top of page

El Miércoles de Ceniza dara el comienzo del tiempo de la Cuaresma

Cuarenta días que nos llama a la conversión recordando la entrega de Jesús por nuestra salvación. Durante este tiempo Litúrgico la Iglesia se viste de color morado como símbolo de penitencia y preparación espiritual”, señalan desde la Parroquia San Pedro Apóstol.

Asimismo, explican: “La Iglesia adaptó el uso de las cenizas para señalar el comienzo de la temporada penitencial de Cuaresma, cuando recordamos nuestra mortandad y lamentamos nuestros pecados.

En la presente liturgia para el Miércoles de Ceniza, utilizamos las cenizas sacadas de las palmas que habían servido el año anterior para la procesión del Domingo de Ramos”.

A este respecto, el Padre Federico Lagoa mencionó: “fue una linda misa con el miércoles de ceniza, comenzamos el tiempo de cuaresma. El tiempo de cuaresma es un camino, un itinerario, 40 días de preparación para celebrar la gran fiesta de los cristianos que es la Pascua”.

“La Pascua es celebrar la salvación, el triunfo de la vida sobre la muerte, es la gracia sobre el pecado, Dios que vence el mal. Ese es el sentido de la Pascua, nos vamos preparando interiormente para ese acontecimiento”, señaló el sacerdote.

“La verdad que participó mucha gente, con mucha alegría participaron todos los fieles. De a poco va tomando cierta normalidad con el tema de la pandemia, la gente se cuida pero no hay tanto miedo a de encerrarse”, manifestó Lagoa, y exclamó: “Fue lindo que venga tanta gente. Vi mucha gente nueva, joven y es una misa que uno viene por devoción. La verdad quedé sorprendido de la participación”.

“Es un tiempo muy especial, muy lindo, para volver a las cosas importantes, darnos cuenta que nuestra vida es importante, la que nos rodea es importante, no perder tiempo en peleas, en cosas que son pasajeras”, consignó.

“A veces ponemos toda nuestra vida en un triunfo, en un éxito, en una moda pero los afectos, la familia son cuestiones que uno puede valorar más”, enfatizó, y agregó: “Dios que nos hace tener esa mirada sobre esa realidad, sobre el hermano, sobre nosotros, lo que significa vivir en paz, algo que todos anhelamos en nuestro corazón, el respeto al otro. Es un tiempo de reflexión”.

“Somos frágiles, hay que fortalecerse con la gracia, con el espíritu de Dios. A veces queremos hacer una cosa y nos sale otra, no queremos ofender a alguien y lo ofendemos. Nos ayudábamos todos el año pasado y ahora ya estamos todos enfrentados nuevamente”, esgrimió El Padre, y esbozó: “En todo, uno mismo, tiene que luchar para revestirse de la fuerza de Dios, vivir ese compromiso, respeto, caridad, amor, paz. Como un compromiso, somos frágiles para poner en obra todo lo que se dice”.

“El cristiano piensa las cosas buenas que Dios nos propone, reconocemos nuestra fragilidad pero también la fuerza de Dios para poder hacerlo. La oración nos ayuda mucho a vivir la caridad”, expresó.

Por último, reflexionó: “A todos nos entristece lo que ocurre, el Papa nos llamó a redoblar la oración, el ayuno, ofrecerla por la paz en Ucrania. Que realmente sea buscar el bien común”.


Commenti

Valutazione 0 stelle su 5.
Non ci sono ancora valutazioni

Aggiungi una valutazione
Buscar por tags
No hay tags aún.
bottom of page