Silvia Saravia: “El momento económico complejo sí se está dando en forma homogénea en todo el país”

El movimiento social inició una campaña en todo el país, con movilizaciones, muestras, debates virtuales, y encuentros en espacios públicos al aire libre para debatir de qué manera salir de la crisis actual.

Silvia Saravia, coordinadora nacional de Barrios de Pie (Libres del Sur), expresó en Radio del Centro que, “La situación es bastante compleja, todos estamos atravesando un momento complicado en relación a lo económico y también desde lo sanitario”.

“Pese a que estamos en un período donde existe cierta estabilización de los contagios, sucede únicamente en algunas zonas de nuestro país porque hay otras provincias donde la situación se agravó rápidamente y depende un poco de cada zona”, señaló.

No obstante, puntualizó: “el momento económico complejo sí se está dando en forma homogénea en todo el país”.

-¿Sienten preocupación por el hecho de no tener un nuevo IFE?

-Tenemos una preocupación muy grande sobre el presupuesto que se votó en el día de ayer (por el martes) en el Congreso, ese presupuesto plantea algunas cuestiones que son muy complicadas como por ejemplo suspender el pago del IFE y entendemos que ese subsidio que comenzó a otorgarse de manera única en su momento y luego se sostuvo por la necesidad de sostener la cuarentena no es solamente lo que ingresa al bolsillo de esas familias que lo reciben sino la circulación de dinero en las comunidades, en los diferentes municipios.

Esa cantidad de dinero puesta en cada localidad es muy importante, no solamente el dinero que le llega al bolsillo de una familia sino también ese circulante para los pequeños y medianos comerciantes locales.

-¿Preocupa la falta de trabajo?

-Según el INDEC en todos estos meses se perdieron cuatro millones de puestos de trabajo donde prácticamente la mitad eran asalariados e informales, dependían de alguien que les abonara ese salario de manera informal.

Asimismo hay otros casi dos millones que se perdieron de quienes son cuentapropistas o tenían su propio ingreso aunque siempre dentro de la informalidad.

Esos números son muy fuertes y una parte será difícil de recuperar efectivamente en un corto plazo.

Además hay que recuperar rápidamente la creación de puestos de trabajo y en tal sentido, habrá que reconocer la tarea en cooperativas, las labores de cuidado, de acompañamientos, servicios, producir alimentos en baja escala y se puedan vender en las ferias de cercanías, muchas propuestas que consideramos que el estado puede apoyar y fortalecer.

-¿Qué plantean para su salida sin ajuste?

-Planteamos cuatro puntos principales como el acceso a los alimentos, hace varios años que venimos haciendo un seguimiento de la situación de mal nutrición de nuestros niños y niñas. En tal sentido, se necesita un fuerte control de los precios de los alimentos, no puede ser que exista una inflación acumulada este año de más del 36,5% en el costo de los alimentos que es una barbaridad.

Por otro lado, la Tarjeta Alimentar es un recurso muy importante pero con la limitante que llega a familias con niños y niñas solamente hasta 6 años. En nuestros estudios de indicador barrial de la situación nutricional detectamos que el principal problema está entre niños y niñas de entre 3 y 12 años. La tarjeta Alimentar debería ampliar su monto y alcance.

Luego existen otros tres temas que también son importantes como los ingresos, tiene que existir un incremento en las jubilaciones, asignaciones universales, salario social. Todos esos ingresos deben ser actualizados en función de la inflación mínimamente de los alimentos.

-¿El aspecto habitacional?

-Luego tenemos el acceso al hábitat, a la tierra porque tenemos un país muy extenso en territorio y no es posible que sea tan difícil acceder a un pedacito de tierra para vivir, ya no es solamente un problema de los sectores empobrecidos sino también de la clase media, de los profesionales, de quien tiene un trabajo estable.

Hace diez años, en el último censo ya se detectó que había 10 millones y medio de familias con déficit habitacional, pasó una década y no hubo ninguna política pública seria de acceso a la tierra y a la vivienda, un despropósito en un país de tanta extensional territorial como el nuestro donde además se podrían crear puestos de trabajo rápidamente.

Existen una serie de cuestiones que entendemos tienen que ver con la falta de voluntad política pero después sí es noticia cuando suceden hechos como el de Guernica.

-¿Creció la demanda de alimentos en este último tiempo?

-Existe un relevamiento de barrios populares que se realizó en el año 2018 donde se detecta la presencia que hay 4.300 barrios populares en situación irregular. No es un problema de este tiempo, pero en este momento se agrava la situación. No obstante, puede llegar a ser la oportunidad para que haya políticas públicas que comiencen a dar una respuesta concreta.

Está sucediendo en todas partes y pese a las declaraciones de algunos funcionarios que esta situación fue mejorando, lo notamos en nuestros comedores y merenderos. Trabajo en una escuela secundaria y lo compruebo cuando se entregan los alimentos todos los meses, siempre nos faltan bolsones. Pese a incrementarse el número de bolsones igualmente no nos alcanza, siempre hay más familias que vienen a retirarlos.

La situación no mejoró y por eso largamos esta campaña para el debate público, con nuestros vecinos y vecinas, con el conjunto de la sociedad en relación a que hasta ahora la solidaridad fue muy importante, hay ollas populares para dar de comer a vecinos de su cuadra, su manzana, de su barrio. Sin embargo, se precisa de un mayor apoyo porque aún resulta insuficiente todavía.

-¿Siente qué se repartirá correctamente lo recaudado por el ‘impuesto a la riqueza’?

-En la ley que se votó está planteado hacia dónde debe direccionarse el dinero recaudado.

En cuanto a dos de los temas que se plantean y abarca alrededor del 50 por ciento de lo recaudado una parte será para el sistema de salud y otra para proveer de mayor equipamiento al sistema sanitario que nos parece muy correcto porque la pandemia no pasó, sigue entre nosotros y no tenemos ni cura ni vacuna todavía.

Otra parte estará destinada a la urbanización de los barrios populares, que también nos parece muy importante porque significará mejorar la calidad de vida a los vecinos y vecinas que viven en ellos de forma irregular por no tener acceso a todos los servicios.

Serán dos puntos muy importantes y por tal motivo, desde Barrios de Pie y Libres del Sur nos parecía importante que Ley se apruebe y esperemos que el Senado lo haga rápidamente porque se trata de un impuesto de emergencia, pero los sectores más poderosos lograron durante varios meses que quedara en un cajón.

-¿La ayuda del estado es suficiente para combatir el hambre?

-No alcanza porque la situación es estructural. Una parte es el acceso a los alimentos, poder comprar y acceder a los que son saludables. Otra pasa por campañas muy fuertes en relación a qué consumir porque está liberado el terreno para que la industria alimenticia haga lo que quiera, venda aquello que se le ocurra y ponga a un producto que es saludable cuando realmente no lo es. Debe existir el alerta, el etiquetado del alimento procesado y ayudará muchísimo en la pelea contra la mal nutrición, contra el hambre. También la producción de alimentos a pequeña escala para que se constituyan nuevas huertas para proveer de alimentos saludables a las familias y a los comedores, como así también vender en comercios de cercanías.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: