top of page

“La parte que más me agrada de la ley es el hecho que protege un montón a las infancias y a la niñez

Con 200 votos afirmativos, 22 negativos y 16 abstenciones, la Cámara de Diputados transformó este miércoles en ley el proyecto de Etiquetado Frontal de Alimentos.

El proyecto de etiquetado frontal tiene como meta que la población cuente con información precisa sobre los productos que consume. El concepto central es promover y concientizar sobre la prevención de la malnutrición en la población y la reducción de enfermedades crónicas no transmisibles.

Está dirigido a fabricantes, fraccionadores y envasadores que distribuyan, comercialicen o importen, que hayan puesto su marca o integren la cadena de comercialización de alimentos y bebidas analcohólicas de consumo humano, en todo el territorio de la República Argentina.

A este respecto, dialogamos en Radio del Centro con la licenciada en nutrición, Micaela Bruno para entender concretamente qué abarca la ley y qué significado tiene para la salud.

-¿Qué contempla la ley?



-Al fin se aprobó la ley en la que se viene trabajando desde hace muchos años a partir de varias asociaciones y consumidores civiles que están interesados en saber qué consumen.

Ahora se viene la etapa de seguimiento para que se cumplan todos los pasos y pide la ley. Es muy conocida la parte que contempla los octógonos negros en los envases pero es tan solo una de las propuestas que tiene la ley que igualmente es muy importante porque a los consumidores nos permitirá hacer una compra más consciente y eligiendo productos con menos octógonos o consumiendo aquellos que son ultra procesados excedidos en nutrientes críticos pero sabiendo lo que se está consumiendo y que no hacen bien a la salud si forman parte de nuestra alimentación asiduamente.

-Además de los octógonos negros, ¿Qué otros aspectos se pueden destacar?

-La parte que más me agrada de la ley es que además de los octógonos al frente de los envases es el hecho que protege un montón a las infancias y a la niñez ya que se va a prohibir la promoción o que en los envases haya animales o dibujos animados conocidos, les ofrezcan juguetes o sorteos fantásticos a niños que genera la influencia de la compra porque los nenes pequeños se encuentran expuestos a la publicidad y promoción de los alimentos en todas las redes sociales, la televisión y los lleva a querer consumirlos no tanto por el producto en sí sino más por la parte de marketing y que son altísimos en azucares y grasas que son contraproducentes para una niñez saludable y bien nutritiva.

-¿Por qué es importante la parte orientada a los niños?

-Una de las cuestiones es que ya desde niños varios productos nos enganchan desde la palatibilidad porque te venden un yogurt de frutilla pero lo que menos tiene es frutilla sino aromatizante de frutilla, colorante, saborizante y así con todo, pero llegando al punto que el paladar se acostumbra a ese sabor que al momento de comer la frutilla real no la quieren consumir porque no es la que su paladar conoce. Esta clase de productos alejan a los niños principalmente de los alimentos reales y nutritivos que son los que deberían consumir para tener un crecimiento óptimo.

Además el marketing nos chipió de tal forma que si vemos algo color verde ya estimamos que es saludable o bajo en calorías o tiene frutas pero no leemos el envase y lo agarramos pensando que es bueno para nuestra salud.

-Hay quienes se oponen a la ley…

-Hay muchos detractores de esta ley, que no logro entender por qué, pero lo único que le pide a las empresas productoras de esos alimentos cómo los formulan y qué contienen.

Dentro de estos detractores quienes indican que esta ley atacan a las industrias, que pretenden fundirlas ya muchos países vecinos la aplican y da la posibilidad a las empresas a que puedan reformular sus productos para ofrecernos aquellos que tienen mejor calidad nutricional principalmente enfocados a niños y además, con pruebas que las ventas no se bajaron porque la gente sigue consumiendo ultra procesados aunque con una mirada mucho más consciente.

Me parece hasta ilógico el exigir durante tanto tiempo que esta ley se aplique y al día de hoy haya personas en contra.

-¿Todos los productos que consumimos tendrán octógonos negros?

-Un Diputado decía que la ley atacaba la yerba mate, un alimento que se produce en nuestro país de manera masiva y muy importante, aduciendo que tendrían un octógono negro que iba a demonizar que la gente no iba a consumirla aunque es un error porque solamente llevarán octógonos los productos ultra procesados, aquellos que la industria mete una mano y tienen productos químicos en su interior. La yerba mate o productos altos en cafeína tendrán únicamente una inscripción sugiriendo que no es recomendable para menores de edad. Los ingredientes como azúcar, yerba, aceite, manteca no llegan octógonos negros.

-¿Ayuda a comprender qué consumimos?

-Es imposible actualmente decodificar el contenido de cada uno de los productos y las personas no tienen por qué saberlo, leyendo y comparando dos clases de galletitas diferentes, es un derecho que tenemos como consumidores el estar informados en relación a aquello que comemos.

-¿Cómo actuará la ley en las escuelas?

-Otra cuestión que también propone la ley es educación adicional en las escuelas, en los jardines, que se mejore la calidad de alimentos que proveen en los comedores escolares y sean de calidad nutricional para ofrecer a los niños y niñas que concurren a las escuelas alfajores y turrones como desayunos o meriendas que no son más que alimentos altísimos en azúcar, nutrientes que no precisan para poder crecer, estar concentrados y crear un desarrollo cognitivo adecuado. La ley se enfoca en esos aspectos como también en la modificación del Código Alimentario Argentino que es como ‘la biblia’ de los alimentos donde se explica cómo tienen que ser los rotulados, los límites de ciertos aditivos en diferentes alimentos. Es muy profunda la ley y va más allá del etiquetado.

-¿A partir de ahora se viene el control?

-Ahora se viene una de las tareas más difíciles porque fue complicado lograr el etiquetado y ahora será también dificultosa la correcta aplicación que las empresas en tiempo y forma saquen sus empaques con los octógonos, que se cumplan. Por lo tanto, como sociedad debemos seguir activa hasta que empecemos a encontrar en los góndolas los productos que ya con el octógono no podrán ser comercializados en escuelas, colonias y lugares donde concurran en niños y niñas, es ahí donde deben ponerse más el foco en el control.

-¿Qué opinión te merecen los llamados kioscos saludables?

-Los kioscos saludables en realidad no lo son porque si tengo dos manzanas y al lado una góndola de golosinas y alfajores ya la definición es contrapuesta porque si tengo alimentos ultra procesados, anulo el kiosco saludable y además es horrible debido a que pone a los niños en una incómoda posición de tener que elegir y plantarse a decir me como la manzana con diez compañeros restantes que escogen el alfajor. Hay que dejar de poner la decisión y responsabilidad en los individuos y la responsabilidad debe ser colectiva tienen que hacerse cargo las empresas y el estado en garantizar que el derecho adquirido el pasado martes se cumpla.

Ahora comienza un camino absolutamente distinto y más importante que el de pedir la ley, sino que ahora hay que poner el cuerpo y la atención para que se cumpla como es debido.




Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
Buscar por tags
No hay tags aún.
bottom of page