Ing. Agr. Antonio Martín “Todavía es época ideal de siembra de trigo de ciclo largo pero a partir de

Las siembras trigueras del noreste bonaerense quedaron vulnerables. La falta de semilla de ciclos cortos podría limitar las intenciones de sembrar más trigo en este ciclo...

El último temporal del 14 al 18 de junio, que dejó en Baradero 100 mm colocó al noreste bonaerense como la zona más vulnerable. Si bien en la estación de Pergamino se midieron de 60 mm, hay sectores puntuales que recibieron acumulados de 150 y 160 mm. En muchas zonas vuelven a aflorar las napas en superficie y hay muchas dudas de si será posible la siembra de los lotes de trigo pendientes.

En las zonas un poco más altas las lluvias no causaron mayores problemas. Pero ya hay excesos por la acumulación de agua en las zonas bajas y muy planas. Los trigos recién sembrados son los más comprometidos. Los ingenieros comentan que hay altas chances de que las emergencias sean muy desparejas. En centro-sur de Santa Fe, las lloviznas y lluvias fueron suaves y espaciadas. A pesar de que se observan algunos charcos, no habrá inconvenientes con las emergencias del cereal recién implantado. Pero la tormenta no solo trajo agua.

En Cañada de Gómez hubo una granizada importante, "se han borrado prácticamente los lotes enteros de trigo", comentan en la zona. Lo bueno es que, por la característica estructural del trigo en las etapas tempranas, el ápice de crecimiento se encuentra todavía resguardado, y hay altas probabilidades de que el cultivo rebrote, señalaba el informa de la Bolsa de Comercio de Rosario.

Para saber qué está sucediendo con la siembra de trigo en el partido de Chivilcoy consultamos al Jefe de la Agencia Local del INTA, el ingeniero agrónomo Antonio Martín que ante todo manifestó: “Pasó de todo, arrancó la siembra y se frenó también. La siembra arrancó bien, este año en tiempo y forma allá por fines de mayo, se avanzó bastante con los ciclos largos”.

“Estaban dadas las condiciones para poder sembrar y después de tanta lluvia lo que es siembra de trigo de variedad de ciclo largo ya prácticamente quedaría descartado”, dijo, y agregó: “Aquellos que todavía no sembraron tendrán que ir pensando en cambiar la variedad, elegir otro tipo de semillas de ciclo más corto porque mínimamente para poder entrar en los lotes tienen que esperar, de mediar condiciones climáticas buenas, diez, doce o quince días. Es una época sin evaporación, la radiación no es muy potente, el panorama está delicado”.

“Hay una incertidumbre, se abre una interrogación para conocer cómo seguirá la siembra de trigo y será de acuerdo a aquello que marca el clima, todo venía muy bien hasta las últimas lluvias que más pegaron y trajeron más complicaciones todavía”, subrayó

Seguidamente, explicó: “Ahora tenemos dos situaciones: están los que sembraron quienes deberán observar en qué condiciones están los lotes en la medida que puedan realizar una recorrida y los que no sembraron mínimo la ventana de espera para optar cambiar la variedad”.

“Si tenían una variedad de trigo de ciclo largo justo para sembrar en estos días que estaban en la duda ahora directamente deberán descartarla para optar por una variedad de ciclo corto, siempre y cuando no haya más lluvias sino se irá la siembra de trigo para julio”, añadió.

E indicó: “Todavía es época ideal de siembra de trigo de ciclo largo pero en la medida que se pasa a julio y a partir del 10 del próximo mes habrá que pensar en ciclo corto”.

“La siembra en las provincias del Norte comienza antes que en Chivilcoy que también estaban complicadas porque llovió mucho, no sé si las precipitaciones fueron generalizadas pero si salpicadas en diferentes puntos de la provincia de Buenos Aires”, mencionó, y acotó: “y en otras con milimetrajes abultados para esta época del año porque habitualmente en un mes de junio no llueve más que 40 milímetros como promedio pero en este período de lluvias cayeron tres veces o cuatro lo que precipita normalmente en este mes”.

“A partir de julio surgen las estimaciones un poco más firmes en cuanto a la probabilidad, pero desde hace un par de meses se viene comentando en los ámbitos agropecuarios lo relacionado a la meteorología que el ciclo pintaba para un niño débil, con un invierno húmedo y no tan frío contraste con el invierno del año anterior”, consignó.

Asimismo, puntualizó: “Luego tendremos que esperar a ver qué pasa en la primavera porque la tendencia era de un invierno húmedo con menos frío que el año anterior y después de ahí en adelante un ‘niño’ neutro a débil, con precipitaciones normales de acuerdo a lo que es típico para nuestra zona”.

“Con miras a la campaña de la cosecha gruesa teóricamente el pronóstico sería favorable, ahora nos jugó un mala pasada para lo que es la siembra de trigo pero tiene aún muchas expectativas puestas para el sector agropecuario con precios alentadores, con posibilidades de generar record de producción, de exportación”, remarcó Martín, aunque esgrimió que, “ahora se abrió una especie de interrogante necesitando analizarse un poco más en detalle y evaluar los lotes, las condiciones de los campos. Veníamos con muy buena condición de humedad al estar las napas no muy altas pero cargadas. Hay ser cautelosos, evaluar y actuar en consecuencia”.

“La superficie de siembra podría mantenerse siempre y cuando no llueva demasiado durante lo que resta de junio y julio mes que no debería superar tampoco el promedio de 40 a 45 milímetros, de esa forma podría aspirarse a mínimamente a tener una siembra parecida a la campaña anterior”, sostuvo.

Pero expresó que, “Difícilmente estemos superando la superficie porque una vez que se va la época ideal de siembra no vale demasiado la pena arriesgar porque se arriesga mucho y más vale asegurarse después con un cultivo de cosecha gruesa, los números que se manejan actualmente son demasiados altos para estar tomando riesgos innecesarios”.

“Antes de hacer la jornada de trigo en Chivilcoy, se había comenzando con actividades de difusión y capacitación promocionando la siembra del cultivo, una nueva campaña y exitosa con superficie que podría superar las 6.400.000 hectáreas y aspirando a hacer una cosecha que superara los 20 millones de toneladas”, recordó, y manifestó a este respecto: “generando beneficios económicos no solamente para el productor sino también para las comunidades relacionadas con el cultivo de trigo, la exportación que aporta también muchísimas divisas en materia de recaudación para el estado”.

“Por ahora habría que manejarse con cautela, se mantendrían las expectativas pero muy atado a lo que pueda determinar el clima y su evolución en el corto plazo”, apuntó.

En otro orden, consideró: “Por el momento no hay que tener en cuenta el aspecto sanitario porque el trigo fue sembrado hace poco, seguramente algunos nacieron otros estarán por nacer pero quien hizo el control de malezas en tiempo y forma dio un paso importante porque ahora se complica poder estar realizando los barbechos porque no había piso para poder ingresar a hacer tareas de pulverización”.

“Sanitariamente por el momento no hay ningún tipo de problemas sí la dificultad que se genera es en las partes bajas de los lotes donde se produjeron encharcamientos temporarios, el trigo en esos sectores quedará sin nacer o nacerá ralo si es un lote donde se acumula el agua, por es fundamental hacer alguna recorrida, evaluar la situación de los lotes luego de toda la lluvia y tomar decisiones al respecto”, finalizó.

No hay tags aún.
Buscar por tags