top of page

Cientos de farmacias comunitarias suspendieron la dispensa de medicamentos .

El Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Buenos Aires alertó que desde el mes de agosto ha enviado varios comunicados a las autoridades sanitarias y administrativas de la provincia para advertir sobre la crisis que podría sufrir la atención de los farmacéuticos en todo el territorio bonaerense.

Entrevistada en Radio del Centro, Alejandra Gómez, la Presidenta del Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Buenos Aires, advirtió que hay cientos de farmacias comunitarias que suspendieron la dispensa de medicamentos por los descuentos (bonificaciones) que imponen las obras sociales y prepagas, y sus extensos plazos de pago, asimismo aclaró: “No se trata de una maniobra comercial, política, ni especulativa”.

Asimismo, consignó: “Para que nuestros pacientes reciban sus medicamentos, los farmacéuticos debemos pagarlos en menos de quince días El medicamento que recibe una persona hoy, la obra social o prepaga lo pagará entre 60 y 90 días”.


-¿Qué propusieron para modificar lo descripto?

-Propusimos a las autoridades como corregir los plazos de pago, porque vivimos un período de alta tasa inflacionaria, pero no hemos logrado ninguna respuesta para evitar lo que ya está sucediendo.

Los farmacéuticos no podemos sostener el servicio sanitario que prestamos a millones de bonaerenses.

Esto es más que un simple anuncio de la emergencia por la que están pasando las farmacias, como agentes sanitarios no dejaremos de prestar el servicio a los pacientes, pero ya no podemos brindarles los descuentos o la cobertura al 100% que ofrecen las prepagas y obras sociales.


-¿Por qué se llega a la emergencia que atraviesan las farmacias?

-La situación actual obedece principalmente a los diferentes plazos que manejamos entre las compras a las droguerías y el cobro por parte de las obras sociales en un contexto inflacionario en el que nos encontramos.

Pagamos en promedio a los 15 o 20 días la medicación que dispensamos en este momento pero terminaremos de cobrar, en la mayoría de los casos, a fines de enero y febrero provocando que muchas farmacias se vean complicadas en sostener la prestación.

Durante una situación económica normal, sin inflación, es una rueda que podemos mantener y brindando el servicio debido a que la farmacia siempre está presente y tratando de resolver el problema para el paciente. No obstante, advertimos a partir de agosto que la situación iba a empezar a complejizarse y hoy nos manifestamos, haciendo público aquello que nos sucede, tanto a los pacientes como a la comunidad, en relación a deslindar responsabilidad a las farmacias que no puede cumplir con la obligación de pagar la droguería y sienten esa imposibilidad de poder brindar el servicio.


-¿Cuándo sintieron que podían aparecer los problemas?

-En agosto, después de la devaluación ocurrida en los días posteriores a las elecciones primarias, ya las dificultades fueron creciendo y empezamos a avisar a la administración pública como asimismo a las obras sociales que de no revertirse las condiciones contractuales y mejorar los plazos de pago sería cada vez más difícil de sobrellevar. Todavía no terminamos de cobrar, facturando el precio del momento pero en medio nos encontramos que el medicamento va aumentando, hay inflación y cuando percibimos el pago ya ese dinero está devaluado e imposibilita que volvamos a reponer el stock.

Si bien tratamos de manejarnos con el stock de la farmacia, llega un momento que se hace complejo. Depende de la obra social pero en un promedio se hace la facturación general de todo el mes de prestación y a partir de ese momento pueden pasar entre 45 y 90 días, si es que la obra social paga a término, para cobrarlos. Es decir que, medicamentos que estamos dispensando hoy los cobraremos en el mes de enero.

Además, el incremento promedio es del 20% en el valor de los medicamentos, luego de un acuerdo de precios, ya que a partir de noviembre los laboratorios comenzaron a aumentar. El laboratorio fija el precio de los medicamentos que están en el orden del 10 y 20%.


-¿La manera de conseguir soluciones?

-Consideramos que, realmente existe una necesidad de sentarse y resolver este tema porque se tornará cada vez más complejo con el paso del tiempo.

Acercamos varias propuestas para poder resolver esta situación, entendemos que no somos los únicos actores en este contexto pero sí de alguna manera se requiere de decisiones políticas de solucionar los inconvenientes y probablemente se precise de alguna partida extraordinaria para hacerlo. Entendemos que estamos hablando de medicamentos con la importancia que tienen en la comunidad, por eso estamos sosteniendo reuniones con el propósito de conseguir entre todos que el paciente no se vea afectado.

Tenemos trato directo con el paciente que en mucho de los casos es nuestro vecino a quien debemos brindar la medicación, haciendo lo imposible para que puedan acceder pero hay muchas farmacias en la provincia de Buenos Aires cuya situación es muy complicada que de no resolver la problemática cada vez serán más en esas condiciones. Se necesitan de medidas para que el problema se pueda resolver a tiempo.

Estamos diferenciando el medicamento de uso diario, de tratamientos crónicos y no de tratamientos especiales, con la reposición diaria de la droguería. Por otro lado, en planes especiales como pacientes diabéticos u ostomizados donde la situación es un poco más compleja teniendo en cuenta que los valores son más altos en todo lo relacionado a accesorios pero en principio son los medicamentos de uso habitual en patologías crónicas donde se produce la mayor imposibilidad de la farmacia para poder respuesta.


-¿Sufrieron algún problema de abastecimiento?

-Actualmente podemos decir que el abastecimiento es normal, sí hubo algunas cuestiones puntuales y momentáneas en relación a que no ingresaba un medicamento, no de todas las droguerías, pero sí en algunos casos específicos donde se vio alterado su ingreso. Ahora, el abastecimiento es normal y el mayor problema es cuando una farmacia no puede pagar los resúmenes vencidos que tiene e impide que se pueda reponer el medicamento. Sin embargo, cuando la farmacia está al día no hay problema pero para estar al día es muy difícil que suceda cuando tiene que esperarse un pago durante 100 días, promedio, de una prestación.

El problema mayor surge cuando la cobertura es mucho más alta, con pacientes que acceden al medicamento y venimos acompañando la prestación en plazos habituales, sin el contexto inflacionario. La mayoría de los pacientes con tratamientos crónicos o adultos mayores reciben la medicación con una cobertura del cien por ciento o superiores al 70% donde la farmacia termina financiando la totalidad. En el caso del tratamiento crónico, habitualmente la cobertura asciende al 70% del valor del medicamento y después, dependiendo de la obra social, está en el 40 o 50% de cobertura promedio. Con respecto a adultos mayores en líneas generales están por encima del 70% de cobertura.


-¿El planteo a las autoridades competentes?

Los convenios están planteados de esta manera casi en la generalidad y los plazos de pago con las droguerías también. Entonces, es importante poder resolver y ajustar las condiciones del plazo de pago a la realidad que vivimos y entendemos que es imperioso, hay que hacerlo y no dejar que cada vez se complejice más.

Presentamos a las autoridades, seguimos manteniendo reuniones, esta semana volveremos a encontrarnos con Economía y Hacienda, tenemos diferentes planes para abordar la situación pero necesitamos que en forma conjunta trabajemos para poder acceder a que la farmacia pueda sostener para que el paciente tenga la medicación sin que sea un problema más que se sume a la enfermedad que debe atravesar. Con el diálogo y compromiso de todas las partes de resolver la situación podríamos acceder a solucionar la problemática que en este momento se nos presenta.


Buscar por tags
No hay tags aún.
bottom of page