Christian Castillo: “El panorama no es nada favorable para la clase trabajadora"

Christian Castillo es miembro fundador y dirigente del PTS (Partido de los Trabajadores Sociales) uno de los que compone el Frente de Izquierda y de los Trabajadores.

Fue entrevistado por Radio del Centro y definió a la situación actual como “muy difícil” y “más allá que el gobierno quiere presentar cifras optimistas la realidad es que en lo social se agravará. Si tomamos en cuenta que el presupuesto 2021 no contempla la continuidad del IFE ni del ATP, la cifra es altísima en relación a nuevos pobres y desempleados”, señaló.

-¿Una realidad dividida?

-Sufrimos una pérdida de 3,7 millones de puestos de trabajo y teniendo en cuenta había ATP en ese momento, el panorama no es nada favorable para la clase trabajadora, indudablemente la situación es muy difícil.

Mientras que, en el otro polo hay personas que siguen ganando al observar que el precio de la soja volvió a incrementarse, los bancos son otros de los grandes ganadores y de alguna manera se explica que Argentina esté dentro de los primeros países de la región donde más creció la desigualdad según señala la CEPAL junto a Perú y Ecuador.

-¿Con o sin Pandemia, Argentina iba a estar en la misma situación económica que tenemos ahora?

-Argentina venía muy mal, estancada en el final de Cristina Fernández de Kirchner, los años de Macri fueron muy duros, ajuste tras ajuste, una duplicación de la inflación pese a que el ex presidente dijo que era muy fácil terminar con ella y que una gestión se medía por la inflación, terminando con un 50 por ciento. Ahora la pandemia generó una situación de crisis no solamente en Argentina sino a nivel internacional de la que nadie sabe ni cuándo ni cómo se podrá salir. Si bien la vacuna permite retomar alguna actividad económica las cosas no volverán al punto antes que la pandemia iniciara sino con nuevos desocupados y pobres porque no se tomaron las medidas necesarias en el prepandemia.

-¿Nuestra relación con el F.M.I?

-En nuestro país está todo agravado por la deuda y acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (F.M.I.). Sin acordar con el F.M.I. ya el presupuesto 2021 es claramente de ajuste donde no se contempla una ayuda como el IFE y no es que pretendemos se perpetúe, sino crear trabajo genuino, pero al no estar nos preguntamos de qué vivirá esa gente que sufrió una parálisis económica e incluso el ajuste será mayor al presupuesto y llegó para quedarse porque si ingresa a un plan de facilidad extendida son diez años de monitoreo permanente del F.M.I.

De la mano del F.M.I continuaremos con la decadencia de los últimos 40 años del país que es una pendiente donde hay pequeñas recomposiciones y otra vez hacia abajo donde no aparecen ninguna de las políticas que podrían modificar la situación.

-¿Su parecer acerca de la negociación de la deuda?

-Una deuda donde el gobierno tiene una contradicción, ya que de un lado los Senadores dicen que se tomó para financiar la campaña de Macri y la fuga de capitales, pero por otro lado sin investigarlo aceptan pagarla y renegociarla. Si fue para financiar la campaña de Macri como dicen porqué todo el pueblo tiene que pagársela. Desde el Frente de Izquierda sostuvimos que existía una incompatibilidad en relación a decir que se cumpliría con el F.M.I y acreedores y satisfacer los reclamos populares, es aquello que está quedando en evidencia.

-¿La movilidad jubilatoria?

-Cuando observamos que se recortarán más de 100 mil millones de pesos que corresponderían a los jubilados de no suspenderse la movilidad jubilatoria, se sabe de donde están recortando. El hecho de querer mandar una nueva fórmula de movilidad en un año donde la inflación será muy alta y los salarios van por detrás sin garantía de piso ni recomposición general de haberes, hay una contradicción.

No nos olvidemos que un eje de la campaña de Alberto Fernández fue decir que entre los bancos y los jubilados se quedaba con los jubilados e iba a dar un bono de recomposición de 20 por ciento una vez que asumiera para recomponer en la gestión de Macri, pero no ocurrió. Es más, el único año que la fórmula de Macri iba a dar a favor para recomponer un poco, la suspenden y ahora envían otra que será efectivamente a la baja.

-¿Continúa la fuga de capitales?

