537 y se encuentra abierto a toda la comunidad sin límites de edad. La actividad no se detendrá en el verano.

Recibe a niños y niñas a partir de los 2 años de edad y este año incorporará también a los adultos mayores.

Así lo confirmó, la profesora y coordinadora del Centro Danza Creativa y Psicomotricidad, Carolina Amena entrevistada en Radio del Centro.

Asimismo, informó acerca de los talleres que se encuentran disponibles para las personas de las distintas edades tanto convencionales como con discapacidad.

-¿Cómo definís el año 2021?

-Fue un año de cambios, el acomodar muchas cosas, atravesar por distintas situaciones. Trabajamos de modo virtual durante 2020 y parte de 2021, buscando sostener espacios que quizás son difíciles y están relacionados a lo vincular. A través de estrategias, perfeccionándonos, acomodándonos a la situación pudimos transitar lo que quedaba de 2021.

En el mes de septiembre, volvimos a ocupar un espacio que es nuevo para crear el Centro de Danza Creativa y Psicomotricidad Municipal, es mucho más amplio, cuenta con distintas características para poder recibir a todos los integrantes de los diferentes grupos.

-¿Qué tiene de distinto el centro actual?

-El Centro de Danzas depende de la Secretaría de Derechos Humanos, Género y Diversidad Sexual que dirige la Dra. Fernando Pommarés. La diferencia del centro con respecto a años anteriores es que sumamos la Psicomotrocidad, una disciplina que aborda a las personas desde el nacimiento hasta cuando se llega a adulto mayor, relacionado a lo corporal y lo emocional, fusionando también la Danza Terapia del método de María Fux. Por lo tanto, se permite un crecimiento en cuanto a disciplina con una mirada importante para el momento que estamos transitando con respecto a lo emocional.

-¿Cómo fue el trabajar en lo virtual?

-Fue muy difícil la falta de la presencialidad principalmente para la adolescencia y esa necesidad de volver a encontrarse con el otro, son edades donde notamos las resistencias pero una búsqueda por parte de las familias de esos espacios relacionados a lo emocional y a través del arte es una de las formas para poder llegar.

Nos costó bastante sostener el espacio, intentamos ir desde lo individual a lo grupal, poder contactaros con las familias permanentemente, hacer un seguimiento de los niños y niñas, adolescentes. El trabajo en red con las familias fue fundamental, el poder coordinar horarios, actividades, manejar la conectividad de Internet y apelar a diferentes formas.

En lo personal busqué los recursos capacitándome como psicomotricista para poder trabajar desde lo corporal y emocional porque nuestro centro es más técnico que una presentación de trabajo sino más de lo sensitivo y el encuentro con el otro que fue lo primero que se fracturó en la pandemia.

-¿Cualquier persona puede asistir al centro?

-El centro está preparado y no es solamente para personas con discapacidad sino que es de arte y psicomotricidad con un equipo que lo conforma como asimismo las instalaciones adecuadas para recibir a cualquier persona que tenga una discapacidad. El equipo y el centro se adapta a la persona para trabajar, se hace el acompañamiento, también a las familias, de forma interdisciplinaria articulando con distintas áreas que es importante porque nos puede permitir el tener una derivación, una consulta, una supervisión con una visión integral de cada sujeto que ingresa.

-¿Los profesionales que lo integran?

-Junto con el proyecto nuevo tenemos también docentes en el área de discapacidad, acompañantes terapéuticos, profesora de arte egresada de Artes Visuales, es muy diverso el equipo que fuimos conformado en estos meses y principalmente el tener una mirada muy humana al sujeto que se acerca, hablar en el mismo idioma y principalmente en un momento de mucha angustia e incertidumbre donde hay que estar presentes desde lo emocional porque también se suma el factor miedo y cómo puede repercutir en los niños o adolescentes quienes se vieron muy afectados, aunque el arte puede ser un canalizador de aperturas y encuentros con el otro como asimismo sucede con los adultos también.

-¿Seguirán durante todo el verano?

-Ahora lanzamos el proyecto nuevo relacionado a los adultos mayores, ampliándose la edad y propuestas.

Estamos inscribiendo, habrá diferentes talleres con horarios por la mañana. Continuamos durante el verano. A partir de enero realizamos la reinscripción para niños y adolescentes para los talleres de verano como asimismo estamos convocando y anotando a los adultos mayores.

La idea es poder cubrir todas las edades y surgió la inquietud de algunos padres teniendo en cuenta que algunos niños asisten a las colonias pero otros no concurren. Ya venimos de dos años de aparentes pausas en casas y la idea es que ellos puedan encontrarse con pares. No hay una edad sino que la situación nos atraviesa a todos.

Es una propuesta municipal, abierta y gratuita que es importante.

-¿La convocatoria es únicamente a alumnos?

-No, también convocamos a todo aquel profesor o profesional que se desee acercarse, el centro es un lugar de puertas abiertas donde la capacitación es permanente. Han pasado muchos profesores y estudiantes por el centro de danza terapia y psicomotricidad, la idea es poder replicar y se tengan las herramientas para poder incluirnos entre todos.

-¿La inscripción hasta cuándo permanecerá abierta?

-La inscripción estará abierta durante todo el año, no hay una fecha tope sino que es permanente. Durante todo el año estamos abiertos a recibir a las personas. Los grupos están planteados en relación a que si alguien ingresa en el transcurso del año pueda incluirse. El centro es muy flexible, con una franja horaria bastante amplia para que nadie se quede sin la posibilidad de formar parte.

-¿Los talleres?

-Habrá taller de danza terapia, de arte, de tango, teatro, una propuesta bastante amplia que se dividirá en la mañana y tarde – noche, continuando durante todo el año.

Tenemos danza creativa infantil, adolescente, adultos y adultos mayores; talleres de psicomotricidad, una disciplina corporal que también trabaja con las emociones como vehículo y a través del arte.

-¿A partir de qué edad se puede formar parte del centro?

-Estamos recibiendo ya niños y niñas a partir de los 2 años de edad pero es relativo porque a veces llegaron niños y niñas más pequeños y los recibimos también. La idea es que se acerquen y entre las familias, más el equipo, buscar una estrategia de trabajo. Incluso cuando los chicos son muy pequeños se trabaja con los papás en clase, si hay ganas sucede. Todo se puede, no hay edad, existe una mirada diferente incluida a la psicomotricidad de humanizarnos desde el cuerpo y emociones.

-¿Se está logrando lo pretendido con la Danza Terapia y la Psicomotricidad?

-Me recibí en el año ‘99 de psicomotricista, una carrera sumamente nueva en ese momento que nos hablaba en relación a que el cuerpo no era solo cuerpo y particularmente creía que había algo más a partir de la danza terapia, una mirada diferente de la danza. Llevó muchos años el poder incorporarlo pero siempre creí en el encuentro con el otro, la danza terapia como forma de comunicación y de expresión para llegar al prójimo. Cuando no se tiene la herramienta de la palabra u otras que son convencionales, hay muchísimas formas de comunicación.

Todos días voy aprendiendo y hay un deseo, no transité la carrera como un objetivo. Comencé a trabajar en Villa Gesell en adultos mayores con danza terapia quienes me dieron ese impulso personal y ahora el incorporarlos en Chivilcoy significa para mí volver a las fuentes en una edad tan importante en la vida, con toda la sabiduría.

Todos los días es una búsqueda, lo transito y vivo como las personas que llegan al centro, no desde otro lugar y el encuentro con el otro es fundamental.



Buscar por tags
No hay tags aún.