top of page

Ariel Franetovich: “Realmente lo que menos me importa es ocupar un cargo político"

El exintendente de Chivilcoy, Dr. Ariel Franetovich, nuevamente regresa a la escena política local conjuntamente con la reaparición pública de Florencio Randazzo con la intención de comenzar un proyecto con miras también a 2023.

En una entrevista que el dirigente peronista concedió a Radio del Centro, señaló: “Hace muchos años que me encuentro acompañando a Florencio desde que me fui del Juzgado de Paz de Chivilcoy. Lo noto muy entusiasmado, en un espacio mucho más amplio en relación al que nos tocó llevar adelante en 2017. Este año será una estación hacia 2023 con la idea de ofrecer a la sociedad un proyecto de país diferente”.

-¿A qué se refiere con espacio más amplio?

-No preguntamos de dónde vienen y qué ideología tienen sino si están de acuerdo hacia dónde vamos. Hay muchos dirigentes de diferentes espacios que se van arrimando compartiendo que Argentina está empantanada en una situación que no va ni para atrás ni para delante.

-¿Porqué dice empantanada?

-La sociedad hace dos años se encuentra espantada ante políticas que pusieron en jaque a las Pymes, que licuó los salarios con un esfuerzo, pero que a su vez paralelamente se endeudó de una manera histórica tomando créditos por 47 mil millones de dólares pero no se vio reflejado en la matriz productiva, en el mejoramiento de nada, no hubo una reducción del gasto público sino que increíblemente se incrementó y la sociedad votó espantada de esa situación a un gobierno que resultó ser también una frustración.

La mayoría de los argentinos votamos a un Presidente pero las decisiones del actual gobierno no pasan por el Poder Ejecutivo, tiene esas facultades limitadas y no las ejerce pasando por otro lado.

Por lo tanto, terminaron votando a un Presidente que no cumple con aquello que ofreció al sector ni nada de aquello que había prometido.

-¿Por dónde pasa el poder?

-Cuando la ex presidenta expresa que hay funcionarios que no funcionan, en realidad hay un sistema que no funciona porque no parece ni parlamentario ni presidencialista.

No pueden funcionar los ministros cuando el Presidente carece de legitimación al no tener independencia del espacio político en el que se encuentra.

Tal como decía Randazzo se parece más a un proyecto familiar que a un proyecto político donde el poder claramente lo ejerce la Vicepresidenta y en gran parte también la Agrupación ‘La Cámpora’.

Si bien el gobierno se encuentra repartido entre diferentes Ministros que responden a distintos sectores, no puede funcionar y además con una agrupación que trasversalmente interfiere, así el país no funciona o al menos creemos que no es la forma para que funcione.

Por otro lado, tenemos a la oposición que promete hacer aquello que no hizo cuando fue gobierno.

-¿Qué proponen para que el país funcione?

-Entendemos que existe otra alternativa con propuestas concretas como el espacio de Florencio (Randazzo) cuya iniciativa es construir un país viable y debe comenzar ahora desde la Legislatura.

El equipo económico de Lavagna está trabajando con Randazzo, se encuentra Juan Manuel Urtubey, gran parte del Socialismo de la provincia de Santa Fe y dirigentes que vienen espantados tanto del Frente de Todos como de Cambiemos, igualmente que varios radicales que enriquecen este armado.

Proponemos hacer un país viable y para lograrlo se precisan dirigentes que tengan legitimación propia sin depender de nadie y reformas estructurales que como todas requieren de mucha gestión y de costos políticos.

Cuando Florencio dijo y se malinterpretó que la dirigencia gremial es parte del problema, también es parte la política, la gremial empresaria del problema y es porque todos miramos hacia dentro pero no hacia el bien común. Como lo hicimos alguna vez en Chivilcoy, si nos sentamos en la misma mesa para conocer que problemática tiene cada uno y cómo podemos aportar trataremos de adaptarnos, así generar condiciones genuinas en el país.

-¿A qué obedece la reforma estructural?

-Se precisa una reforma estructural, no coyuntural, en materia tributaria para hacer factibles las inversiones en el país e incentivarlas, tanto nacionales como extranjeras, requiriéndose también una modernización de la legislación laboral que sea inclusiva, sin renunciar a los derechos de los trabajadores ya existentes, permitiendo contemplar al 51 por ciento de los argentinos que se encuentra fuera del sistema laboral.

