top of page

Dr. Juan Ignacio Curcio: “Tener que decir a un rubro que debe cerrar es terrible"

El Dr. Juan Ignacio Curcio, Director de Producción de la Municipalidad de Chivilcoy, y la actualidad del comercio y la industria local a partir de las nuevas disposiciones de Nación y Provincia.

“Una vez más en pandemia, atravesando un momento difícil con diferentes situaciones que se presentan. Es un 2020 recargado porque es un año similar al anterior con la complejidad que la gente está cansada, todas las actividades viene muy resentidas debido al cierre de casi seis meses de aislamiento”, analizó Curcio en Radio del Centro.

Asimismo, señaló: “Permanentemente hablamos de la ola pero en realidad estamos dentro de un mar, podemos tener una marea más calma como sucedió cuando bajó el número de casos pero después volvieron las olas porque en realidad nunca pasó, siempre hubo contagiosidad”.

“Asombra el momento del año que empezó a subir tras Pascua donde se generó un movimiento de gente, la comunidad se movió a distintos sectores y volvió contagiada, amén de otras cuestiones que expandieron los contagios conjuntamente con la aparición de otras variantes”, mencionó.

No obstante, el funcionario aseguró: “En los momentos difíciles hay que estar más que nunca tratando de apoyar a todas las personas que lo requieran, haciendo asistencias en muchas situaciones que escapaban a la competencia en sí”.

-¿Cómo nos encuentra 2021 en relación a la pandemia?

-Estamos mejor preparados para afrontar esta ola porque hay protocolo en los comercios, en la industria, en los servicios. Cuando se habla de restringir, de cerrar, de achicar, de cumplirse con los protocolos no tendremos casos. De hecho, no hay casos en las industrias, en los servicios, en los comercios sino en la vida social pero en este caso no existe un protocolo sino una conducta como utilizar el barbijo, distanciamiento social, lavado de manos, no aglomerarse en lugares cerrados.

Además, no tenemos herramientas desde el estado nacional, provincial o municipal que puedan pedir a la gente se queden seis meses en sus domicilios y pagarles los servicios, gastos, entre otras cosas…no somos Suiza.

-¿Qué cuesta más en esta situación?

-Nos cambió mucho el trabajo y tener que decir a un rubro que debe cerrar es terrible, tratando de acompañar y explicar pero ocurre que en Argentina todo parece que será por 15 días y después terminan siendo meses.

A personas que venían trabajando normalmente encontrarse de repente que el estado les diga no podés trabajar más es peor a estar desocupado porque quien está desocupado se mentaliza de una manera, sale a buscar y sabe que las posibilidades son limitadas, pero quien está trabajando y por una decisión del estado tiene que cerrar porque hay una pandemia es muy duro, surgiendo un montón de cierres que el mismo contexto generó.

Hubo una reactivación en octubre y ahora tenemos una meseta que de modificarse algunas situaciones de fase son varios los comercios que la pasarán mal.

-¿La realidad de salones de fiestas, gimnasios?

-Con el tema salones hubo mucha inversión en su momento para acondicionar, acomodar, tener un espacio que permita brindar un buen servicio. Se trató que muchos fueran reinventándose y convirtiéndose en espacios gastronómicos, algunos funcionaron bien y otros a los dos o tres meses tuvieron que cerrar.

Con respecto a los gimnasios, aunque no es mi área, notamos que la movida deportiva de la ciudad es importante y su cierre es un problema porque mueve la micro economía. Se están haciendo algunas gestiones para informar la cantidad de casos mensuales y la que pueden surgir de los gimnasios, que pueden producirse por no cumplir el protocolo, para que dentro de la fase pueda autorizarse la actividad. Hay que tener en cuenta que algunas personas utilizan esta clase de espacios para distracción, pero otros de manera terapéutica igualmente que con los natatorios quienes los necesitan para hacer una rehabilitación.

Se está tratando de acomodar también ambas actividades para que tengan un profesional médico y pueda decir quién sí y quién no pero trabajarán los natatorios al 20 por ciento, que puede resultar no conveniente poner la estructura en movimiento.

-¿Complica el 30 por ciento de aforo a los gastronómicos?

-Más que la capacidad en sí afecta principalmente el horario. Hicimos desde Producción un relevamiento con el grupo de espacios gastronómicos y la gran preocupación es el horario más que el aforo porque en esta época del año no concurre tanta gente pero el sacar ‘la segunda cena’ de las 23 a las 2, los complica mucho a punto tal que la mayor cantidad de comercios tiene una baja del 60 por ciento, en relación a aquello que representa la noche en sí específicamente para bares, cervecerías, restaurantes.

