Lucía Ferrari “En ningún momento la pasé mal, solo sentí incertidumbre por estar en otro país y sin

Muchos argentinos, en medio de la pandemia por el COVID - 19 quedaron varados en el exterior esperando respuestas positivas para el regreso. Es el caso de Lucía Ferrari, de Chivilcoy, quien viajó el 7 de marzo con su pareja a Perú y pudo regresar al país recién el 14 de abril. "Luly" nos contó cada detalle y sensaciones de lo vivido en cada día.

Tras el arribo al país Lucía manifestó: “Me encuentro realizando la cuarentena en Capital Federal, hace 2 días llegué. Fue una experiencia algo extraña, el día anterior de que allá decretaran el cierre de aeropuertos y todo el resto, nosotros viajamos a hacer una excursión en la selva, ese mismo día compramos un vuelo para viajar al norte de Perú en los siguientes 4 días pero resultó que ahí mismo se cerró todo. De todas maneras la excursión de la selva la pudimos hacer, salimos allá por la madrugada porque había controles. Allí estuvimos 3 días y luego regresamos temprano y no tuvimos ningún inconveniente”.

Sus vacaciones tenían fecha y destino y por cierto, día de regreso pero: “Nosotros comenzamos las vacaciones el 7 de marzo, antes de que llegue la pandemia a Argentina y ya desde ese momento quedamos varados. Estuvimos en la parte este de Perú, en el amazona, en una ciudad donde hay medio millón de habitantes y las medidas que se tomaron ahí son distintas que en Lima por ejemplo. La gente circulaba sin problemas y luego terminó siendo el segundo departamento con más casos de coronavirus. El foco importante ahí, además, es el dengue y malaria, así que era completo todo, era zona de riesgo”, aseguró.

Entre medio de tanta prisa por el regreso y una solución al respecto nos explicó como lograron el objetivo: “Realizamos una red de contactos todos los argentinos en Iquito, terminamos siendo 26 en total y cada día alguien se comunicaba con la embajada o cancillería. El problema fue cuando estábamos en el hostel varados y empezaron a irse personas de otra parte del mundo y en principio nos decían que el aeropuerto estaba cerrado. Realmente los primeros 15 días nadie movió. Cuando comenzaron a irse casi todos empezamos a tener algo de ansiedad porque veíamos que éramos cada vez menos, hasta que una noche nos avisaron que al otro día ya teníamos que volar". Hasta que llegó el momento: "Fue una sorpresa. Volamos de Iquito a Lima, por la fuerza aérea peruana, cumpliendo la distancia social y con barbijos como siempre fue desde el principio y éramos 26 personas argentinas en el mismo vuelo. Llegamos a Lima sin saber cuando íbamos a volver a Argentina, pero ahí ya era diferente porque estaban más preparados. Pasamos 4 días ahí en un departamento que tuvimos que alquilar con otra familia", detalló.

Habló del regreso y cuando llegaron: "Hacia Argentina llegamos el martes, en un vuelo de 180 personas, lleno, ya que juntaron personas de diferentes lugares. Arribamos a Ezeiza y antes de eso ya nos habían tomado la fiebre y todo lo que conlleva ciertos cuidados de salud. Acá, nos hicieron pasar por una cámara que te toma la temperatura y por suerte todos estuvimos bien, nadie viajó con síntomas. A todos los que vivimos en CABA, nos hicieron subir a un colectivo y fuimos a un hotel para realizar la cuarentena y me quedan unos días por delante. El día 9 nos realizarán un hisopado y si todo sale bien nos enviarán a nuestra casa. Yo me siento muy bien y en ningún momento la pasamos mal, solo teníamos incertidumbre por no saber bien lo que pasaba". Esta fue la historia de otra argentina, otra chivilcoyana, se trata de Lucía Ferrari, quien hoy cumple la cuarentena, pero ya en su lugar y ya mucho más cómoda.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: