top of page

La finalidad del Centro es atender a las necesidades de la comunidad en conflictos vecinales

El Centro de Mediación Comunitaria, perteneciente al Colegio de Escribanos de la Provincia de Buenos Aires, se encuentra realizando un servicio a la comunidad. Las personas que necesitan del servicio deben acercarse a la Oficina de la OMIC Chivilcoy para obtener día y hora de la mediación.

Se trata de una atención de manera gratuita y atiende conflictos de convivencia de vecinos, consorcios, discriminación, uso indebido de los espacios públicos, situaciones que no son judiciables y pausibles de conciliación mediante este proceso.

Entrevistadas en Radio del Centro las Escribanas y Mediadoras, Graciela Vilalta y Mariana Vito, brindaron detalles del Centro de Mediación en Chivilcoy y la utilización que pueden dar los vecinos al respecto.


-¿El propósito del Centro de Mediación?

-Graciela Vilalta: El año anterior, el Centro de Mediación del Colegio de Escribanos de la Provincia de Buenos Aires, firmó con la Municipalidad de Chivilcoy un convenio para poder tener un Centro de Resolución de Conflictos, un servicio gratuito que brindamos a la comunidad para formar y promover la mediación.

La finalidad del Centro es atender a las necesidades de la comunidad en conflictos vecinales, conflictos escolares, en las instituciones o en las organizaciones, estamos al servicio de la ciudadanía y lo más importante que es gratuito.

Las personas que necesiten de los servicios del Centro de Mediación deben dirigirse a la OMIC. Por gentileza de la Secretaría de Seguridad, nos facilitaron una sala para poder mediar y el año anterior tuvimos que intervenir en 20 oportunidades, que son muchas. Este año, los vecinos de Chivilcoy deben estar ‘amorosos y pacíficos’ porque no hubo necesidad de mediar.

La audiencia deben solicitarla en la OMIC donde se les brinda una audiencia, una hora y luego los recibimos en el Centro de Mediación. El escribano Clavin es el presidente del Centro de Mediación delegación Mercedes.

Es una manera que encontró el Colegio como mediadores de brindar un servicio a la comunidad, que en estas épocas de crisis es muy valioso.


-¿La clase de conflictos que debieron mediar?

-Graciela Vilalta: Hasta ahora, conflictos vecinales por el árbol en relación a que pasan las ramas de la medianera, inconvenientes en las veredas o ruidos molestos donde la mayoría llegó a un acuerdo porque lo importante de este espacio de mediación obedece a que la gente se escucha, se trata de escuchar a la otra persona. Los conflictos surgen por una comunicación defectuosa, se gestiona mal la emoción o percibir un hecho de una manera distinta, ante ello puede generarse un conflicto y ahí es donde intervenimos como mediadores para que ambas partes se escuchen y comprendan que al otro también le pasan cosas.

-Mariana Vito: La función del mediador es acercar a las partes, bucear en las necesidades, tratar que ellos puedan evaluar las alternativas que tienen. Es un proceso voluntario el que ofrecemos y no la prejudicial que es obligatoria. Las partes concurren por una decisión y el mediador tiene la función pacífica, también de acercamiento, para encontrar la necesidad que subyace detrás de ese reclamo.


-¿La tarea que cumplen como mediadores?

Graciela Vilalta: En ocasiones los conflictos son graves pero en otras oportunidades las partes vienen con una posición sin siquiera saber qué existe detrás de aquello que están pidiendo y entonces preguntamos para qué lo necesitan, surgiendo una búsqueda de entreverse caminos que faciliten un encuentro. Lo importante de la mediación y acudir a los Centros obedece a que las partes son protagonistas y son quienes llegan a un acuerdo. Como mediadores no brindamos soluciones porque, aunque parezca mentira, ingresan enojados y se retiran habiendo encontrado una respuesta a su problemática y principalmente sucede debido a que se escucharon, entiendo qué les sucede a cada uno para buscar la forma de resolver el problema. Se trata de una herramienta de paz inmersa en este mundo y sociedad que está cada vez más conflictiva. La paz es necesaria y a través de la mediación voluntaria colaboramos con la paz social.


-¿La intención es evitar la judicialización de los conflictos?

-Graciela Vilalta: Hay conflictos que no son judiciables y otro que sí pero la justicia es lenta, es cara y en el proceso judicial alguien gana y alguien pierde aunque en la mediación ganan ambas partes. Igualmente la instancia judicial está habilitada pero el Centro de Mediación es gratuito, cuando hay personas que van de un abogado a otro porque el vecino le sacó la planta, a disposición de cualquier vecino es una posibilidad para aprovechar sin importar la cantidad de reuniones que se requieran porque a veces no se puede resolver todo en un solo encuentro.

Logramos resolver dos o tres casos relacionados con el incumplimiento de un contrato que implicaban grandes problemas para las partes y especialmente personas que sufrían ese incumplimiento, logrado a través de la mesa de mediación que se entiendan mutuamente y se resolvió la problemática. No es lo mismo cuando alguien baja línea verticalmente como ocurre en un proceso judicial a través de una sentencia, que debe cumplirse, con respecto a un acuerdo de ambas partes para dirimir qué puede hacerse, acordar la manera de resolver y el ciudadano se convierte en protagonista.


-¿Vuestro desempeño como Escribanas?

-Graciela Vilalta: No somos escribanos de parte si no que somos del acto y utilizamos herramientas de la mediación pretendiendo que esas dos partes se pongan de acuerdo que precisamos para poder otorgar el acto, nos interesa que suceda y tratamos desde siempre, por la índole de nuestra profesión que podemos atender en la Escribanía. Con las herramientas que brinda la mediación, somos mejores escribanas y ejercemos mejor nuestra profesión desde el punto de vista humano. La mediación nos enseña escuchar de otra manera, de forma activa, aquello que nos están diciendo, por qué me lo está diciendo, el lenguaje corporal de las partes que puede ser distinto al oral, hay que prestar atención a todos los detalles.

-Mariana Vito: La función del escribano también es pacífica porque estamos nos formaron en tal sentido aunque seamos abogados; optamos por el acercamiento y el entendimiento e incluso ponemos los documentos que redactamos donde las partes pueden, antes de llegar a una instancia judicial, someter ese conflicto, las dudas o interpretación que cada quien pueda tener de ese contrato a mediación, a conciliación.





Yorumlar

5 üzerinden 0 yıldız
Henüz hiç puanlama yok

Puanlama ekleyin
Buscar por tags
No hay tags aún.
bottom of page