Victoria Díaz: “Durante estos meses fueron más las familias que se acercaron a pedir la merienda”

Todos los domingos un grupo de vecinas comprometidas, solidarias, preparan una merienda para repartir casa por casa a los niños y niñas de las familias más necesitadas que habitan el denominado Barrio ‘El Olvido’.

En la etapa del aislamiento social, preventivo y obligatorio más estricto, también realizaron viandas para repartir entre los vecinos del barrio a la hora del almuerzo.

Son habitantes de ese mismo sector de la ciudad que también tienen sus propias necesidades lógicamente, pero ponen por encima las de otras familias por sobre las suyas, recolectando donaciones para entregar la merienda.

Una de las vecinas comprometidas con esta causa es Victoria Díaz quien ante todo destacó: “Con el Sindicato de Trabajadores Pasivos hace dos meses y medio que estamos trabajando en conjunto para proporcionar la merienda a los chicos del barrio que realmente la necesitan”.

“En mi caso, venía haciendo la merienda pero por el tema de la pandemia tuvimos que interrumpirla porque no podíamos juntar a tantos niños en un mismo lugar”, mencionó, y agregó: “No obstante, a la merienda estaban necesitándola igualmente, son 160 chicos que la estaban requiriendo”.

A este respecto, agradeció a las panaderías Echeverría, El Cañón, El Molino, Los Pioneros, Sanzone, ‘Nati’ González, Marcos Lucero “que donó mucha ropa y mercadería para el barrio”, Sergio Bruschi y “a todas las personas que nos ayudan para poder hacer la merienda todos los domingos”.

“Como los chicos no pueden concurrir me tomo el trabajo de recorrer casa por casa y acercar la merienda”, puntualizó.

Asimismo, Díaz expresó que, “Durante la pandemia también tuvimos que realizar comidas para repartir porque al principio varias personas no podían trabajar y había varias familias que no tenían nada para dar de comer a los chicos”.

“Por lo tanto, hacía de comer en mi casa y llevaba porciones a las personas que querían. Ahora no puedo hacerlo porque no cuento con los recursos suficientes”, espetó.

En tal sentido, valoró: “Por eso, los domingos los integrantes de la Murga (Fantasía de Arrabal) concurren los domingos a cocinar. Sí me acerco a ayudarlos”.

“Vecinas de mi cuadra realmente me ayudan mucho y desde el Sindicato de Trabajadores Pasivos nos aportan muchas de las cosas que nos hacen falta”, resaltó.

“Siempre estamos necesitando facturas, chocolate, jugo y demás alimentos porque llegamos a tener hasta 170 chicos, de hecho hay fines de semana que nos quedamos muy cortos con la mercadería”, consignó, y enfatizó: “Tenemos 160 bolsas, pero siempre alguna me falta y no quiero que ocurra porque la intención es darles a todos por igual, no me gusta hacer diferencia”.

“Durante estos meses fueron más las familias que se acercaron a pedir la merienda o en su momento también comida para el almuerzo”, lamentó Díaz.

A este respecto, esgrimió: “Son varias las familias que precisan la bolsa de mercadería. Muchos chicos se acercan a pedir leche y les doy, teniendo en cuenta que no es solamente el domingo sino que en la semana vienen a pedir también”.

“Necesitaría recibir más donaciones y así incrementar los días de merienda, poder otorgarlas durante más veces en la semana”, subrayó.

Acto seguido, manifestó: “No tengo gran cosa porque vivo en el mismo barrio, soy una de las personas que se encuentra ocupando una casa y también tengo hijas, pero me pongo en el lugar de esas madres que tienen varios hijos, deben criarlos e intentar que no les falte nada”.

“En muchos casos, deben criarlos sola porque los padres están ausentes y además de comer tienen que vestirse, calzarse. Todo aquello que consigo lo voy repartiendo”, añadió.

A continuación, señaló: “Mi intención ahora es juntar juguetes para cuando llegue fin de año puedan ser repartidos entre los chicos que viven en el barrio porque no todos tienen para comprarles uno a sus hijos”.

“Realmente ver la felicidad de los niños cuando les acercamos la merienda es verdaderamente reconfortante, el poder sacarles una sonrisa a los nenes”, exclamó.

La vecina, también sostuvo: “Me gustaría también poder recibir ayuda del estado, sería mucho más fácil y además las personas podrían recibir muchas más cosas en relación a aquello que en nuestro caso podemos ofrecer”.

“Igualmente agradezco muchísimo a todas las personas que nos ayudan, Chivilcoy es muy solidario”, finalizó.









No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: