Alfredo González: “Pedimos una asistencia urgente para todos los sectores"

Luego de conocerse las nuevas restricciones en el marco de la pandemia por COVID-19, desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), reclaman un auxilio financiero, impositivo y previsional para evitar el colapso de las pymes.

A este respecto, dialogamos en Radio del Centro con Alfredo González, Secretario Gremial de CAME, quien en principio manifestó: “Estamos muy ocupados y preocupados a la vez con toda la Red Came, en todo el país hubo manifestaciones de comerciantes en diferentes ciudades”.

“CAME se manifestó el mismo día que el Presidente de la Nación hizo el decreto y se pide una asistencia urgente para todos los sectores porque esta situación de cerrar todo lo que es el comercio PYME complica y mucho”, señaló, y exclamó: “teniendo en cuenta que el comercio PYME hizo un gran esfuerzo por estar en una cuarentena realmente muy larga en todo el país no solamente en el AMBA”.

“En ocasiones parecería que todos los problemas están en el AMBA cuando el país es amplio, extenso, donde tenemos diferencias enormes en todo sentido y por lo tanto, no se puede tratar un tema de manera homogénea debido a que cada lugar tiene sus distintas dificultades y realidades”, espetó.

Asimismo, consignó: “Desde el sector Pyme nos sentimos responsables para poder aportar ideas y continuamente es lo que estamos haciendo para con el gobierno nacional, gobierno provinciales con respecto a cómo tratar la parte comercial buscando un trabajo en conjunto”.

“Nunca dejamos de decir que el comercio es un aliado estratégico y de hecho, realizamos una campaña nacional en relación a que el gobierno no contagia, demostramos durante todo este año de trabajo que somos aliados teniendo en cuenta que no existe comercio del país en el que se pueda ingresar sin el tapaboca, sin higienizar las manos, de alguna manera concientizamos a la población”, puntualizó, e incluso añadió que, “llegamos a esta situación por una gran cantidad de personas que no quieren entender la gravedad de la situación de una pandemia mundial que se vive y lleva a que repercuta directamente al sector empresario Pyme, no a las grandes empresas que jamás dejaron de trabajar”.

“Empezamos a hacer gestiones fuertes para que las grandes superficies no vendieran otros productos que no sean los esenciales porque nos cerraban la mueblería, la zapatillería, las tiendas de ropa de las ciudades y lo venden en los hipermercados”, subrayó, y apuntó: “una competencia desleal que se suma a la que lamentablemente cada vez es superior porque más del 40 por ciento del comercio en el país está inmerso en la ilegalidad o la informalidad de la economía empujados por esta realidad que venimos atravesando”.

“En marzo de 2020 ingresamos a esta cuarentena porque veníamos con 22 meses de ventas bajas en unidades, se sumó la pandemia, la cuarentena y fue un tiro de gracia para muchas empresas chicas o pequeñas que no lograron subsistir”, esgrimió, y detalló: “Prácticamente un 16 por ciento de los negocios cerraron en diciembre de 2020 y corresponde a casi 90 mil negocios cerrados, unas 42 mil Pymes que también bajaron la persiana para diciembre del año pasado”.

“Teníamos la esperanza este año de un rebote, pero la realidad económica va de la mano de la sanitaria del mundo y nuestro país no es ajeno, golpeándonos nuevamente”, lamentó.

En tal sentido, remarcó: “Notamos con mucha preocupación y nos ocupamos muchísimo, de la forma que debe llevarse adelante la situación porque el comercio ya hizo el esfuerzo suficiente, no nos negamos sino que realmente no tenemos más resto para mantenernos cerrados”.

“Invertimos mucho dinero para generar protocolos y tener los recaudos adecuados tanto en la empresa de comercio y servicio como asimismo la industria Pyme para poder trabajar sin estar de acuerdo con una cuarentena total en el sector”, afirmó.

Consideró que el confinamiento seguirá y el comienzo de la solución “no pasa por cerrar comercios porque corta la rueda virtuosa de mantener los puestos de trabajo primero, ni hablemos de generarlos, que nos llevan a los impuestos que necesitan los gobiernos municipales, provinciales y nacionales para asistir a sectores que se encuentran en una situación aún peor que las Pymes”, planteó González, y destacó: “La solución pasa por tener un diálogo continuo y seguir trabajando porque con los cuidados correspondientes las empresas Pymes no dejen de trabajar porque conformamos más del 70 por ciento de la mano de obra en el país y si continúa bajando es grave porque es más gente que el estado deberá asistir”.

“No somos ajenos a la situación sanitaria que se está viviendo, hubo dirigentes de CAME que sufrieron el Covid y lamentablemente fallecieron, no desconocemos la realidad y no asumimos una postura crítica porque si, aunque el cerrar todo implica cerrar todo pero algunos actividades no paran”, exhortó.

Por último, mencionó: “No creemos que la solución sea la cuarentena estricta y el descontento no pasa por estar en nuestras casas confinados sino por el hecho que no nos permiten trabajar cuando en el comercio no están los focos de infección, hay números claros que así lo demuestran y en todo el país tuvimos muy pocos contagios dentro”.








Buscar por tags
No hay tags aún.