Por otro lado, se precisa de una autocrítica muy profunda porque también es parte del problema del país como es la política donde hay un egoísmo muy importante y nadie logró unir a las partes para hacer tomar conciencia que se necesitan políticas de estado.

Debemos ponernos de acuerdo la matriz productiva de Argentina y hacia ella direccionar los recursos. Cada uno de los sectores como la gremial empresaria, de los trabajadores, la política, universidades deben estar orientadas a un proyecto común que debemos definir los argentinos.

Todo requiere de mucha gestión, de mucho esfuerzo y de la vocación política transformadora que como muy pocos tiene Florencio Randazzo demostrándolo en los ámbitos que estuvo.

-¿Dirigentes de Chivilcoy participarán de este armado?

-Hay muchos dirigentes en todos los niveles como regionales, municipales que están observando qué hacer, si participar del espacio. Sin dudas, Florencio despertará esa intención de acercarse a participar si verdaderamente ofrecemos un espacio amplio, plural.

A medida que el proyecto va tomando cuerpo, generará mucho interés de los chivilcoyanos donde dirigentes y vecinos que no estuvieron anteriormente con nosotros ahora se quieren sumar desde un rol protagonista para poder construir.

No tengo dudas que lo mejor que le puede pasar al país es que lleguen dirigentes como Florencio Randazzo y se entusiasmará toda la comunidad, por eso es normal lo ocurrido con las manifestaciones del intendente Britos.

-¿Ariel Franetovich pretende ser candidato?

-Estoy entusiasmado con el proyecto, siento que tengo un espacio donde puedo aportar ideas, donde se puede debatir, Florencio es una persona muy abierta y arma mesas de discusión con distintos dirigentes, tiene equipos técnicos trabajando. Todos podemos sentirnos útiles con la ilusión que está todo por hacerse en el país pese a la inflación y de aquello que estamos viviendo.

Realmente lo que menos me importa es ocupar un cargo político, si lo tengo que hacer será para aportar porque consideran que puedo ser necesario en ese lugar pero sino seguiré trabajando con el mismo ímpetu cualquiera sea la consecuencia con respecto a quien nos apoye.

-¿Siente que la mayoría de los argentinos puede votar por fuera de los extremos?

-Los argentinos en su momento no conformes con el Kirchnerismo votaron a Cambiemos que prometía una cosa pero terminó no cumpliendo absolutamente nada y ahora empieza a decir que hará todo aquello que no realizó cuando fue gobierno. Espantados por el gobierno de Cambiemos, muchos confiaron en una alternativa que parecía de centro como Alberto Fernández y que realmente tendríamos un presidente con independencia pero no fue así, demostrándolo todos los días.

En 2017 la sociedad no estaba en condiciones de ver aquello que le advertíamos, en 2019 se dio cuenta pero eligió algo que realmente no fue y consideramos que en 2021 es nuestra oportunidad.

-¿Qué significado da a la denominada ‘grieta’?

-‘La grieta’ es una construcción de estos dos extremos que realmente consiguieron los mismos resultados. La gente está demandando que se consolide un nuevo espacio para salir de esta situación que Argentina se encuentra encajada. No hay que subestimar a la sociedad que ya probó las dos alternativas y ahora está necesitando que aparezca una que resulte más confiable.

El gobierno de Cambiemos llenó al país de planes y el gobierno actual lo sigue haciendo, no está mal en una situación de emergencias que existan las organizaciones sociales y los planes pero aquello que está mal es que perduren porque significa que fracasan las políticas. Estamos en contra e incluso es una humillación para la gente es dar un plan social y nada más, sino que debemos gestionar para generar trabajo para que esos planes tengan una contraprestación o capacitación.

-Ultimamente se habla mucho del aspecto educativo, ¿su postura al respecto?

-Hay que dejar de nivelar para abajo y la educación es otra de las cuestiones. Si bien las universidades son autónomas, el estado nacional las financia y debe tener injerencia para capacitar y formar recursos humanos para la determinada matriz productiva que tiene el país.

Asimismo volver al concepto que cuando enviamos a nuestros hijos a la escuela es para que aprenda no para que pase de grado. Si estuvimos en pandemia y sabemos que por segundo año consecutivo no pudieron seguir las clases en forma ordinaria, si verdaderamente se quiere enseñar el estado tiene que ofrecer la oportunidad de dictar esas clases que no se pudieron dar anteriormente, no significa repetir sino volver a estudiar para que el joven no salga únicamente con un título sino con conocimiento.










Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
Buscar por tags
No hay etiquetas aún.
bottom of page