top of page

Fernández Cagnone: "El gobierno siempre tiene una política de restricción o prohibición"



El productor agropecuario, Martín Fernández Cagnone, ex Presidente de la Asociación Rural de Chivilcoy, se expresó con respecto a la actualidad del sector que venía castigado por una sequía hasta llegó la lluvia el pasado sábado aunque algunos cultivos igualmente no lograrán recuperarse. Precipitaciones también necesarias para los animales y las pasturas.

Entrevistado por Radio del Centro, también habló acerca de otras problemáticas que afectan al sector como las retenciones, el cierre o restricciones a la exportación.

-Llegó la lluvia…

-Un alivio por temperaturas que nos estaban complicando a todos: animales, cultivos, seres humanos. Una lluvia dispersa, dependiendo la zona llovió un poco más o un poco menos pero bienvenido sea y esperemos sea el arranque de cortar una sequía que nos tiene a maltraer.

Ocurre que desde los años anteriores veníamos con un déficit de casi 300 milímetros de lluvia, no había acumulación de agua en las lagunas naturales de los campos, falta mucha agua pero es un alivio.

-¿El maíz?

-El maíz es dispar en relación a que el sembrado muy temprano puede llegar a salvar algo, el intermedio está perdido y el tardío chiquito, siendo a quien mejor le cayeron estas lluvias. La situación es muy complicada.

El maíz intermedio es el que se encuentra desfasado del 20 de octubre al 10 de noviembre y fue el que más sufrió porque lo agarró en plena etapa de fecundación.

Se precisa muchísima inversión en el cultivo y siempre es un riesgo muy importante. Se mira el clima para saber la cantidad de maíz que se puede llegar a jugar y cuando ya está implantando el cultivo, a final de ciclo cierran la exportación, o quieren manejar el mercado, es muy difícil.

-¿La soja?

-La soja de primera había mantenido un estado vegetativo y a las flores las estaba abortando porque no podía resistir un ciclo reproductivo así que a partir de esta lluvia puede empezar a surgir algo de producción. En relación a la soja de segunda, complicada porque había quedado sobreviviendo y ahora con esta agua puede empezar a mover.

La soja de segunda es muy importante y la que cierra el número en cuanto a los costos como asimismo el movimiento de lo que es el trigo; trigo – soja es la ecuación que mejor da y es muy importante.

-¿Las pasturas?

-En la última semana de octubre tuvimos una ola de calor, el 17 de noviembre una helada y en diciembre otra ola de calor, los cultivos vienen sufriendo mucho igualmente que el pasto para la ganadería.

Muy complicada de sobrellevar la situación porque justamente es la época donde se hace la reserva para el invierno y las pasturas están muy sufridas. Dependiendo de estas lluvias será la recuperación para hacer otro corte y tener mayor reserva en el invierno. Será un año difícil en cuanto a reservas de forraje y de acuerdo a la evolución de la lluvia pensar en un verdeo como asimismo todo lo que conlleva.

-¿La importancia de la lluvia?

-Lo fundamental en el campo es la lluvia, caso contrario no pasa nada. Por eso, siempre digo que prefiero la inundación porque en la parte alta o de algún lado se saca pero en la sequía no se saca nada. El riego no reemplaza a la lluvia en su totalidad.

-¿El productor en la cadena?

-Somos el primer eslabón de una cadena, gastamos nuestro dinero en la ciudad y este año habrá muy poco para gastar que lo sentirá también el comercio y la industria principalmente la maquinaria agrícola. Ya venimos de años complejos en el país pero ahora tenemos una pérdida estimada en 5 mil millones de dólares a nivel país.

Los rendimientos serán bajos en cuanto a aquello que se pueda recuperar porque lo perdido está perdido y no hay vuelta atrás, esperemos poder recuperar algo con estas lluvias.

-¿Cómo anduvo el trigo?

