top of page

“El desenlace traumático y luctuoso aún nos aflige a todos los chivilcoyanos, teniendo que presenciar escenas tenebrosas con un niño de apenas 8 años”

El Dr. Arturo Pertosa, Secretario de Seguridad de Chivilcoy, se refirió al luctuoso hecho ocurrido este domingo cuando Roberto Quiroz de 42 años, mató a su hijo Itan Quiroz de 8 años de edad, en un descampado ubicado en avenida 9 y calle 102, quien luego se quitó la vida por ahorcamiento.

Entrevistado en Radio del Centro, el funcionario en principio lamentó: “Este domingo nos vimos consternados por una lamentable noticia cuando se encontraron dos cuerpos sin vida de una persona menor de edad de 8 años y a pocos metros, también el cuerpo sin vida de un masculino de 42 años quien se habría quitado la vida producto de un ahorcamiento con una soga”.

“El desenlace traumático y luctuoso aún nos aflige a todos los chivilcoyanos, teniendo que presenciar escenas tenebrosas realmente con un niño de apenas 8 años que presumimos pasó por una situación calamitosa y sin la posibilidad siquiera de poder pedir auxilio al estar en un lugar inhóspito, hace que saquemos muchísimas conjeturas”, consignó Pertosa, y agregó: “La situación claramente está en manos de la justicia, quienes se encuentran trabajando en los pormenores del caso”.

 

Del encuentro familiar al asesinato y suicidio...

En la secuencia de los hechos durante las primeras horas cuando comienzan los trascendidos, declaración del primer testigo presencial y las averiguaciones policiales daban cuenta que el hombre de 42 años, identificado como Roberto Quiroz, se habría quitado la vida pero previamente cometió un homicidio contra su hijo de 8 años de edad. Cuando el personal policial ahonda en las investigaciones y nos hacemos presentes desde el área de la Secretaría de Seguridad, un despliegue también del personal de salud que concurrió a constatar el fallecimiento de los cuerpos, producto de las declaraciones y averiguaciones testimoniales tanto de un vecino que vivía en la proximidad del lugar como asimismo de la propia padre del niño, se logra averiguar que el día sábado Quiroz se encontraba con su hijo debido a que el niño pretendía estar con su papá debido a que sus progenitores estaban separados y con un régimen de visitas. Ante las medidas cautelares entre el padre y la madre del niño, la tía terminó acercando al menor de edad al domicilio del papá para que pase el fin de semana con su progenitor que sucedió, como ocurre con normalidad ante padres separados.

El domingo, la familia de Quiroz compartió un almuerzo y luego el padre decidió salir a pasear con su hijo, en ese contexto y por motivos que aún se desconocen, llevó al niño hasta la intersección de calles 102 y avenida 9, un lugar descampado donde hay montes con caminos de muy difícil acceso en un lugar de zonas de quintas de grandes dimensiones. Por motivos que surgirán de la investigación judicial, en la mencionada dirección decide quitarle la vida a su propia hijo con 4 puñaladas: dos en el cuello y dos en el tórax, perdiendo la vida el menor. Después de dejar tendido a su hijo en el suelo, en un ataque de nervios se acerca hasta una quinta que hay en inmediaciones del lugar pidiendo ayuda expresando que había matado a su hijo y solicitando que lo maten a él, que no quería ir preso.

El testigo que presencia la secuencia estaba con su hija y ella advierte lo ocurrido con un llamado al 911 para que la policía se constituya en el lugar. En esos instantes, regresa al lugar donde se encontraba su hijo, acompañado por el testigo quien corrobora la situación y éste le manifiesta que iban a dar aviso a la Policía, que se quedara en el lugar hasta regresar con un vehículo para ayudarlo pero cuando Quiroz queda solo en el lugar del hecho, decide quitarle la vida ahorcándose con una soga, colgándose la rama de un árbol de ese monte.

Cuando el personal policial se constituye, advierte que había un cuerpo tendido en el piso de un niño de 8 años ensangrentado, a pocos metros se encontraba Quiroz ahorcado y en el suelo una motocicleta prendida fuego dando cuenta que el padre antes de quitarle la vida terminó incendiándola aunque desconocemos si se quiso prender fuego él mismo o tirarse encima la moto pero lo concreto es que tenía partes de su cuerpo con quemaduras de consideración y estaba con el torso desnudo así que fue alcanzando por las llamas aunque no se sabe si fue intencionalmente o accidentalmente”.

 

 

Sin precedentes de violencia entre padre e hijo

Hubo situaciones entre Quiroz y la mamá del menor que se habían volcando a la justicia, decantando en medidas cautelares con restricción de acercamiento y perímetros de exclusión. Los padres del niño no convivían y de hecho, Quiroz fue excluido del hogar ante una aparente situación de violencia para con la mamá del niño, fue judicializado y la Justicia alejó al violento de la víctima pero no sucedía lo mismo para con el niño debido a que no había precedentes de violencia entre el padre y su hijo, al menos la familia nunca lo asentó en una denuncia. De hecho, el niño fue entregado el fin de semana a su progenitor por una tía materna por voluntad propia de la madre.

 

De manera premeditada

Lo extraño de la situación es que no hubo ningún motivo de sospecha hasta ese entonces aunque sí podemos mencionar que Quiroz actuó de manera premeditada porque tenía una soga en el lugar que además escogió debido a que se fue con su hijo hasta una zona rural da cuenta que lo hizo a sabiendas que en ese lugar el niño no podía defenderse de ninguna manera, que sus gritos de ayuda no serían escuchados y quedaría librado al azar el auxilio que pudiera recibir que lamentablemente no fue ninguno.

No obstante, el vecino que recibió a Quiroz en su domicilio, nos manifiesta que éste se encontraba en un estado de shock, propiamente de una persona que se dio cuenta que había hecho un desastre que le generó una crisis emocional, se arrojó al piso a los gritos pidiendo que lo maten porque había asesinado a su hijo, expresando que no quería ir preso, pidiendo ayuda con expresiones de un estado de desesperación.

 

El móvil

Entendemos que el móvil para quitarle la vida a su hijo puede ser lo pasional, emocional y quizás querer hacer daño a su ex pareja quitando lo más preciado que uno puede tener en la vida como es un hijo y generar esa situación desastrosa, haciendo que no lo haya podido superar en el momento y termine tomando la decisión de quitarse la vida de forma inmediata.

Con un final de estas características nos ponemos a analizar las fallas del sistema pero con ánimo de reprochar o endilgar la responsabilidad a una institución si no por el funcionamiento que tenemos como sociedad, de una manera violenta donde todo se resuelve con la fuerza, con la violencia, con la agresión y debemos hacer un mea culpa en tal sentido con respecto a qué nos está pasando en relación a que haya gente actuando de manera casi primitiva de quitarle la vida a una persona por el simple hecho de dañar a otro”.



Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
Buscar por tags
No hay tags aún.
bottom of page