top of page

Obtuvimos una calificación que nos posiciona mucho mejor en relación al año anterior

El grupo Trac recibió hace días una recategorización por parte del INT, accediendo a la máxima categoría. Esto se obtiene luego del peritaje que realiza un arquitecto especializado en teatro.

Este logro posibilita certificar la realización de mejoras y establecer las nuevas líneas de fomento. Se evalúan las instalaciones generales, sus mejoras, comodidad y acceso para público y artistas, equipamiento y ventilación, entre otras.

A este respecto, entrevistamos a Diego Scarpellino que es director de teatro y también integrante de la comisión directiva del Grupo Teatral Independiente Trac.

Ante todo le consultamos por la obra ‘Barranca Sánchez de Florencio Abajo’ que el próximo fin de semana retomará las funciones que fueron suspendidas debido al caso positivo de Covid-19 de un integrante del elenco.

-¿La intención con ‘Barranca Sánchez’?

-La idea es poder salir a mostrar la obra, estamos empezando a cerrar algunas fechas como sucede en Pehuajó, en Carlos Casares, en 25 de Mayo, algunas ciudades de la región y mantener viva la obra en caso que vayan surgiendo otras posibilidades. Cuando la obra se encuentra durante tanto tiempo en stand by se precisa aceitarla y decidimos hacer algunas funciones en Chivilcoy, con una propuesta de cuatro funciones en principio.

Como hace bastante tiempo no hacíamos la obra en la ciudad, el público se renueva, hay gente que se quedó con las ganas de observarla y por eso, la buena respuesta por parte del público.

El elenco original se mantuvo son siete actores y actrices en escena como Elena Boggan, Pablo Durán, Romina Legnani, Lucía Fracchia, Laura Lemme, Mario Clavin y Lucía Cantero, una actriz proveniente desde 9 de Julio.

-¿La obra es de tu autoría?

-La obra es mía, está basada en la de Florencio Sánchez donde tomo tres o cuatro escenas y el resto fueron escritas por mí. En esta obra, no tenía una idea original que llevé acabada desde el escritorio de mi casa a escena si no que trasladé ocho o diez ideas, núcleos conflictivos y algunas imágenes donde empecé a trabajar con los actores y de acuerdo a aquello que nos iba cerrando, terminé de armar el libreto que construimos con el mismo proceso de trabajo en escena.

Tengo algunas obras que escribí en mi casa y después fui e hice con los actores u otras como Barranca Sánchez donde llevo cuatro o cinco ideas o algunos estímulos que después se trabajan en escena y luego voy terminando de armarla.

-¿Conforme con el producto final?

-La decisión final siempre recae en el director pero como generalmente siempre se trabaja con algún tipo de consigna que se tira a los actores, quienes empiezan a proponer y cuanto más lo hacen es mejor así poder hacer una selección, generando algún tipo de coordinación de todo ese material que va apareciendo.

Estoy muy contento con el resultado final de la puesta, se logró un trabajo muy original y actualizado porque estamos hablando de una obra escrita a fines de 1900, sin embargo, quien concurre a observar la obra encuentra el comentario que se está hablando de este mundo y de la actualidad.

-¿En qué consisten las incorporaciones?

-Hay cuatro escenas de la obra original y cuatro entramados que nada tienen que ver y se incorporó a Florencio Sánchez como uno de los personajes de la misma obra que no aparece encarnado directamente en escena si no a través de una especie de máquina que los actores utilizan para comunicarse con él y así los vaya orientando en relación a cómo ir haciendo la obra.

La idea es tratar de tomar Barranca Abajo, la obra de Florencio Sánchez, para tratar de descular el misterio argentino y además con el conflicto que Florencio Sánchez era uruguayo así que jugamos con esa idea.

La obra original de Florencio Sánchez es el modelo de la tragedia griega llevada al mundo criollo pero en nuestro caso la transformamos en una tragicomedia con muchos pases de humor y actualizada al mundo de hoy, con una dinámica contemporánea desde las ideas y también estéticamente a través de su modelo de desarrollo escénico donde la presencia del público no es ignorada con algunos pasos hasta de circo criollo.

-¿Por qué obtuvieron la calificación máxima?

-El grupo Trac logró, después de mucho tiempo, poder calefaccionar su sala, colocamos tres equipos grandes de frío – calor así que se encuentra bien climatizada para que el público esté cómodo. También ampliamos la sala, levantamos el techo, hicimos reformas de infraestructura muy importante.

Nos llegó un mail desde el Instituto Nacional del Teatro comunicándonos que calificaron a la sala del Grupo Trac como A1 que es la calificación máxima que puede tener una del interior del país en materia de infraestructura y de equipamiento así que estamos muy contentos en tal sentido.

Realmente son aspectos que disfrutamos quienes hacemos teatro al contar con comodidades que anteriormente no teníamos aunque también disfruta el público porque tendrá una mayor comodidad, una platea más amplia, climatización y demás. Se estuvo trabajando muchísimo para conseguirlo porque como sucede en todo teatro independiente no solamente hacemos arte si no carpintería, electricidad, albañilería, un poco de todo para acondicionar la sala para que reciba tal calificación.

-¿Qué implica tener la calificación A1?

-El Instituto Nacional del Teatro regula algunas cosas que permite acceder a algún tipo de subsidio o de beneficio y para conseguirlo hay que cumplir con ciertas condiciones que están relacionadas a la cantidad de espectadores, cantidad de funciones por año y además infraestructura en la sala. Obtuvimos una calificación que nos posiciona mucho mejor en relación al año anterior.

-¿Proyectos futuros en materia de obras?

-Estoy conformado un elenco para hacer una nueva obra personal, todavía no la tengo escrita si no unas cuantas ideas para ir a explorar a escena. Estamos retomando la actividad con mucha energía y de a poco se irán incorporando nuevas propuestas. En lo personal empecé ahora a fluir nuevamente porque durante el aislamiento no estaba el estimulo de ir al teatro, de estar viendo obras, de observar a los actores y actrices en escena o ensayando.

Estoy muy ansioso, trabajando en un próximo proyecto aunque todavía me falta confirmar el elenco, un espectáculo relacionado a algunos textos que aparecen en el Facundo de Sarmiento que estoy buscando resignificar y buscar la forma que me sirvan en algunas cosas, un proceso de investigación al que denomino como teatro de laboratorio porque vamos a experimentar, improvisando en base a algunas ideas de las que sacamos una línea para construir algo a futuro, es lo que nos gusta y mantiene vivos.

-¿Fue un retomar este año?

-El teatro de Chivilcoy estuvo siempre vivo e incluso en pandemia intentamos hacer algo. Teatro hay siempre, en cualquiera de las otras salas se encontrarán también funciones tanto de producción local como asimismo alguna proveniente del orden nacional.






Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
Buscar por tags
No hay tags aún.
bottom of page