Héctor Martirena: “Antes de irme quiero conseguir algo más"

Héctor Martirena se convirtió en la nueva incorporación de Racing de Chivilcoy de cara a la próxima temporada de la Liga Argentina.

Un histórico e ídolo dentro de la institución, volverá a calzarse los colores de la Academia transformándose en el séptimo jugador confirmado.

El ‘Cholo’ Martirena fue entrevistado en ‘La Mañana del Centro’ en relación a su retorno a Racing Club.

“Muy contento de poder llegar a un acuerdo con Racing porque desde que ascendimos a la Liga Argentina con aquel plantel record, por diferentes motivos me alejé de la institución pero siempre estuve muy en contacto con el club”, dijo, y agregó: “de hecho tengo una muy buena relación con Diego D’Ambrosio, con Juan Angel (Corraro), con demás directivos y compañeros”.

“Por diferentes motivos no se dio que pudiera sumarme antes a Racing, aunque me encuentro radicado en Chivilcoy, cada vez que podía iba a la cancha y sentía que nunca me había ido en realidad del club”, señaló el pívot.

E indicó: “La posibilidad de volver a vestir la camiseta de Racing siempre se fue hablando, ahora surgió nuevamente la oportunidad y me encuentro muy alegre por este nuevo desafío, asimismo por estar rodeado de amigos”.

“Fueron distintas circunstancias las que me llevaron a aceptar la propuesta de Racing, empezando por la incertidumbre. La realidad es que económicamente me sirve mucho más jugar el Torneo Federal pero no tiene fecha de inicio alguna”, consignó Martirena.

Asimismo, expresó: “Cuando me llega la propuesta de Racing es un lindo desafío, tengo 38 años y me siento muy bien”.

“No sé si es tan común que un basquetbolista a los 38 años pueda volver en una categoría en la que actué en diferentes ocasiones pero en este caso el desafío es más personal aún, para ponerme a tono y prepararme mucho más en relación a afrontar un Torneo Federal”, subrayó.

Además, consideró: “Será una temporada relativamente corta, ojalá podamos arrancar, el hecho de estar en la ciudad y poder quedarme con mi novia, muchas situaciones que me llevan a decirle que sí a Racing”.

“El aspecto sentimental también influye lógicamente porque Racing fue un club muy especial en mi carrera, es muy lindo volver a los lugares donde fui feliz y rodeado de muchos amigos”, resaltó.

Seguidamente, mencionó: “Me encuentro entrenando con Alejo (Barrales) a quien conozco desde hace años, un amigo que me brindó el básquet y es volver a la familia de una institución que siempre me trató muy bien, por lo tanto el cariño que siento hacia las personas que integran el club es enorme”.

“Tengo la suerte que en el Torneo Federal en los últimos años fiché en equipos con aspiraciones a ascender y por lo tanto, están muy cerca del nivel próximo”, espetó.

No obstante, esgrimió que, “la preparación para una Liga Argentina es diferente y la estoy haciendo porque es uno de los desafíos más importantes de mi carrera por la situación que me toca vivir y en Racing tengo las herramientas necesarias para una correcta puesta a punto”.

“Es un club donde de lo único que debe preocuparse el jugador es de entrenarse y mejorar porque tanto el cuerpo técnico como los dirigentes están pendientes del resto”, destacó.

Y esbozó: “Es lindo volver a un club donde se consiguieron objetivos importantes, recibí muchos mensajes y llamadas de aliento con respecto a mi regreso a Racing”.

“Ahora me encuentro ansioso porque quisiera empezar ya, pero de a poco espero que esta situación vaya solucionándose y estar lo antes posible en la cancha, es lo que más importa al plantel”, remarcó.

Acto seguido, reflexionó: “Tengo una edad biológica y está clarísimo pero indudablemente me siento muy bien. No voy a poder jugar en el alto rendimiento hasta los 50 años, aunque nunca me puse a pensar en el retiro y en el después de dejar el básquet porque ahora me siento bien, me siento vital, con muchas energías”.

“Arranco cada día con muchas ganas de entrenar, voy contento a hacerlo, siento todavía ese fuego interior”, exclamó, y valoró: “Tuve la suerte de estar rodeado siempre de buenos compañeros, de un representante que me ayudó a elegir buenos clubes y de ascender con varios equipos”.

“Por lo tanto, antes de irme quiero conseguir algo más, hace un par de meses que tengo en mi cabeza el hecho de ganar algo importante y atravesar un momento similar al que viví en Racing, en San Lorenzo, Ciudad de Bragado y San Martín de Junín”, sostuvo.

En tal sentido, afirmó: “Hoy no estoy pensando hasta cuándo sino trabajar cada día para el ahora”.

“Antes de ponerme en contacto con los dirigentes, hablé con Diego D’Ambrosio, me conoce muchísimo, también a él y no me pidió nada que antes no le haya dado”, manifestó volviendo a Racing, y añadió: “Quizás no pueda saltar tanto como ocurría en 2012 cuando jugué para San Lorenzo de Chivilcoy, pero le puedo aportar muchas cosas por otro lado”.

“Con Diego (D’Ambrosio) basta simplemente una mirada para saber qué quiere uno y el otro, permite que la comunicación fluya de una mejor manera sin la necesidad de tener que andar explicando”, enfatizó.

A continuación, Martirena expuso: “Además que es nuestra fuente de ingreso económico el básquet, todos los jugadores precisamos estar en nuestro hábitat así que esperando poder volver a entrenar a las canchas y seguramente después podrán flexibilizarse demás aspectos para que regrese la competencia”.

“Precisamos sí o sí volver al rectángulo de juego, jugadores que desde marzo no están en una cancha de básquet y no está bien que eso suceda. Lógicamente debemos cuidarnos, pero muchos deportes se habilitaron, el básquet se dejó un poco de lado y estaría buenísimo que todo se equipare”, remató.

‘El Cholo’ en Racing

El Cholo Martirena es una cara conocida dentro de Racing. El pivote de 1,98 metros y 38 años (nació el 8 de mayo de 1982 en 9 de Julio, Buenos Aires) ya fue parte del proceso basquetbolístico del club de Chivilcoy. Incluso en Racing, en la etapa del Torneo Federal, fue elegido el MVP de la fase regular en la 16/17 (promedió 21,9 puntos y 5,7 rebotes) y al año siguiente, en la 17/18, conseguiría el ascenso a la Liga Argentina.

Particularmente en la mencionada 17/18 fue capitán y figura de aquel plantel de Racing histórico (junto con otros pilares como Alejo Barrales y Erbel De Pietro), que llegó a tener un récord de 37 victorias consecutivas en el Federal y que posteriormente se quedaría con uno de los boletos rumbo a la Liga Argentina.

Aquella 17/18 para Racing fue épica, ya que no solo logró un récord absoluto en cuanto a las mencionadas victorias (37) sino que además terminaría quedándose con el título de campeón del Federal tras vencer a Central de Ceres en la definición, y ya con ambos equipos ascendidos (la serie por el ascenso fue 3 a 0 frente a River). Martirena promedió 16,1 puntos y 5,2 rebotes en esa temporada.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: