top of page

“El productor siempre trata de sembrar, de ir hacia delante"

El presidente de la Confederación de Asociación Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP), Horacio Salaverry, fue entrevistado en Radio del Centro donde se refirió a la lluvia caída y si es suficiente tanto para comenzar con la siembra de fina como asimismo recuperar pasturas.

También abordó otras temáticas como la emergencia agropecuaria, y la necesidad de ayuda al productor para que pueda invertir en implantar trigo o cebada.

En relación a la lluvia caída la posibilidad de recuperar perfil, el dirigente expresó: “Cayeron casi 100 milímetros en Suipacha y es una aliciente en relación a si puede darse una recuperación en todo lo que son las pasturas pero estamos ingresando en invierno y se torna muy compleja la situación teniendo en cuenta las heladas. Asimismo, se espera poder recuperar perfil de agua para poder sembrar la cosecha fina tanto trigo como cebada.

Algunos técnicos mencionaban que en nuestra zona hacían falta entre 250 y 300 milímetros para recuperar perfil, pero con las precipitaciones de esta semana y si vuelve a llover nuevamente se puede llegar a implantar el trigo.

Lo bueno es que se pudo quebrar la falta de humedad porque desde abril que venimos escuchando sobre el fin de ‘La Niña’ y no llovía, aunque ahora cayó una interesante cantidad de agua y empieza a cambiar el escenario hacia las probabilidades para fin de año en relación a tener algún ingreso”.

En cuanto a la ganadería, consignó: “El problema se presenta en la ganadería debido a que la lluvia trae agua pero no pasto y de cara al invierno la situación es muy compleja con respecto a la alimentación animal porque no hubo pasto durante bastante tiempo así que no hay ni reservas hechas, se realizan compras en lugares como Córdoba o San Luis de rollos y encare toda la producción. En invierno es natural que empiece a helar, pero las heladas se llevan el pasto aunque al tener humedad esperemos que la situación pueda ser diferente”.

Acerca del financiamiento para sembrar, dijo: “La toma de decisiones están muy atadas a la cuestión financiera y cómo hará el productor para poder financiar la cosecha. El productor desde siempre mantuvo alguna clase de reserva en granos, con la discusión que siempre se da en torno a si el campo liquida o no liquida divisas, para en esta época poder comprar los insumos que le permitan sembrar. La reserva hoy no está porque la cosecha de trigo prácticamente no existió y la cosecha gruesa menos, apareciendo un primer desfinanciamiento. Por lo tanto, se necesita de otra clase de financiamiento como puede ser el bancario o en su defecto de quienes venden insumos. Los acopios también realizan alguna clase de financiación y son varios los productores que la precisan porque quedaron desfinanciados teniendo en cuenta que mantiene deudas con los acopios y con las empresas. El productor siempre trata de sembrar, de ir hacia delante y de la atroz sequía que tuvimos para intentar recuperarse así que se tratará de implantar la fina, aunque dependerán del financiamiento”.

Con respecto a la emergencia agropecuaria, remarcó: “Hicimos una carta abierta al gobernador donde manifestamos que en la provincia de Buenos Aires hubo algunas complicaciones y dilaciones, tiempos perdidos impidiendo que la emergencia tenga el alcance pretendido. Claramente se trató de una cuestión de comprensión de la característica de la sequía porque sostenemos que la recuperación económica del productor sea agrícola o ganadero recién podría llegar a darse para fin de año de contar con una recuperación climática. El estado empezó a dar emergencias para tres meses y tiene toda una complicación de un armado burocrático desde el gobernador con la firma en la provincia y luego pasa a una comisión nacional, que después eleva a la firma del Ministro de Economía. En el primer decreto que se firmó se tomaron 70 días entre uno y otro, llegaron los vencimientos de los anticipos del impuesto a las ganancias y los tuvo que pagar porque no estaba declarada la Emergencia Nacional.

Solicitamos declarar la emergencia hasta el 21 de diciembre de 2023, con un solo decreto y listo. Lógicamente que ese pedido no próspero y el productor tuvo dos o tres veces que concurrir a ratificar su estado donde toda la carga burocrática no hizo más que complicar al productor”.

Seguidamente, hizo alusión al vencimiento de los impuestos: “De hecho, el vencimiento del impuesto inmobiliario de marzo lo postergaron hasta mayo y al productor no le cambia absolutamente nada. El impuesto venció en mayo y en junio, tenemos el segundo vencimiento. Ya manifestamos públicamente que toda esa parte fue mal manejada, no así la parte crediticia que el Banco Provincia salió con créditos y también el Ministerio de Desarrollo Agrario está ofreciendo para pasturas. Aún así, los créditos del Banco Provincia tienen seis meses de gracia y si se lo dieron en enero, el productor tiene que pagar en junio, en junio estará igual que en enero. Mi postura es que se subestimó la característica de esta emergencia o desastre en relación porque estuvieron involucradas 173 millones de hectáreas por la sequía en el país, algo histórico. No ingresaron entre 15 y 20 mil millones de dólares, fue tremendo”.



Hozzászólások

0 csillagot kapott az 5-ből.
Még nincsenek értékelések

Értékelés hozzáadása
Buscar por tags
No hay tags aún.
bottom of page