Handball “Todo fue muy rápido y sin siquiera soñarlo en unos años estábamos en la ‘A’, jugando frent

La profesora, Teresa Luberriaga la localidad de Los Toldos, es una de las fundadoras de la Asociación de Amigos del Balonmano (ASAMBAL) que en corto tiempo se ganó un lugar de privilegio en la disciplina a nivel nacional. Luberriaga, además, es directora de Deportes de General Viamonte.

Entrevistada en el Programa ‘Finta y Adentro’, Luberriaga señaló con respecto al presente de ASAMBAL: “En muy poco tiempo realmente el crecimiento fue notorio. Un camino vertiginoso que hasta nos dio temor en relación a hacerle frente a tanto, pero fuimos capaces a partir de un gran trabajo de todos los profesores desde el Mini Handball hasta estudiar y prepararse para desandar este camino”.

-¿Cuándo surge la idea de ASAMBAL?

-El gran despertar de nuestro handball fue alrededor de 2012 o 2013 cuando nos llamaron desde San Nicolás para completar selecciones al carecer de jugadores Menores o Infantiles para algún Nacional.

Desde nuestros equipos sueltos aportamos jugadores a punto tal de completar una categoría, desconociendo de qué se trataba y fuimos a jugar de prestados para que algunos clubes pudieran completar.

Me tocó acompañar, fui a Chapadmalal y una vez allá me surgió el interrogante de por qué estar prestando nuestros jugadores que se encontraban levantando el nivel de una Liga federada y en nuestro caso no poder estar federados.

Fue una situación que me hizo mucho ruido, convocamos a una reunión, nos juntamos en Bragado y nació ASAMBAL. Dejar de jugar de prestados y conformarnos en Asociación porque podíamos, asimismo teníamos material para afrontar el desafío.

-Con ASAMBAL creada, ¿Cómo siguió la historia?

-A partir de ese momento, surgieron aspectos tan desconocidos como nuevos a enfrentar relacionados, no solamente a la faz deportiva, sino también dirigencial pero cada profesor aportó mucho para poder progresar.

Todo fue muy rápido y sin siquiera soñarlo en unos años estábamos en la ‘A’ jugando frente a los mejores equipos del país.

-Hubo un crecimiento deportivo, ¿Y de infraestructura?

-Las ciudades y las localidades no tienen la infraestructur

a que merecen. En muchos lugares se esfuerzan mucho pero no hay políticas deportivas a largo plazo que hagan un relevamiento en relación a qué infraestructura tienen de acuerdo al deporte que están generando.

En tal sentido, existe mucho abandono y no se trabaja en consecuencia. Por lo tanto, no se hizo una infraestructura para el handball sino que a partir de la disciplina, sumado al esfuerzo de los profesores, hubo una infraestructura posterior.

-¿La formación de jugadores?

-Tenemos que ponerle mucho el hombro y recién más tarde empiezan a aparecer las cosas. De hecho, jugando con ‘pelotas de trapo’ y en canchas de tierra sacamos buenos jugadores, luego llegaron las pelotas buenas y las canchas correspondientes.

Realmente el trabajo de los profesores en este deporte es muy bueno y son capaces de lograr muchas cosas en el aspecto humano, con mínimo aporte material.

Necesitamos formar, mirar el handball de abajo y hacia arriba tal como está sucediendo en Chivilcoy; veo un deporte con futuro porque noto a muchos jóvenes involucrados y comprometidos con la disciplina. El handball es pasional y el profesor que pregunte cuánto va a ganar para poder ir a trabajar en esta disciplina no va a andar.

Primeramente deberán enseñar porque conocen y le gusta, no van a hacer su vida al lado del handball sino tener una mejor vida al lado del handball.

-¿El rol de las familias en la disciplina?

-Los padres acompañan mucho a sus hijos para que puedan jugar, para que puedan viajar, para realizar actividades recaudatorias en tal sentido.

Es mucho el sacrificio, pero aquello que los padres hoy están haciendo por sus hijos para que puedan jugar y representar un club, ponerse una camiseta para que la defienda; en la vida defenderá la camiseta de lo que elija que es muy importante en la formación como ser humano, que sea capaz de socializar, jugar con otros y dar lo mejor de uno mismo en pos de un fin común, es fundamental.

-¿Qué destaca principalmente del Handball?

-Es un deporte en el interior de la provincia que exige mucho más sacrificio, mucha más preparación, hay mucho ad hororem todavía, pero aún no está viciado por el valor económico que varias veces termina siendo un factor limitante de algunas cuestiones.

El handball tiene arcos y es muy importante para un deporte, para un chico porque un arco y una pelota te llama siempre, se puede jugar con la mano y es más sencillo.

-¿Qué implicancia tiene que sea mixto?

-Se puede jugar mixto e incluso, en una edad determinada, una nena puede ser mejor que un varón y es lo que nos hace diferente también a otros deportes.

Cuando se trabaja un deporte mixto, aunque después se conformen categorías por sexos, permite que surjan muchas amistades y buenas relaciones. No es un deporte de mujeres o de varones sino mixto que permite siempre ser mucho mejor por la convivencia reinante.

-¿Porqué cada vez más ciudades buscan a ASAMBAL?

-ASAMBAL se convirtió en una referencia para muchas ciudades y equipos que la están eligiendo para poder participar, realmente es un orgullo porque no pasó tanto tiempo pero sí ocurrieron muchas cosas y es lo mejor que nos puede suceder.

-¿El Handball en Los Toldos?

-El Handball está muy quieto este año como sucede en el país. En líneas generales es una disciplina que tiene períodos, como en Los Toldos no es un club sino una agrupación que hicimos a través de Bonifacia que nació con una realidad diferente porque cada uno tiene su impronta.

La escuela de Handball nació por una necesidad de chicos que no tenían ni a adonde ir, ni que hacer ni a que jugar. Trabajamos veinte años en forma gratuita haciendo un voluntariado con chicos que precisaban ayuda. Uno de los proyectos que realizamos se denominaba ‘las tareas y a jugar’ con el handball como premio a hacer esas tareas.

Trabajamos con muchos chicos en situación de vulnerabilidad, provenientes de un hogar, así que surgimos desde otra realidad que también es muy loable pero no es lo mismo estar en un club con una Comisión Directiva y varios deportes.

Siempre pidiendo ayuda al no tener familias que pudieran sustentar el trabajo y los viajes, pero es una experiencia que repetiría mil veces.

-¿Cómo vislumbra el futuro de la Asociación?

-Siempre se puede llegar a más, aunque después de este período tan particular habrá muchas modificaciones, aspectos que nos moverán bastante y nos cambiarán. No le tengo miedo a nada porque ASAMBAL tendrá muchísimo para crecer; tendrá que unirse, con muchos acuerdos tanto la dirigencia como los profesores buscando objetivos comunes, una nueva competencia. Foto: Radio Viamonte.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: