top of page

La planta no está funcionando adecuadamente y no garantiza ese valor de referencia de 10 mcg

El abogado ambientalista, Fernando Cabaleiro se encuentra representando a los vecinos de Chivilcoy ante la Suprema Corte en el caso que tienen contra la empresa ABSA. El profesional estuvo informando acerca de la situación actual de la causa en la asamblea por el agua que se realiza los sábados en el Centro Cultural ‘Colgados de la Rama’.

En diálogo con Radio del Centro, Cabaleiro recordó que su vínculo con Chivilcoy comenzó en 2011 cuando “María Elisa Bentancourt nos convocó para trabajar el problema, cuando se inició un amparo donde luego se consiguió una medida cautelar para que se obligue a ABSA, como empresa prestadora del servicio, entregar bidones a las escuelas, centros de salud y familia amparista con una proyección de extender a toda la población”.

Posteriormente, agregó el abogado que, “la causa Bentancourt se conecta con otra muy importante, también del agua, originada en 9 de Julio que ingresó en todo un tratamiento procesal que llegó hasta la Corte Suprema y lleva a la conformación de una asamblea del agua en Chivilcoy donde se hizo una acción similar para avanzar con una sentencia de primera y segunda instancia donde se establece que ABSA tiene que hacer la obra”, y amplió: “en este caso una planta potabilizadora, para garantizar el valor del arsénico en 10 mcg/l que es un poco el debate jurídico que se da porque tanto la provincia de Buenos Aires como ABSA argumentan que la normativa vigente en la provincia de Buenos Aires sería la ley 11.820 permitiendo que el servicio de agua potable pueda tener valores de arsénico de 50 mcg/l”.

“En nuestro planteo rige aquello que está vigente en el Código Alimentario Argentino estableciendo ese parámetro que si bien hace una salvedad donde menciona que los valores de 10 mcg por litro se pueden extender a 50 de acuerdo a los resultados de los estudios y en razón que no existe una tecnología disponible, ambos argumentos que muchas se utilizan para no cumplir estrictamente con ese valor de referencia quedaron absolutamente desvirtuados en el tiempo porque la tecnología existe y además porque los estudios epidemiológicos se vienen prometiendo como asimismo extendiendo desde el año 2007 venciendo el plazo de adecuación que originalmente se había dispuesto”, .


¿En qué instancia judicial está el reclamo de Chivilcoy?

-Actualmente se encuentra en la Suprema Corte que es el caso Caselles donde trabajaron Santilli – Caselles, que son dos abogados de la ciudad; ahora me encuentro asumiendo la representación de los vecinos ante la Suprema Corte porque ABSA hizo una presentación argumentando que la planta estaría funcionando y con valores óptimos, solicitando a la Corte que declare abstracto el caso pero no corresponde en absoluto. Los vecinos y vecinas organizados, autogestionando sus estudios porque ABSA no está informando sobre la calidad del agua a la población de Chivilcoy y esos resultados demuestran que la situación es grave.

La planta no está funcionando adecuadamente y no garantiza ese valor de referencia de 10 mcg, que estableció la Cámara de San Martín, y ahí los amparistas hicieron una presentación ante la Suprema Corte rechazando el pedido de ABSA para que se declare abstracto el caso, así pueda resolverse el tema de fondo para continuar con la ejecución de la sentencia para determinar qué sucede con la planta.


-¿Aumentaron los niveles de arsénico en los últimos años?

-Con la sequía de los últimos años, que aún la tenemos, aumentaron los niveles de arsénico considerablemente porque hace 15 años que me encuentro trabajando con la problemática y puedo notar la manera que fueron creciendo esos valores. Cuando comencé a trabajar en el caso Chivilcoy en 2011, que envié a analizar las muestras de agua, los valores tenían un 30 por ciento menos en relación a los que arrojan actualmente.


Los análisis siguen dando muy alto y ni siquiera da el margen a ABSA para utilizar el argumento de los 50 mcg porque los valores están muy por encima, casi 80 mcg de arsénico por litro y ni siquiera estarían cumpliendo con el parámetro que ellos defienden como la normativa vigente que es el argumento que utiliza la empresa en cada ciudad que se discute la cuestión.

Otra cuestión muy importante a tener en cuenta en relación a que el caso judicial resolvería la problemática del agua con respecto a la planta urbana de Chivilcoy donde tiene el servicio ABSA pero la ciudad creció ostensiblemente, se crearon nuevos barrios y todas esas personas no tienen conexión a la red de ABSA, pese a que es deficitaria, obligados a tomar agua de pozo cuyo problema también es serio. Es una situación a abordar y no reducirlo únicamente al contrato de concesión de ABSA si no también a toda la población que está fuera y en una posición crítica.


-¿Qué puede provocar el aumento de arsénico?

-El modelo agroindustrial es insostenible y está generando grandes problemas de salud que también tenemos el inconveniente del arsénico que nunca se trató adecuadamente, estando demostrando que se potencia con los agrotóxicos. A priori el problema del arsénico es de contaminación natural pero teniendo en cuenta la cantidad de fertilizantes sintéticos que se están utilizando por el modelo que no haya rotación, las parcelas no descansan, los suelos están prácticamente muertos. En Argentina se están utilizando 600 millones de litros de agrotóxico por año y de fertilizantes sintéticos más de 6000 millones de l/kg que se van acumulando porque no son biodegradables. En el caso de los formulados tiene como componente el arsénico y no podemos descartar que el problema esté relacionado a los productos que se utilizan en cantidad.


Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
Buscar por tags
No hay etiquetas aún.
bottom of page