-Muy bien en cuanto a calidad y cantidad porque los rindes fueron muy buenos pese a las dificultades climáticas. Al productor que sembró trigo le fue bien en cuanto a cantidad y puede tener un poco más de respiro en relación al que apuntó todo a la siembra gruesa. El beneficio de los cultivos de invierno fue la lluvia en momentos justos pese a un año 2021 que cierra a la baja en cuanto a déficit hídrico al tener dos años consecutivos de ‘Niña’ y esperemos que este año se corte porque tres años con este fenómeno no se soportarán.

-¿Siente que puede surgir alguna restricción a la exportación?

-El gobierno siempre tiene una política de restricción o prohibición en relación a una que apunte a aumentar la producción. Partiendo de esa base, hubo momentos donde se prohibió la exportación y este año desconocemos qué pasará debido a que habrá mucho menos maíz. Teniendo en cuenta la historia, seguramente habrá alguna restricción en cuanto a exportaciones y provocará reacciones del sector, cuestiones que ya sabemos ocurrirán pero nunca nos ponemos de acuerdo.

-¿No se alienta la producción?

-El estado no solamente ataca la producción agropecuaria sino a todas, tratando de sacarle lo más posible. En nuestro caso, nos quitan el 70 por ciento y no existe actividad económica que pueda resistirlo. Tenemos 160 impuestos, único país en el mundo que cuenta con tanta cantidad, contamos con un estado muy voraz y difícilmente si el estado no se achica, no restringimos los gastos seguiremos atacando a la producción y es un círculo no virtuoso porque cada vez tendremos menos, más nos exigen y menos podremos pagar que conlleva a una debacle económica en corto tiempo donde no habrá vuelta atrás. Alentar la producción sería lógico para que el país tenga más divisas y podamos vivir mejor. Si no se alienta a la producción lamentablemente no veo la salida.

Duhalde cuando puso las retenciones eran un 10 por ciento a raíz de una emergencia, como sucede desde siempre en Argentina que los impuestos son por emergencia pero después quedan para toda la vida y ahora en el cultivo de soja tenemos un 33 por ciento de retenciones. A los insumos los tenemos dolarizados, supuestamente a un dólar oficial pero nos llevan al doble o más del doble el precio en dólares de los insumos y a nosotros nos pagan menos que el dólar oficial, un desfasaje tremendo que no podemos aguantar. Por lo tanto, cómo se puede producir más e invertir más cuando el ingreso es cada vez menor.

-¿Qué pasa de cerrarse la exportación?

-Si la exportación se cierra hay un solo comprador que tiende a pagar lo menos posible. Siempre se defendió el libre comercio, oferta y demanda, como rige el mercado porque de tener un solo comprador lógicamente que si vale 10 intentará pagar 5 y no cierra la ecuación de ninguna manera.

-¿La situación de la carne cómo está?

-Seguimos en el mismo fango. Esta política cárnica es la misma que se implementó en 2006 y llevó a la liquidación de stock, tener la menor cantidad de cabezas de la historia, no tener carne a punto tal de tener que importar en ese período porque no había. Uno de los mayores males que tenemos en el país es que no aprendemos de los errores que es el otro punto importante. Continuamos con recetas que fracasaron y no esa capacidad de asumir un error, buscando por otro camino cuando comprobamos que por el anterior nos fue mal pero no, volvemos a transitar por el camino que nos fue mal.

-¿Por qué considera se sigue transitando por el mismo camino?

-Ocurre porque existe una cuestión básicamente ideológica, sin ninguna duda de ello, están tratando de hacer desaparecer a los pequeños y medianos productores porque el grande de alguna manera subsiste pero los pequeños y medianos desaparecemos. Ya desaparecieron 60 mil y sus tierras fueron absorbidas por los grandes, generalmente vinculados con el gobierno. No es una política adecuada porque preguntando a cualquier comerciante dirán que los productores chicos y medianos son los que más mueven en Chivilcoy, el grande trabaja afuera. La desaparición de los pequeños y medianos afecta a las economías regionales.




Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
Buscar por tags
No hay tags aún.
bottom of page