-Una de las justificaciones para la fuga sistémica de capitales que hacen los más ricos es que les ponen muchas regulaciones, Macri se las sacó y se duplicó el nivel de fuga, ese argumento no puede darse más porque la realidad empírica no la verificó. Es falso que si hay un gobierno muy amigo de los empresarios, éstos invierten porque en el gobierno de Macri bajó la tasa de inversión. Existe toda una serie de postulados que no se corresponde con la realidad. Si no paramos ese drenaje permanente de divisas nacionalizando el comercio exterior seguirá la fuga porque los poderosos se terminan llevando la ganancia a los paraísos fiscales.

También está el gran negocio bancario y en lugar de permitir la gran timba de la banca privada tendríamos un sistema bancario nacionalizado que concentre el ahorro, podríamos financiar un gran plan de viviendas para dar empleo y solucionar el flagelo que golpea a los sectores más humildes que viven en emergencia habitacional, 3.500.000 de habitantes.

-¿El plan de viviendas bonaerense no lo convence?

-Los anuncios son una risa. Escuchaba el expuesto por el gobernador Kicillof en la provincia y no es nada frente a la necesidad existente, es un poco más que la nada misma de Vidal, aunque no hay una decisión de trabajar sobre este tema que afecta a numerosas familias.

Hace 30 o 40 años era habitual que un trabajador acceda a su vivienda con el crédito del Banco Hipotecario pero ahora ya no existe más; al revés, se favoreció la apropiación del suelo en negocios privados inmobiliarios donde no pagan ningún impuesto y no existe registro alguno. En la provincia dieron el dato de ARBA que alrededor de 600 barrios privados sobre 1.000 no están regularizados, ocupaciones entre lo legal e ilegal con una brutal estafa al fisco de la provincia.

Lo más grave es que se apropian de tierras donde deberían construirse barrios populares. Desalojaron en Guernica pero no harán viviendas para la clase media sino un country con un campo de golf como si fuese prioridad en nuestro país. Es la realidad de lo priorizado. Los countrys están ocupando dos veces y medio de la Ciudad de Buenos Aires pero viven menos personas, no se puede seguir con este esquema.

-¿Su posición con respecto del Aporte Solidario y Extraordinario a las Grandes Fortunas y su destino?

-Los diputados del Frente de Izquierda se abstuvieron en la sesión para mostrar su desacuerdo de votar porque se había presentando el proyecto propio que era más abarcativo porque el actual deja afuera a las multinacionales y los bancos extranjeros que el nuestro los gravaba también teniendo en cuenta que fueron los grandes ganadores de los últimos años.

En relación a las partidas existe un 25 por ciento de esa contribución orientada al financiamiento del FRAC y no al bolsillo de los que más perdieron en la pandemia. El impuesto del Frente de Izquierda tenía la financiación de un IFE de $ 30 mil a todos quienes perdieron el trabajo mientras durara la emergencia de la pandemia, la construcción de 100 mil viviendas y el reforzamiento del sistema de salud pasando a planta a todos los trabajadores que están precarizados y aumentando la planta también. Aún el impuesto nuestro que recaudaba mucho más no solucionaba el problema de la crisis sino una dirección de qué hacer en la pandemia.

No obstante, en mayo pedimos tratarlo cuando la pandemia empezaba pero no estuvieron de acuerdo de hacerlo ni el Frente de Todos ni Juntos por el Cambio y nos hubiese evitado tener una epidemia de nuevos pobres.

-¿El trabajo informal?

-Tenemos un 35 por ciento, probablemente tengamos un crecimiento. En el momento de los gobiernos ‘Kirchneristas’ cuando el país crecía 7 u 8 por ciento, el trabajo no registrado nunca bajó del 35%, ahí se mantuvo, en algunos es más alto todavía y luego inciden en la financiación de las jubilaciones.

-¿Qué opina del monto destinado a las personas jubiladas?

-Cuando algunos dirigentes son opositores se quejan por el ajuste a los jubilados y cuando están en el gobierno ajustan a los jubilados. Ahora el gobierno aumentó el 5 por ciento y encima lo anunciaron cuando el jubilado y jubilada que tiene la mínima pasará a cobrar un 25 por ciento. Ocurre que el plan es transformar a la jubilación en una especie de subsidio a la vejez por eso van achatando a la pirámide y los aportes no se corroboren en aquello que se cobrará, un tema a revertir para no cobrar después jubilaciones de miseria tras el trabajo de toda una vida y los aportes.



Buscar por tags
No hay tags aún.