"Bolsonaro nunca ordenó ni decretó medidas restrictivas, sí hubo cuarentenas porque cada gobernador"

Es oriundo de General Pico (Provincia de La Pampa), pero desde julio de 2015 vive en Brasil más precisamente en Bombinhas.

Su nombre es Diego Pregno, es periodista y continúa trabajando, desde el vecino país, para un Diario Digital (Maracó) de La Pampa, “es con aquello que vine de respaldo para no tener que salir a buscar trabajo de manera urgente”, contó a Radio del Centro, y agregó: “Estaba trabajando desde mi casa como está tan de moda actualmente. Desde 2015 a la fecha la comunicación cambió muchísimo y favoreció mi trabajo, así que por la mañana para despuntar el vicio me dedico al periodismo”. En Brasil también trabajó en una agencia de turismo.

-¿Sos el corresponsal en Brasil para el diario pampeano?

-Sí, cada vez que se produce algún acontecimiento importante: bueno, malo o trágico, alguna noticia estoy enviando. Llegué en julio de 2015 y a los dos o tres meses surgió toda la situación política con la destitución de Dilma Roussef, había protestas, manifestaciones a favor y en contra. Tanto para el diario como asimismo radios colegas e incluso canales de televisión de La Pampa hacía una especie de corresponsalía.

Me tocó también cubrir la detención de Lula, la lamentable tragedia del Chapecoense, toda la situación de la pandemia y del Coronavirus, aunque también notas de color desde la playa con el turismo porque, anteriormente a esta complicación sanitaria, en nuestra zona había más argentinos que brasileños veraneando.

-¿La situación de Brasil con el Covid?

-Comenzamos con la denominada segunda ola hacia fines de febrero. Cuando finalizó el carnaval ya los especialistas comenzaron a advertir que la situación se iba a complicar y bastante. No obstante, se eligió el camino de continuar con las aperturas, con las clases presenciales en la medida y niveles que se podía. En la zona que vivo la presencialidad no se interrumpió en ningún momento en guardería y hasta jardín, mientras que, los más grandes que pueden estudiar virtualmente tienen una semana de presencialidad y otra en forma remota.

El colapso sanitario llegó a fines de marzo, el panorama estaba bastante complicado aunque mi óptica no es de tragedia ni de temor como trascendió. Tratamos de llevar la situación con la mayor normalidad posible. El estado de Santa Catarina tuvo un par de ciudades complicadas como Chapeco o la capital, Florianópolis, tuvo algunos hospitales colapsados durante varias semanas, en Balnearios Camboriú estuvo al cien por ciento la ocupación de camas de terapia intensiva durante algunos días y para fines de abril la situación mejoró. Ahora estamos en una meseta alta pero sin colapso y con números dentro de los parámetros normales.

Debemos tener en cuenta que Brasil tiene 220 millones de habitantes, por lo tanto hablar de 100 mil casos como sucedió en algún momento y Brasil era el ‘cuco’ de la pandemia pero en realidad es proporcional a la cantidad de habitantes. Argentina con 25 mil casos es la proporción igual o incluso superior a la de Brasil.

-¿Cómo surge la cepa de Manaos?

-Para el mes de enero e incluso de febrero, unos días antes del carnaval se hablaba de la cepa de Manaos. La ciudad de Manaos, que es la capital del estado de Amazonas está ubicado bien al Noroeste de Brasil en una zona muy compleja no solo por el virus sino que al estar muy cerca con la frontera de Venezuela y Colombia, una selva de por medio, están todavía en guerra.

Para los primeros días de marzo la ciudad de Manaos estaba colapsada, faltaban tubos de oxigeno. En los primeros días de marzo, por una decisión solidaria pero muy riesgosa, comenzaron a trasladar pacientes de Manaos a todos los estados de Brasil para internarlos en los hospitales. Así empezó a desparramarse la cepa de Manaos por todos los estados del país e incluso ya se está hablando de una mutación en Río de Janeiro.

