top of page

“Se trata de un equipamiento que hace mucho estábamos esperando y por eso, estamos muy agradecidos"

El Dr. Ignacio Ledesma, jefe del área de Hematología del Hospital Municipal, destacó la adquisición de la campana de flujo laminar y explicó la mejoría que significa en la labor que cotidianamente realizan dentro del servicio que redunda en beneficios tanto para los pacientes como asimismo para el personal.

La campana de flujo laminar fue presentada días atrás por el intendente municipal, Dr. Guillermo Britos, formando parte de una inversión en equipamiento para el Hospital Municipal, por un monto superior a los $11.500.000.

La adquisición consistió en un equipo de rayos X móvil, una campana de flujo laminar para el Servicio de Oncohematología y un bilirrubinometro para el Servicio de Neonatología.

Cabe remarcar que estuvieron presentes también el secretario de Salud, José Caprara; el subsecretario del área, José Luis Neme; el director del Hospital, Fernando Laurito; y jefes y empleados de los distintos servicios.


Ignacio Ledesma

El jefe de área de Hematología, mencionó: “El nuevo equipamiento recibido que es una cabina de bioseguridad de flujo laminar que es específica para la reparación de citostáticos, elementos que utilizamos todos los días en las quimioterapias y agrega un nuevo nivel de complejidad para nuestro servicio”.

“Quienes integramos el servicio siempre expresamos que pretendemos tener un lugar cada vez con menos distancia en relación a los grandes centros de Capital Federal y de La Plata, con este equipamiento se da un paso muy importante en relación a acortarla”, consignó el profesional, e indicó: “Actualmente cualquier servicio que se precie de atender de 120 a 150 pacientes por mes, como sucede en Chivilcoy, debe contar con una aparatología de éstas características así que es motivo para festejar”.

“Se trata de un equipamiento que hace mucho estábamos esperando y por eso, estamos muy contentos y agradecidos a todos quienes hicieron posible que actualmente podamos tenerlo como los directivos del Hospital de la misma manera que autoridades municipales, compras del nosocomio que nos ayudaron”, valoró, y agregó: “También agradecer a los propios miembros del servicio cuando hicimos la investigación en relación al equipo más adecuado que precisábamos, todos trabajamos en consecuencia”.

“Además del equipo de enfermería que en realidad es el punto más importante porque la campana no solamente reduce la dispersión de partículas nocivas que puede tener la práctica de quimioterapia si no que principalmente protege a nuestro personal que es la parte más importante”, subrayó Ledesma.

Además, esbozó: “Realizamos un trabajo en conjunto porque una sola persona no podría llevar a cabo la tarea necesaria teniendo a nuestros enfermeros y administrativos en la primera línea quienes atienden a las personas cuando concurren con alguna problemática, los que contienen”.

“Como integrante del servicio muy satisfecho de este nuevo avance logrado aunque la idea no es ser conformista, no es parar acá si no ir siempre por más, somos un servicio que permanentemente está pidiendo pero también devolvemos”, enfatizó, y resaltó: “Una alegría muy grande poder contar con un equipamiento necesario y poder compartirlo con todo el equipo”.

“La función más importante del equipamiento es que genera una presión negativa y cuando los enfermeros mezclan las drogas de quimioterapia que, por supuesto tienen efectos nocivos, las partículas se absorben directamente, salen al flujo negativo hacia los cuatro vientos y no generan la acumulación en el ambiente que puede resultar nociva principalmente para las personas que estamos dentro del servicio. Es un avance muy importante en materia de bioseguridad”, remarcó.

Por su parte, la Dra. Lucía Fabiano agradeció poder contar con el equipamiento y se mostró satisfecha de “poder seguir creciendo y teniendo más tecnología a disposición de los pacientes, realmente nos sentimos orgullosos”.

Mientras que, el Dr. José Caprara, Secretario Municipal de Salud, esgrimió: “Todos los pacientes que pasan por el servicio de oncohematología nos dicen estar tratados por ángeles no solamente por el servicio si no con respecto al factor humano, a la contención y es lo que más se llevan todos los pacientes que transitan por un problema delicado de su vida al tratarse de una enfermedad oncológica, necesitar un tratamiento con quimioterapia”.

“Un equipo que desarrolla una destacada tarea que incluso lo demostraron en pandemia cuando tuvieron que trasladarse al SUM del Barrio Adas y trabajar de forma denodada con las incomodidades del lugar porque no era un sitio preparado a tal fin hasta que se pudo retornar al Hospital”, culminó.





Comentarios

Obtuvo 0 de 5 estrellas.
Aún no hay calificaciones

Agrega una calificación
Buscar por tags
No hay tags aún.
bottom of page