Juan Gallo: “En nuestra ciudad es más complicado porque los locales gastronómicos estamos dispersos"

En la última sesión ordinaria del Honorable Concejo Deliberante, donde además de otros expedientes, se aprobó por mayoría, el Proyecto de Resolución, presentado por el Bloque de Juntos por el Cambio, el cual trata de:

-Solicitar al Gobierno Provincial, que autorice al municipio de Chivilcoy, a la apertura de actividades con estricto cumplimiento a Los protocolos sanitarios, en esta oportunidad se solicita:

-Hacer peatonales calles para la colocación de mesas frente a los locales gastronómicos.

-Habilitar ferias gastronómicas en salones de fiestas que cuenten con un 40% de superficie descubierta.

-Reuniones familiares al aire libre de hasta 10 personas.

En relación a este proyector de ordenanza aprobado por mayoría y su imposible impacto en los locales gastronómicos locales, ‘La Mañana del Centro’ se comunicó con Juan Gallo, uno de los responsables del Bar Ruta 30.

“Es una propuesta de la que no estábamos muy al tanto y nos tomó por sorpresa. Estamos tratando de interiorzarnos porque no existe demasiada información ya que debe ser muy reciente”, expresó.

Asimismo, manifestó: “Tengo entendido que parte de Europa y CABA también se encuentra realizando esta implementación consistente en tomar parte de la vereda para permitir a los locales colocar más mesas y evitar el amontonamiento de gente”.

“Es una propuesta interesante, en Chivilcoy es muy complicado porque los locales gastronómicos están repartidos pero lindo sería poder tener un lugar gastronómico”, señaló, y agregó: “un sector dentro de la ciudad donde convivan bares, restaurantes, cervecerías que facilitaría la disposición y poder implementar proyectos como el aprobado”.

“En nuestra ciudad es más complicado porque los locales gastronómicos estamos bastante dispersos, así que aguardamos para conocer cómo se desarrollará este proyecto de ordenanza y cómo es la propuesta a implementar de llevarse a cabo”, mencionó.

Seguidamente, Gallo consignó: “La pandemia nos modificó mucho porque nos agarró con un mes y medio de apertura y muchas deudas asumidas para abrir las puertas”.

“En el tránsito de estos siete meses la clientela fue en aumento y nos sirvió mucho”, exclamó, y explicó: “Tuvimos que adecuarnos con el delivery, cambiar un poco nuestra carta para ofrecer otra variedad de comida distinta a la que teníamos prevista para el salón”.

“De a poco nos vamos adaptando a la situación y la gente responde”, dijo, y subrayó: “Existe un grado de responsabilidad bastante bueno con respecto a la gente que concurre a nuestro bar respetándose a rajatabla todas las normativas para seguir abiertos, haya un buen funcionado y reducir todas las posibilidades de contagio”.

“Ahora se vienen los días más agradables, estamos trabajando muy bien en el salón y con el delivery. Lo bueno es que la gente toma la decisión de estar más afuera que dentro del bar y es positivo”, remarcó.

En tal sentido, el comerciante esgrimió: “Al principio nos costaba decir a quienes concurrían al bar hasta 4 por mesa, pero ahora las personas ni preguntan, ya conocen la normativa a excepción que sean familiares”.

“Ocurre que al principio muchas personas no se habían enterado de las disposiciones más particulares teniendo que tomar un rol más activo como la utilización del barbijo, pero ahora ni tenemos que decirlas”, espetó.

Por último, comentó: “Cuando concurren más de cuatro personas ofrecemos dos mesas seguidas aunque con la distancia correspondiente y las personas cooperan con esas disposiciones”.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: