top of page

“No hay sujeto sin dones y esos dones pueden encontrarse en esos aspectos"

La licenciada en Psicología, Florencia Nanini, presentó días atrás su libro titulado “El Don de la Locura”. Con una concurrencia que completó el auditorio de la Biblioteca Popular ‘Dr. Antonio Novaro’, la profesional entregó a la estampa su primer ejemplar.

Entrevistada en Radio del Centro, Nanini nos introduce a ‘El Don de la Locura’, su proceso, su búsqueda, el por qué se su creación y el futuro del libro cuya primera tanda se agotó.


-¿Cómo surgió escribir un libro?

-Soy de escribir mucho en las redes, hago posteos, participé en la escritura de algunos otros ejemplares pero como libro personal es el primero. El libro se fue dando muy natural y supe que sería un libro con la partida de mi hermana más pequeña, que falleció el año anterior y poder trabajar el dolor desde otra perspectiva porque el dolor es necesario porque nos hace estar sanos aunque el sufrimiento es un agregado mental donde un hecho puede ser lo peor que nos pasó en la vida o impulsa a rendir homenaje. En un texto corto pero con síntesis conceptuales, frases que responden al atravesamiento de toda mi vida y utilizando la metáfora hay un poco de terapéutica, de experiencia personal y con los pacientes, tratamiento con mi poco dolor y trauma con un juego de palabras.


-¿Por qué la metáfora?

-Es un tema que vengo investigando desde hace mucho pero desde otro lugar porque no es un libro que apunta a la psicopatología si no que tiene más un costado de metaforización con diferentes conceptos que atraviesan el texto. Lo empecé a escribir en 2022 y algunas experiencias personales que me ocurrieron me impulsaron a querer convertirlo en un libro, hacerlo concreto y poder ofrecerlo para que otros puedan tomarlo e inspirarse. Todas las cosas que hacemos primeramente es para sanarnos o repararnos y después es una forma de poder ofrecerlo e inspirar a otras personas. El libro es un resultado y desprendimiento de investigaciones, ideas y creaciones.

La escritura tiene particularmente mucha fuerza y permite llegar de otra forma. De hecho, ya me está pasando en relación a los efectos que teniendo el escrito y la presentación, los estoy sintiendo.


-¿Qué conceptos aborda el libro?

-Trabajo dos conceptos centrales que son los de don y el de locura. El concepto de don, desde mi perspectiva, obedece a que lo traumático es constitutivo a cada ser humano porque no hay sujeto sin trauma desde que nacemos y lo podemos pensar de distintas teorías. La idea es poder convertir a esos diferentes traumas, tomar la fuerza de lo traumático que es muy importante para poder crear cosas y superficies que nos sirvan.

Es una teoría que manejo y de hecho, estoy brindando un taller que se denomina del trauma al don y poder entender que los acontecimientos que la vida nos pone por delante están ahí para brindarnos oportunidades de evolución de creación que es la temática principal. En esos traumas hay fuerzas y energías que si podemos transformar la convertimos en dones.

El concepto de locura está metaforizado porque hago referencia a una locura creacionista no está pensando en términos psicopatológicos si no que obedecen a una sensibilidad especial, a la captación del mundo en lo no visible y de esa manera, la locura que cada uno de nosotros puede tener sean tenidos en cuenta porque existe una fuerza y rareza que cada persona tiene volviéndonos originales.

No hay sujeto sin dones y esos dones pueden encontrarse en esos aspectos locos desde la mirada metafórica como eje central que atraviesa todo el texto.


-¿Cómo se puede definir a la locura?