-¿Qué dicen los especialistas de la cepa?

-Cuando escuchamos a los que saben hay dos teorías: quienes dicen que realmente es una tragedia porque son cepas mucho más virulentas, contagiosas y letales, aunque la otra corriente dice que las mutaciones se dan siempre.

Ocurre que, estas cepas son mucho más peligrosas, mucho más contagiosas, que llegaron a Argentina, a Europa porque la transmisibilidad del virus es muy rápida, nunca el mundo se cerró por completo, siempre se pudo volar de un lado al otro.

Se habla de San Pablo como el gran epicentro del coronavirus, que fue y todavía lo es, pero se trata de un estado de 46 millones de habitantes, es más grande que Argentina, con dos aeropuertos internacionales que conectan al Mundo, con comunidades de diferentes países. Las mutaciones se dan y en este caso la de Manaos aparece como una de las más peligrosas conjuntamente con la de Reino Unido y ya está la de India también.

-¿Se tomaron medidas restrictivas en Brasil?

-El Presidente, Jair Bolsonaro nunca ordenó ni decretó medidas restrictivas severas como el aislamiento, impedir clases presenciales o determinar el cierre de fronteras.

Sí hubo cuarentenas porque cada gobernador tiene la potestad de decidir, hacer su campaña sanitaria al modo que considere más conveniente. Incluso los gobernadores compran vacunas y en San Pablo se está fabricando una de las vacunas chinas.

El estado nacional nunca puso una medida verticalista para que se cumpla en todo el país sino que delegó en que cada gobernador tome sus decisiones.

-¿Bombinhas cómo se manejó?

-El intendente de Bombinhas, el año anterior cuando empezó la pandemia el día 18 de marzo cerró la ciudad al 18 de abril, cerrándose la península para los turistas. En nuestro caso podíamos entrar o salir en casos de urgencia. A partir del 18 de abril del año anterior se liberó hasta llegar al mes de agosto donde tuvieron aperturas todas las actividades a excepción de las clases presenciales. Cuando llegó el verano 2020/2021 el intendente decidió que no haya cierres comerciales ni de turismo porque Bombinhas es una ciudad turística y la gente vive del Turismo en el verano para después sobrellevar el resto del año.

Fueron medidas absolutamente distintas a las de San Pablo que, incluso con las fuerzas públicas, cerraron las playas y la ciudad. En Río de Janeiro se hizo el intento pero es una ciudad muy compleja para aplicar restricciones debido a que puede ser peor y desatar una batalla en las calles entre los ciudadanos, las fuerzas de seguridad, las favelas.

-¿La vacunación?

-Observo los números porcentuales y siempre lo comparo con Argentina y estamos prácticamente iguales. En Brasil, ya se aplicaron 55 millones de dosis, aunque significa el 14 por ciento de la población y con las dos dosis cae a la mitad.

Cuando escucho que en Argentina la gente se enoja por no tener vacunas, en el mundo no hay vacunas, tiene que fabricarse, distribuirse y aplicarse.

-¿La opinión de los brasileños de Bolsonaro?

-Está dividida. La famosa ‘grieta’ que existe en Argentina también está en Brasil. Según las encuestas que aparecen en estos primeros cinco meses del año, la figura positiva está cayendo por debajo del 30 por ciento, en el orden del 25 al 30 por ciento aproximadamente el apoyo al Presidente entendiendo que está haciendo un buen gobierno, otro 25 por ciento siente que está realizando las cosas de manera regular y el 45 por ciento está en la negativa, rechazando el gobierno, su figura y también crece la figura política de Ignacio ‘Lula’ Da Silva, liberado por la justicia y ahora está saliendo a la luz que hubo causas intencionales armadas.

El año próximo comprobaremos si verdaderamente la gran disputa entre Lula y Bolsonaro, todo indica que sí aunque está la duda si la edad acompaña al primero de los mencionados a encarar una campaña política y después gobernar el país.


Buscar por tags
No hay tags aún.