En el mismo relevamiento hicimos una especie de hipótesis en relación a qué podría suceder si el cierre en lugar de las 23 sería el de las 19, como Capital Federal, los números son terribles.

Hay lugares que recorro para ver cómo están y disponiendo de un montón de espacio tienen una mesa con 4 personas, una foto que describe la falta de actividad, la época del año y también que no es barato comer afuera, es para un determinado sector y si además se restringe el horario, ese sector no concurre.

-¿Las reuniones con el Comité de Crisis?

-Teniendo en cuenta que el año anterior resultó muy productivo todo el tema de armar los protocolos, poder preguntar a los comercios e industrias cómo venían, se trató de reeditar este año. En principio, recibimos un panorama de salud brindando por el Dr. José Luis Neme explicando un poco qué se avizora para los próximos meses si puede bajar o no el número de contagios.

Mantuvimos encuentros con bloques de concejales de Consenso Federal, Frente de Todos, Patricia Mangino por Parte PJ que dio su opinión como médica, concurrió el Secretario de Seguridad en relación a si volverán a hacerse controles o no, si se restablecerán en los accesos especialmente a transportes, especialmente quienes vienen de afuera, y asimismo revisando los protocolos para que los transportistas que viajan afuera tengan cuidado con la cepa de Manaos y con el Secretario de Hacienda fue visibilizando los beneficios impositivos con los que cuentan actualmente con la posibilidad de extenderlos a otros sectores para ayudarlos.

-¿Qué pasaría si bajamos a Fase 2?

-Le pega de lleno al sector gastronómico, las nuevas medidas impactarían en los comercios no esenciales que pasarían a cerrar a las 18. Los relevamientos que hacemos también tienen la intención que se vayan preparando mentalmente para lo que puede llegar a venir. Lo bueno es que puedan seguir abierto aunque en gastronomía cerrar a las 19 pueden darse cierres e incluso de manera provisoria hasta septiembre.

Desde mi punto de vista hay que limitar la circulación pero no horarios porque si se amontona mucha gente en poco horario se genera también una ola distinta. Soy de la idea de no cerrar nada sino seguir con la concientización empezando por esas personas que circulan sin necesidad.

-¿Cómo se puede concientizar?

-Estamos evaluando una campaña en los comercios cercanos a la Plaza 25 de Mayo colocando cartelería solicitando a las personas que se cuiden porque de no cuidarse a ellos mismos tampoco cuidan al prójimo, caso contrario, el comerciante tiene que cerrar. La cartelería es media fuerte pero no encuentro algo más suave porque si el cliente no se cuida el comerciante tiene que cerrar.

-¿Las industrias?

-Siguen funcionando con protocolos. Cada 15 o 20 días hacemos una barrida de Whats App para preguntar cómo anda todo y nos encontramos que algunas tienen casos pero son pocos a diferencia de aquello que pudo ocurrir el año anterior e incluso ir a trabajar con síntomas, se tomó conciencia. Se acortaron los plazos del aislamiento de 21 a 10 días que brinda cierta tranquilidad. La mayoría de los empresarios nos están pidiendo que se puedan vacunar los empleados mayores de 60 años, los que mejor calificados están, tienen experiencia y son necesarios. El Ministerio de Trabajo emitió una resolución al respecto para que quien esté vacunado con una dosis pueda regresar a trabajar.

-¿La llegada de Bicontinentar?

-Dentro de todo este panorama gris siempre están las luces de esperanza y la radicación de Bicontinentar es importante porque además es simbólico porque estábamos caídos, estábamos cerrados, estábamos tristes y volvimos, se abrió y empezó otra vez. Cambió el humor en muchas otras empresas porque Bicontinentar no es solamente el ensamblado del calzado sino aquello que económicamente genera en la ciudad. No obstante, están ocurriendo hechos destacados en demás industrias que permiten mantener el empleo y mejorar la calidad de los productos de Chivilcoy.

-¿El Parque Industrial de Moquehuá?

-Estuve recorriendo el Parque Industrial de Moquehuá, se está haciendo el alteo del camino para asfaltarlo, hay un par de empresas que compraron y hay más pedidos para hacer los boletos. Se terminó de armar todo el mapa en relación al agua, otras de las cuestiones que ya no están pendientes. Cuando la pandemia pase nos encontrará mejor parados en el ámbito industrial porque sobrevivimos y además se sale adelante con trabajo y producción no hay otra receta.







Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
Buscar por tags
No hay tags aún.
bottom of page