-La palabra locura tiene cierta potencia y es un concepto que fue tomado por distintas disciplinas, siempre tuvo como el aspecto de horror, pasión, interés, curiosidades y hubo un cambio interesante llevado a crear superficies donde alojarse desde la infancia para poder acompañar a los niños en relación a creer en sus locuras, entendidas como esos aspectos originales y hace que alguien pueda ir detrás de sus sueños. Parece muy metafórico e imposible pero las personas que se conectan con el deseo y van en busca de lo que quieren tienen vidas mucho más felices. En mi práctica profesional verifico que esas personas se enferman muchísimo menos, se sienten más plenos, tienen vínculos mucho más agradables y no es un pequeño detalle el conectar con el deseo, el sueño cuando generaciones anteriores creían que no era posible, que se venía a penar y es un poco retomar conceptos que están atravesados en mi práctica diaria.

Es muy importante que las personas empiecen a descubrir qué les gusta y en el libro hago algunas preguntas para que puedan interrogarse, interpelarse, notar que les agrada. Cuando hacemos cosas que amamos sin importar lo que sea empezamos a curarnos de un montón de cosas. Recibo pacientes que concurren con mucha tristeza, falta de sentido de vida, rigidez corporal, síntomas físicos, inmediatamente empiezan a descubrir cosas que agradan de realizar, crearlas y con esos proyectos de a poco el mundo comienza a llenarse de colores. Es una las cuestiones que atraviesa el libro en relación a cuáles son las locuras que se abandonaron, los momentos donde se sienta que la persona fluye y se olvida del tiempo, son algunos tips para conectar con el deseo.


-¿Cómo puede darse cuenta una persona del deseo?

-Existe una distinción técnica y teórica del psicoanálisis en relación a que el deseo no es lo mismo con aquello que quiero porque lo que quiero está más atravesado por el ego y el deseo es un poco más profundo, dirán psicoanalistas que es inconsciente y está debajo de algunas capas. Generalmente para darse cuenta es que lo relacionado al deseo da paz, tranquilidad, entusiasmo y resulta contrario a la ansiedad.

En el libro hablo de escuchar al cuerpo como superficie sensible, superficie de inscripción que nos da información y entonces, nos duele algo y está bien vayamos al médico, nos chequeemos pero eso que nos duele es información que si aprendemos a interpretar nos daremos cuenta que un día estamos en una reunión, por ejemplo, empieza a dolernos la panza y significa que algo de eso no nos está gustado, no nos está haciendo bien. Aprender a conocer el cuerpo es maravilloso y el libro atraviesa esos temas, tocando esas partes para sensibilizar.


-¿Todas las personas pueden tener dones?

-No conocí sujetos sin dones y me ocurre desde muy chica, siempre observo dones en las personas y es muy interesante que cada persona sepa que contiene partes originales. Las personas que les costó adaptarse a la sociedad porque eran niños que se movían mucho y en las escuelas le decían que estaba mal o no se adaptaban a un trabajo, les costaba llevar esa dinámica y se sentían raros porque no les salía una determinada acción. Sin embargo, cuando comienzan a hacer terapia y descubren que en esas rarezas tienen condiciones determinadas que comienzan a encausar se encuentran con las herramientas para crear cosas distintas y quizás el lugar donde estaban no era el indicado.

Es muy interesante porque aquello que parecía un problema, de repente empieza a ser una herramienta que mirada con otra perspectiva en realidad era una cualidad que tenía sin notarla hasta ese momento.


-¿El presente y futuro del libro?

-Tuve la suerte que se vendieron todos los libros así que me está llegando una segunda tanda y se puede adquirir en el Centro Anudar que es mi consultorio en Padre Zacarías 97 o en su defecto escribirme por las distintas redes como Instagram que es Florencia Nanini Ok o también a mi Facebook, asimismo lo tengo en formato online para poder comprarlo de esa manera como me sucedió con personas de otros países.

Me invitaron de otras provincias a las que iré con el libro, el próximo destino es San Juan y amén de presentarlo también realizaré alguna modalidad taller donde poder interactuar con otras personas sobre temas que interesen.


Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
Buscar por tags
No hay tags aún.
bottom of page